Filament – Mirador del CCCB (Barcelona)

Hablar de un concierto de Filament en términos musicales se hace harto difícil. Filament, dúo japonés compuesto por Otomo Yoshihide y Sachiko M, están considerados como los últimos genios del minimalismo, un género musical discutible y polémico, pero defendido desde los años 40 del siglo XX, o puede incluso que desde antes, por gente como John Cage, Pierre Schaeffer, Pierre Henry entre otros.

Filament, son los herederos naturales del ideario musical de aquellos experimentadores sonoros. Transportan el minimalismo a un presente de platos, samplers y secuenciadores pequeños, que en nada se parecen a las inmensas maquinarias utilizadas por Cage y compañía. Lo manipulan todo: una aguja de plato extendida con un cable de acero retorcido leyendo un disco; un cepillo de dientes introducido deliberadamente para unir las señales de dos secuenciadores, un micrófono dentro de una tira de velcro… todo para emitir sonidos mínimos, silenciosos. Otomo a sus platos y Sachiko a sus pequeñas máquinas.

Si Simon & Garfunkel hablaron del “Sound of Silence”, Filament, catapultan este lema al terreno práctico. Porque, sin duda, en el mirador del CCCB, se oyó el silencio durante hora y media: un movimiento de pie, un estómago que se retuerce o el incesante rumor de los coches y los artefactos mecánico-eléctricos, allá en la ciudad. Cosas como esta oí (o imaginé) durante el silencioso y minimal proceso creativo de Filament.

Por otra parte, el aspecto visual dio mucha fuerza al concierto. Observar la ciudad desde lo alto del mirador, mientras se escuchan los sonidos de Filament es toda una experiencia: los fluorescentes brillando, los edificios altos, el entramado de luces, los aviones descendiendo hacia el aeropuerto. Ni soñado podía haber sido mejor. Según Otomo: “seguimos sin saber cual es el significado de Filament, pero para nosotros es algo”. Filament: para oídos filosóficos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!