Keeley Forsyth – Debris (The Leaf Label)

La voz de la británica Keeley Forsyth se apagó por una extraña enfermedad psicológica y neuronal que dejó paralizada su lengua. En el proceso de grabación de Debris (The Leaf Label, 2020) para la de Oldham fue un largo proceso de redescubrimiento de su voz, hecho que queda patente en la fisicidad en la que enuncia cada una de las notas, y en su forma de gesticular que le permite lanzarlas al aire.

La historia de Forsyth va unida al cine principalmente. Ha sido actriz de series y programas para niños desde hace lustros, y es ahora cuando se ha decidido debutar con un trabajo que se sitúa entre el soul espectral, el blues, y la instrumentación de trazo minimalista. Sin duda su especial forma de cantar es lo que llama más la atención; su forma de entonar puede recordar a Nico, Nina Simone, o a Diamanda Galás, aunque el referente más claro lo encuentro en Circuit Des Yeux– también en lo concerniente a sus influencias- el maravilloso alias artístico en el que se cobija la gran Haley Fohr.

Los surcos de este debut están preñados de una extraña fascinación. Unos hermosos arreglos de chelo y sintetizadores- casi imperceptibles por momentos, pero inundando el vacío- recorren “Black Bull” y “It’s Raining”, y la voz, quebrada pero firme, conduce las tonadas por senderos fantasmáticos, ensoñadores.

El devenir perezoso de piezas como “Look To Yourself” o “Lost” (“Is this what madness feels like?”) nos devuelve un juego sensual de reverberaciones misteriosas que cautiva al oyente, mientras que “Butterfly” esculpe un solemne poema que podría perfectamente estar en el Desertshore de Nico.

La autora dice que estas canciones son como bloques de metal caídos del cielo, haciendo hincapié, supongo, al fuerte calado emocional que lo impregna todo, y a la solidez de un pentagrama que parece maná caído del cielo.

Escucha Keeley Forsyth – Debris

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.