Kurt Vile – Smoke ring for my halo (Matador)

Cuando buscamos hacia finales de los 60 y principios de los 70 hallar algo de luz e ir directamente a la fuente de esa música que marcó poco más de medio siglo, no hay que mirar siempre hacia el pasado. Hay álbumes actuales que pueden transportarnos hasta esa época y Smoke ring for my halo, de Kurt Vile es uno de ellos. Este disco es hijo o casi nieto de esa época. Música pop folk, con algo de rock y underground y sicodelia con ese sonido sucio que no mancha ni tampoco molesta. Kurt Vile parece haber bebido de grandes bandas y artistas solitarios como Love, Bob Seger, Tom Petty, el Neil Young del Harvest Moon o los siempre ´nombrables´ Bob Dylan y Lou Reed. Música del pasado y paradójicamente una de las esperanzas musicales del rock estadounidense.

En su cuarta obra, Kurt Vile avanza con paso decidido y libremente por el camino mezclando distintos estilos para crear algo muy propio e íntimo. No es fácilmente accesible la primera vez que comienza a rodar el cd, pero sí a la tercera que el disco empieza de nuevo. No sé si puede calificarse de conceptual, pero sí ofrece un estilo uniforme que no varia a lo largo de sus diez canciones, más allá de la potencia de los sonidos. Una atmósfera de melancolía con guitarras acústicas, preciosos acordes y una voz entregada con un sonido con eco. Un efecto que le da una mayor profundidad. Entre sus temas cabe destacar la fresca y evocadora “Jesus fever”; la rockera “Puppet to the man”, en la que Vile alarga las frases al más puro estilo Dylan; la melancólica “On tour”; la contundente y segura “Society is my friend”… Cabría destacar al fin y al cabo las diez redondas canciones. No le falta ni le sobra nada.

El antiguo miembro de The War On Drugs viste con este sonido preciosas letras muy desgarradoras: “I get sick of just about everyone / And I hide in my baby’s arms / Cause except for her, you know, as I´ve implied”, canta en “Baby´s arms”. Parece como si el músico en algunos de los temas mantuviera una conversación consigo mismo: “I bet by now / You prob´ly think I´m a puppet / To the man / Well, I shout it out loud / Because I know that I am / Sometimes I´m stuck / And then I think I can’t unglue it / Will you help me do it?”, pregunta en “Puppet to the Man”. Sus temas al fin y al cabo están cargados de significado y te reta en cada uno de sus versos.

Con sus letras y su sonido, Kurt Vile parece un sabio experimentado que le canta al mundo tras haber pasado una larga vida de vivencias en la carretera y viajando alrededor del país. Sin embargo, Vile tiene poco más de 30 años. Parece un antepasado de nuestro tiempo en el cuerpo de un joven cantautor:  “Christ was born I was there / You know me I´m around / I got friends / Hey wait where was I?”

Una grata sorpresa para este 2011.

ESCUCHA en Spotify: Kurt Vile – Smoke Ring On My Halo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.