Layabouts

Lo que nos gusta es tocar muy alto, dar brincos y sudarle encima a los de la primera fila

Buenos días, Javi, Jon, Rober y Víctor. Muchas gracias por atendernos.

Estáis de gira presentando nuevo disco, el segundo de vuestra carrera. ¿Cómo nos lo definiríais?

Yo diría que es un disco mucho mas solido, maduro, serio y oscuro. Es más personal y retrata muy bien quienes somos. Es una vuelta a nuestras raíces, el rock. No nos sentíamos identificados ni cómodos con ciertos aspectos del sonido del primer disco. Estos últimos años ha habido un boom de bandas y eso es muy bueno pero no cuando el 80% hacen lo mismo. Nosotros hemos querido salirnos de ahí y apelar a como se hacían las cosas antes: hacer buenas canciones cuya única etiqueta sea la de rock.

Tengo entendido que os habéis auto-editado ¿Necesidad o puro vicio?

Una mezcla de ambas. Necesidad por que ninguna de las opciones que barajamos nos ofrecía lo que queríamos para este disco. Nosotros creemos mucho en este disco y en nuestra propuesta, por eso queríamos que se trabajara muy bien. Nadie nos daba seguridad en este aspecto. Por eso vimos que la mejor opción era la autoedición. Haciéndolo tú es la única manera de mantener un control total sobre tu carrera y eso es algo que nunca queremos perder. Es duro y caro, pero al menos no estás pendiente de si se hace esto o no se hace o de si te prometen o te dejan de prometer. Aquí lo haces tú.

Para esta grabación habéis cambiado de productor, si vuestro primer disco lo dejasteis en manos de Paco Loco, muy ligado al indie nacional, en este habéis preferido a Kaki Arkarazo, seguramente con una trayectoria más orientada al rock. ¿Ha sido un cambio fruto de la evolución de vuestra música o han intervenido otras variables?

Cuando terminábamos la gira del primer disco, ya sabíamos que queríamos hacer un segundo disco mucho mas rockero y menos o nada indie. El primer disco sí tenía ese sonido pero los temas durante la gira se despegaron de lo indie y se hicieron cada vez mas y mas rockeros. Eso nos mostró mucho a nosotros mismos. Sabíamos que ahí estaba la verdad de este grupo. Por eso nos decidimos en hacer este disco, porque nos lo pedía el cuerpo. Empezamos a barajar productores. Solo sabíamos que queríamos algo nuevo. Cuando se planteó trabajar con Kaki la decisión fue tomada de inmediato. Su trayectoria y su filosofía como productor era perfecta para nosotros. Ha sido esencial la unión de Layabouts con Kaki para que este disco haya terminado siendo exactamente lo que queríamos hacer.

Con este nuevo disco parece que os ponéis los objetivos muy altos, con una gira ambiciosa y un trabajo que se percibe muy madurado. ¿Es que no os habéis enterado que la industria de la música está fatal en este país?

Si, si de algo nos hemos enterado jeje. Como te he dicho antes, nosotros tenemos una fe ciega hacia nuestro trabajo y pensamos que podemos conseguir cosas gracias a ello. Por lo menos el mantenernos con planes, proyectos y que el grupo este vivo. Que la industria está muy mal lo sabe todo el mundo, pero eso no nos va a desanimar. Tenemos mucho que decir y muchas ganas de recorrer un camino y esa ilusión nos da fuerza para ser muy ambiciosos. Siempre hemos creído que trabajando mucho, haciendo las cosas bien y de forma sincera se consiguen las cosas.

Las comparaciones son odiosas pero también inevitables. No os escondéis de reconocer que os gustan grupos de Britpop como Kaiser Chiefs o Bloc Party. Es obvio que también bebéis de otras fuentes pero ¿os sentís cómodos bajo esa etiqueta?

Nunca hemos querido ser hipócritas. Todas esas bandas que pegaron en 2005 es verdad que nos animaron mucho al empezar. Era gente joven que estaba consiguiendo cosas y nosotros empezábamos con el grupo. Hay muchas de esas bandas que nos gustan, otras que no y una gran mayoría de las que solo es escuchable el primer disco. Ahora no renegamos de ellas, pero es verdad que nos hemos quitado los matices sónicos que nos “unían” a esa hornada de bandas. Hemos vuelto a quienes hemos sido siempre, grupos de garaje de los 60 y 70, at the drive in, queens of the stone age…es lo que hemos escuchado siempre, desde antes de 2005.

Mientras escucho el disco imagino constantemente como deben sonar esas canciones en directo. ¿Os sentís más a gusto en un escenario que en un estudio de grabación? ¿Es en directo cuando vemos a los auténticos Layabouts?

Sin duda alguna. Este es un grupo para el directo. Si nos dijeran que seguimos sacando discos pero no dando conciertos, lo dejaríamos. El directo es al hábitat natural de este grupo y creo que cualquiera que nos haya visto estará de acuerdo con esto. Somos una banda de rock y lo que nos gusta es tocar muy alto, dar brincos y sudarle encima a los de la primera fila. Este grupo vive por y para los conciertos.

