Jack Johnson – Cubierta de Leganés (Madrid)

Menos mal que los promotores del concierto decidieron cambiar a tiempo el recinto de La Riviera a la Cubierta de Leganés, y es que Jack Jonson ya tiene un cierto reconocimiento internacional y las más de cinco mil personas que se reunieron para escucharle así lo acreditaron.

Para la espera actuaron como teloneros a los californianos ALO (Animal Liberation Orchestra) y Matt Costa. El primero contó con la colaboración de Jack en una de sus canciones, y el concierto fue una sorpresa agradable. En cambio Matt Costa fue lo que se esperaba, un tipo con una guitarra que intenta seguir el camino que primero marcó Ben Harper y que ahora Jack Johnson.

Poco antes de las nueve de la noche se apagaban todas las luces y entraban al escenario los componentes de la banda encabezados por un tímido Jack. El concierto empezó fuerte, a lo mejor demasiado, con “Never know” y “Taylor”, uno de sus grandes éxitos de su disco On and on. Saludó al público y a partir de este momento enlazó las canciones una tras otra manteniendo siempre la sonrisa pero casi sin hablar.

El concierto se dividió en tres partes, y de entre todas ellas la central fue la más suave y quizás la mas “pesada” de todas, el hawaiano fue alternando canciones muy conocidas con algunas que no lo son tanto pero que fueron amenizadas por el incombustible pianista Zach Gill, un crack a la hora de divertir al público, en el que había una amplia colonia de americanos. Entre estas canciones destacan, por ejemplo, “Banana pancakes” o el primer single de su último disco, “Sitting, Waiting, Wishing”.

Tras esta parte central llegó el único bis de la noche, Jack se despidió pero la tremenda ovación del público prácticamente le obligó a salir otra vez. Esta última parte se antojaba perfecta, y no decepcionó. Salió sólo con su guitarra y fue aquí cuando dijo sus únicas palabras a excepción de las disculpas que pidió por su español, quiso dedicar “On and on” a todas las victimas del terrorismo del 11-M y del 11-S, y vista la fecha del concierto esa fue sin duda la canción más especial, todo el mundo la coreaba y después de la misma el cantante recibo el cariño del publico que realmente se lo merecía.

Para acabar salió al escenario Matt Costa que cantó dos canciones con el hawaiano que pusieron punto final a cerca de dos horas de muy buena música que ya nos dejó a todos mucho más que satisfechos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien