Micah P. Hinson

Siempre he querido que en mis discos sonara una muralla de sonido

Charlamos con Micah P. Hinson, quien nos habla de las canciones de su nuevo trabajo, Micah P. Hinson And The Pioneer Saboteurs, grabado en parte en Zaragoza.

Un disco que el norteamericano estará presentando en nuestro país el próximo mes de diciembre.

Has sacado un nuevo álbum, Micah P. Hinson And The Pioneer Saboteurs, ¿Puedes contarnos como fue la grabación?

Lo grabé principalmente en mi casa en Texas. Algunas partes fueron grabadas a las afueras de Boutler, Colorado, con algunos integrantes de Devotchka, escritas por un genio americano de la composición, Eric Bachmann, y otras en Zaragoza por parte de la banda Autumn Comets, dirigidos por Manuel “Manitee” Sánchez. Esas sesiones fueron grabadas en sus propios estudios y yo grabé las restantes. No puedo olvidar a T. Nicholas Phelps quien añadió arreglos en su estudio de Nueva York. Las sesiones fueron mezcladas en dos semanas en el pueblo de Texas donde vive mi abuela política, en el estudio The Echo Lab de Matt Pence. Dejé ahí a Pence trabajando como un loco mientras me volvía al desierto a prepararme para la guerra.

Con el álbum ya presentado ¿Has quedado contento con los resultados?

Por supuesto. Como podría no estarlo? Los Grandes Imanes del Cielo me sonrieron, las frecuencias de radio vinieron en la buena dirección y las canciones fueron capaces de tomar forma y adaptarse a la cinta y al estudio de grabación. Afortunadamente la maquinaria atrapó las vibraciones de los instrumentos tan bien que lo vi venir enseguida y sentí en mis entrañas que estaba satisfecho. A partir de aquí fue tarea del público decidir si le gustaba o no. Ese siempre es el punto. Puedo ser feliz como un cerdo revolcándose en la mierda con el resultado de las canciones pero si los ciudadanos del mundo no empatizan con lo que estoy intentando hacer, todavía puede ser un éxito para mí, aunque no en términos de dinero.

No creo que ganar dinero es el objetivo de esto a que llamamos música. El objetivo es intentar hacer algo para mis compañeros humanos, esperando que de alguna manera cuente para ellos cosas que no han oído todavía. El dinero ayuda a pagar las facturas y me permite seguir estando al pie del cañón. No vivo en una mansión, no ceno comidas de 100 dólares todas las noches. Tengo una vida muy normal y hago cosas muy normales pero no estabas preguntando eso.

Parece que en nuevo disco las canciones están mucho más trabajadas, con un montón de instrumentalización. Este es desde mi punto de vista un cambio respecto a tus discos previos que eran un poco más folky. Estás de acuerdo con eso?

La única cosa que, según creo, diferencia este disco de mis anteriores está en la remezcla, en serio. Me parece que muchas de mis grabaciones, incluso mirando atrás hasta el Baby and the Satellite, tienen un buen montón de instrumentos y de locura en ellos. “Diggin´ a Grave” puede sonar sencilla, folky o hillbilly pero si escuchas atentamente hay mucho más ahí, desde los banjos hasta las cuerdas, en todo. Así que no, supongo que aquí no estamos de acuerdo, creo que suena tan lleno como mis discos anteriores. Siempre he querido que en mis discos sonara una muralla de sonido.

Me sorprendió la última canción del disco, “The Returning”, que es casi instrumental y muy larga, casi diez minutos. Te está empezando a interesar el post-rock o la música clásica moderna?

Sí, es instrumental. La primera canción que grabé era instrumental. Imagino que no habrían muchos folkies que aporrearían mi puerta reclamándola. Solo estoy probando de hacer algo profundo, ir a un lugar realmente profundo, sin olvidarme de nada. No estoy muy seguro de lo que es el post-rock. Yo vivo debajo de una piedra. Puedo imaginar lo que es la música clásica moderna pero suena como algo que se usaría en una película. Pero, insisto, vivo bajo las piedras. Soy del desierto, del sur. Supongo que esa canción vino a mí desde otro lugar que las canciones que he dejado en otros discos. Pero eso no significa que ya no estuviera ahí, esperando a salir a la luz.

