Geraint Walkins – El Sol (Madrid)

“Es un largo camino solitario, un camino a través de la vida que puede hacerte feliz o cortar como un cuchillo”. Fraseo introductorio a modo de brillante predicción sobre el paseo que estábamos a punto de iniciar junto a este distinguido compositor galés. Nunca un navajazo pudo ser tan grato. Eso sí, sin acelerones ni prisas. Si los eruditos Estopa disertaron antaño sobre los beneficios de la velocidad, Mr. Watkins se empeña en todo lo contrario. Es muy complicado descarrilar cuando circulamos en cortacésped.

La soberbia banda (Robert Treherne, Matthew Radford y Martin Winning) abastecía el sosegado caudal de emociones como un experto relojero que afina las piezas: sin probabilidad de descuido. Nos demostraron con enorme rotundidad que eludir emociones pomposas conlleva esquivar sobreactuadas interpretaciones. Sonaron las notas adecuadas en el momento oportuno. Ni más, ni menos. La austeridad como un fin en si misma.

Administraron el repertorio para compensar sus múltiples variantes (la envolvente  calidez soul “Fools Like Me”, la contagiosa cadencia rockabilly “Just Crazy About You”, la intimidad folk “Champion”…. Las versiones no sonaron como tales. Parecían creaciones originales: “Heroes&Villains”, “Johnny B. Goode”, “Buonasera Signorina” (lección de clase al más puro estilo Dean Martin).

Nota negativa: la escasa afluencia de público. Eso se evitaría si su último disco de estudio In A Bad Mood (08) fuera materia obligatoria en los colegios y universidades. En mi caso, me estimula para ser mejor persona. Cuestión aparte es que a los pocos días el influjo se desvanezca y reanude fechorías tales como aparcar en zona verde o eludir el reciclaje del vidrio…. Procuraré consumir el legado de Geraint: píldoras saturadas de redención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.