Sabemos que sacasteis un single en vinilo con una canción que eligieron vuestros fans a través de myspace. Se ha hablado mucho de cómo internet está revolucionando el mundo de la música. Se habla mucho, sí, pero ¿de verdad es para tanto? ¿Ayuda a los grupos que están empezando o por cada Arctic Monkeys hay cincuenta grupos que deben acudir a los canales tradicionales?

Internet sí que ayuda. Es imprescindible para cualquier banda de hoy en día el tener un perfil en cada una de las redes sociales y mantenerlo activo casi a diario. Ayuda a que la gente te conozca y te da opción a tener un diálogo directo con tus seguidores. Aun así, esos fenómenos a lo Arctic Monkeys y Lilly Allen tienen algo más por detrás que escribir un blog a diario o agregar a un montón de amigos. Como muchas otras cosas, internet ayuda pero con hacerte un myspace y tener muchos amigos no te conviertes en hype. Es mucho más complicado.

Volviendo al single, y más concretamente al vinilo. ¿Cómo ha sido vuestra experiencia al trabajar en un formato tan minoritario?

Nosotros estamos encantados. Nos hacia muchísima ilusión editar en formato vinilo. Durante nuestra vida hemos escuchado grandes discos en vinilo y el rock es un genero el cual suena mejor en vinilo que en CD, en nuestra opinión claro. Creemos que al rock le va más lo analógico que lo digital. Si añadimos que este vinilo significaría la primera referencia de nuestro sello, nos ilusionó aun más. Por otra parte, el vinilo de alguna manera está volviendo. Nosotros no nos apoyamos en eso para editarlo pero si pensamos que la gente solo está dispuesta a pagar por algo con un valor añadido. El CD no lo tiene pero el vinilo sí. Es como un pequeño lienzo, una pequeña pieza para coleccionar.

Defendéis que con este disco queréis romper con la etiqueta de “bailable” sobre vuestra música. ¿Si en una discoteca escucharais una canción vuestra os sentirías ofendidos?

No. Una cosa es que no nos sintamos cómodos y no nos interese hacer música de baile más cerca de la electrónica que del rock. Pero de toda la vida el rock ´n´ roll se ha bailado. Nosotros creemos que nuestra música no es de baile pero que sí se puede bailar. Eso sí, algunos temas más que bailar son para hacer pogo así que el mobiliario de la discoteca podría verse afectado.

Todas las letras del disco tienen un aire oscuro, a veces desencantado y algunas pueden describirse incluso como nihilistas. De donde surgen esas letras? ¿Os gusta inspiraros en vuestras propias experiencias o tratáis de trascender un poco el pequeño mundo de cada uno?

Siempre que escribo las letras me preocupo en escuchar bien la canción. Siempre componemos la música y luego me pongo yo con la letra. Me gusta escuchar la canción y dejar que su melodía y estado de ánimo me inspire para escribir. Siempre intento aportar a la canción una serie de imágenes, muy literarias o cinematográficas, que reafirmen la emocionalidad de la canción y que den pie a que el oyente las proyecte y desarrolle con su imaginación. Nunca pienso en escribir una canción que hable sobre esto o en tratar cierto tema. Me dejo llevar por la propia canción. Por eso muchas veces me veo relatando experiencias personales y otras creando historias ficticias que podrían suceder cualquier día y a cualquier persona.

Ya no sois unos novatos en esto de la música, tengo entendido que lleváis más de 3 años como Layabouts. ¿Cuál es la experiencia que habéis extraído de estos años? ¿Es posible vivir de esto u os lo tomáis como algo añadido?

El mes pasado hicimos 4 años, más que con ninguna novia jejeje. Como dije antes, creemos que haciendo bien las cosas y trabajando mucho se consiguen las cosas. No sé si llegaremos a vivir de esto, pero con poder seguir haciendo los discos que queremos hacer y dando conciertos estaríamos contentos. Lo que pasa es que somos muy ambiciosos y apuntamos alto porque nos vemos capaces. Aun así pase lo que pase te aseguro que serán los mejores años de toda nuestra vida. Lo que aprendes, conoces y disfrutas no tiene precio.

Sed sinceros, ¿qué estáis dispuestos a sacrificar para triunfar? Y ya de paso decidnos que entenderíais vosotros como “triunfar”.

Yo creo que casi todo menos nuestra música. Nunca haríamos algo que no quisiéramos hacer porque nos obligara un sello o para vender más. Nosotros hacemos lo que hacemos para bien y para mal. Con poder vivir de esto, tener una buena infraestructura para seguir sacando discos y hacer buenas giras seria todo un triunfo. El reconocimiento en el extranjero también seria un triunfo personal para nosotros.

Y ahora la pregunta tonta del día: ¿Quiénes corrieron hacia los bosques y sobre todo por qué?

Nosotros. Teníamos que escapar y nos atrajo lo desconocido y misterioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.