Grandmaster Flash – The Bridge: Concept of a culture (Adrenaline City / Strut)

Establecer un puente entre lo que fue Grandmaster Flash a finales de los 70 y lo que se muestra en el próximo álbum del neoyorquino es lo que intenta Joseph Saddler, o lo que es lo mismo, conjugar funk, R&B, soul, pop, rock o disco con un hip-hop que, obviamente, escapa un tanto de la producción “old-school” que poseía Grandmaster en aquella época germinadora del género.

Y la verdad es que The Bridge: Concept of a Cultura (Adrenaline City/Strut, 2009) consigue comunicar puntos geográficos muy diferentes, hasta tal punto de que “nuestro” Kase-O (Violadores del Verso) colabore en este lanzamiento tan esperado por la comunidad “hip-hopera”. Pero no sólo el zaragozano participa en este lanzamiento, sino renombres de mayor calibre como Snoop Dogg, el turntablista Q-tip o KRS-One aparecen reverenciándose ante uno de los padres que idolatraron hace tres décadas.

A lo largo del álbum se hace continuas referencias a la comunidad “hip-hopera”, la concepción de un estilo que traspasa lo musical y se convierte en una especie de religión. Nunca viene mal recordar quienes somos y hacia dónde vamos, y lo segundo era precisamente lo más expectante de este disco, saber hacia dónde se dirige Saddler. Y el lugar no es otro que el de una mejor producción sonora, obviamente, añadiendo más detalles que los de The Message (Sugar Hill, 1982), pero la ecuación sigue teniendo las mismas variables: funk, soul, disco, pop junto con el estilo “de fábrica” de Grandmaster.

Quizá es en The Bridge donde el neoyorquino haya expuesto una postura más agitada que en sus otras entregas pasadas, como demuestra el single “We speak hip-hop”, donde intervienen hasta cinco MC’s, entre los que está el zaragozano Kase-O o KRS-One, y en el que por supuesto sobresale la producción mucho más avanzada de Grandmaster, con una actitud un tanto más guerrera. Esta actitud se transmite en la gran “Here comes my Dj”, con un ritmo un tanto machacón aporta unos arreglos electrónicos que aportan un misterio bastante acertado al tema. La parte más soul y pop del álbum se encuentra en “Swagger” y “Shine all day”, y el funk tiene su reclamo más oportuno en “Tribute to the breakdancer”, con el “sampler” del “Renegades of funk” de Afrikaa Bambataa coleando en algún momento de la canción.

La posición de Grandmaster Flash en la historia es muy alta, pero los verdaderos clásicos del genio de Nueva York se reducen a dos o tres, y éste no será uno de ellos, pero merece la pena descubrir el estilo y la elegancia de un Dj único e irrepetible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.