Sabemos que tienes una fuerte relación de trabajo con España. Tachenko tocó contigo y hasta incluso han colaborado en tu ultimo trabajo. Como fue trabajar con ellos?

Sí, hicieron partes de este álbum a pesar que no los mencioné en los créditos. Me siento mal por ello, tampoco acredité a mi trompetista. Pobres chicos. La parte que hicieron ellos en Zaragoza la hicieron en su estudio sin mí pero les quedó muy bien. No he podido trabajar con ellos en esta área. Solo en acompañamientos y conciertos, en lo que son realmente brillantes. Continuaré tocando con ellos hasta cuando quieran. Nos conocemos desde hace mucho tiempo.

Además, un sello español, Houston Party, ha publicado dos EP´s tuyos. Como os conocisteis? ¿Habrá más colaboraciones?

Conocí al dueño de Houston Party en Austin, durante el infame SXSW Festival. Vi al tipo mirándome fijamente durante un buen rato y yo no sabía qué pensar. De repente se me acerca corriendo y se presenta como el tipo que publica mis discos en España. Y así fue todo. Es un sello estupendo que te apoya un montón. Todo lo que les doy les encanta. Me han ayudado muchísimo con mi carrera y se lo agradezco de corazón. Y ya estamos preparando un nuevo EP para finales de año más o menos.

Continuando con Houston Party, sabrás que organizan un formato de concierto donde una banda actual toca un disco de otro que sea particularmente importante para ellos. Te interesaría hacer algo así? Qué disco escogerías?

Ya me lo han ofrecido. Junto con Tachenko tocaremos el Trompe le Monde de los Pixies.

También hemos oído que publicarás un libro en una editorial española. Será una autobiografía? Puedes contarnos algo sobre él?

No, no será una autobiografía. Trata sobre un hombre que se convierte en chico. No sabemos mucho de este hombre pero vemos la transformación. Alpha Decay lo editará en noviembre y se llamará “Los Seres Puros”.

Con tan buenos contactos en España ¿te has planteado vivir aquí?

Sí, pero me encanta Texas. Es ahí donde está mi corazón. Mi cabeza siempre quiere volver a reposar en alguna roca plana del desierto. Allí encontraré mi descanso eterno.

Sabes que tu biografía siempre ha sido muy comentada. Tus historias de problemas de drogas, económicos y de salud han creado una áurea a tu alrededor. Como una especia de poeta romántico decimonónico. Te sientes a gusto con ello? Miras tu vida y tu trabajo como una consecuencia del pasado o vives en el presente?

Wow, esa es una pregunta difícil. Debo decir que mi vida es mi música y que mi música es mi vida. Cuando empecé esta aventura, o esta aventura empezó conmigo, no pensaba de donde venía ni lo que estaba haciendo o lo que había hecho, simplemente saqué mi primer disco. Entonces empezaron las entrevistas. La gente empezó a hablar, las verdades se volvieron mentiras, las mentiras verdades y me encontré atrapado en este gran lío de la vida.

Seguiré este camino hasta que los Grandes Imanes me dejen y si Él me quiere fuera así lo haré y tendré otras extrañas y raras aventuras. Pero me gusta este camino en que Él me ha metido así que seguiré lo máximo que pueda. Pero es tarea de otros escribir sobre mí. Si quieren preguntar sobre ello les responderé y la vida seguirá. Somos tan interesantes como la persona que está a nuestra izquierda. Tan estúpidos como el que tenemos a la derecha. Tan listos como el que está delante nuestro y unos tontos comparados con el que tenemos a nuestra espalda.

Hemos leído varios comentarios tuyos en contra de algunos aspectos muy controvertidos de la política de Barak Obama, particularmente en contra de la implantación del seguro médico universal. En Europa sería impensable que un joven artista independiente como tú expresara sus ideas conservadoras de manera tan inequívoca. No sé si esto es algo más común en EEUU y tampoco sé si crees que los artistas deberían involucrarse más en política.

“Haz política sin tener ninguna concepción sobre política en la cabeza porque política después de todo es solo una palabra”.

Qué podemos esperar de Micah P. Hinson en el futuro?

Con suerte viajes en el tiempo. Y más LP´s y más libros. Más vida y más vivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.