Josh Rouse – Sala Bikini (Barcelona)

No importa cuánto se empeñe Josh Rouse en su pose de anti-estrella, porque en cuanto se calza la guitarra y empieza a cantar, la magia fluye de él como antaño. No importan los años, los discos ni los temas que hayan pasado.

Josh Rouse

El americano volvía a Barcelona a presentar su nuevo álbum, Josh Rouse and the Long Vacations, nuevo proyecto junto a Xema Fuertes y Cayo Bellveser. Y a pesar de mostrarse poco comunicativo con el público y parecer algo desganado, su arsenal de temas (sobretodo los clásicos), sus tablas y el nivel de la banda consiguieron convertir el concierto en una bonita noche musical.

Rouse abrió el set con “Diggin in the sand” y “Movin’ On”, dejando claro que los temas del nuevo trabajo, que siguen ahondando en la senda de los ritmos brasileños, aguantan bien el tipo en directo. Sí, “Oh, look what the sun did” es un tema precioso. Tampoco se puede negar que (a pesar del resto de El Turista) “Lemon tree” suena muy bien. Y que “Sweetie” gana dulzura en directo. O que clavan “I will live on islands” con una batería enorme.

Pero es cuando echa mano de sus joyas cuando toca la fibra del público, por ejemplo recuperando el Nashville con el tema “Saturday”. O marcándose uno detrás de otro ese trío de ases que es “Quiet Town”, “It’s the Nightmare” y “Love Vibration”, que la gente agradeció coreando emocionada.

El bis con una versión en solitario de “Sad Eyes” (en la que le falló la voz), una nueva demostración de química con la banda en “Come back” y la esperada (aunque no por ello menos celebrada) “Winter in the Hamptons”, vino a demostrar que, a pesar de los altibajos creativos, Josh Rouse mantiene intacta su capacidad de emocionar sobre el escenario. Ya saben, la magia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.