MTV cumple 30 años. Recordamos el nacimiento y evolución de la cadena de TV musical

A lo largo de 1981, la imagen de Armstrong pisando la luna y plantando una bandera con las letras MTV se hizo familiar para muchos hogares norteamericanos. Era la imagen promocional que acompañaría durante muchos años las emisiones de una cadena musical por cable que pretendía convertirse en una referencia musical para la audiencia más joven con una propuesta novedosa por entonces: 24 horas al día de vídeos musicales.

El día 1 de agosto de 1981 la imagen promocional fue seguida de una voz que gritó: “Ladies and gentlemen…¡¡rock and roll!!”. La frase tenía su significado, puesto que la cadena apostó desde el primer momento por un concepto rock. Tampoco es casual que el primer vídeo que emitió la MTV fuera “Video killed the radio star” de The Buggles, una canción que captó como casi ninguna el “zeitgeist”, como dicen los alemanes, de aquellos años. El siguiente vídeo fue “You better run” de Pat Benatar, y al finalizar el día la cadena había emitido más de 80 vídeos musicales. Aunque hoy parezca mentira, sólo unos pocos miles de hogares en los Estados Unidos fueron testigos de aquel momento histórico para la música.

Por entonces no era muy usual que los grupos (sobre todo los norteamericanos) grabaran vídeos, así que al principio se emitieron muchos clips británicos, la mayoría de conciertos, y muchos otros promocionales. Poco a poco, sin embargo, la audiencia aumentó, y con ello lo hizo el interés de las discográficas. A final de 1981 ya había varios millones de hogares conectados, potenciales compradores del producto que la cadena ofrecía. La campaña “I want my TV”, que los Dire Straits parodiaron años más tarde en su canción “Money for nothing”, fue fundamental.

¿Y qué ofrecía la cadena? Música, sí…pero sobre todo imagen. En aquellos primeros años la obsesión de las discográficas fue que sus artistas aparecieran en la MTV, así que empezó una campaña por encontrar al grupo o cantante con una imagen más llamativa. Todo ello coincidió con el movimiento de los New Romantics, que estaba casi llegando a su fin pero que sufrió un buen empujón gracias a la apuesta de la cadena musical por la imagen. No sería descabellado pensar que grupos como A Flock of Seagulls o Duran Duran no hubieran recibido tanta atención si no hubiese existido la MTV, que transmitió al mundo su sofisticada imagen y sus llamativos vídeos.

Esa misma apuesta por la imagen hizo que los dirigentes de la MTV se empeñaran en no programar vídeos de artistas negros, salvo escasas excepciones como Donna Summer o Eddy Grant. Fue Rick James, al serle negada la emisión de su éxito “Super freak”, quien inició una lucha por reivindicar su derecho (y el de otros artistas) a tener su momento de promoción en la cadena. La respuesta siempre era la misma: la música negra no era rock, y la MTV apostaba por el rock. Todo cambió cuando irrumpió Michael Jackson con el vídeo de “Billie Jean”. Los dirigentes de la cadena no tuvieron más remedio que dar su brazo a torcer ante el filón que se les presentaba ante sus ojos. Fue todo un acierto: cada single que Michael Jackson extraía de su álbum Thriller llevaba consigo un vídeo cada vez más espectacular. El colofón fue la versión extendida de “Thriller”, mítico vídeo que prácticamente paró el mundo para su visionado. También en la MTV se emitió el concierto del 25º aniversario de Motown, en el que Michael estrenó su legendario paso “moonwalking”. Momentos que han quedado para la memoria colectiva de los que vivieron aquellos primeros años de la cadena.

A partir de ahí ya prácticamente cualquier estilo tenía cabida en la cadena: desde el incipiente hip hop hasta el heavy metal, con unJon Bon Jovi que acabaría siendo el paradigma del artista MTV. En los años siguientes la cadena evolucionó, promocionó premios y galas, lanzó nuevos canales filiales (VH1), introdujo poco a poco nuevos contenidos (series como “Beavis y Butthead”, “Jackass”, “The Osbournes”, comedias en las que se dieron a conocer actores como Adam Sandler o Ben Stiller) y nuevos formatos (su famoso “Unplugged”).

También vivió algunos momentos “escandalosos”  como los enfrentamientos entre Nirvana y Guns´n´Roses, la emisión del vídeo “Like a prayer” de Madonna (o su interpretación en directo de “Like a virgin”) o, más recientemente, la pelea entre Kid Rock y Tommy Lee,los ya tradicionales besos lésbicos (Christina Aguilera, Britney Spears y Madonna, Lindsay Lohan y Kate Perry, Sandra Bullock yScarlett Johanson…), la interrupción de Kanye West durante la entrega del premio a Taylor Swift, etc.

Hoy la MTV cuenta con multitud de franquicias por todo el mundo y cadenas filiales. Lo peor es que ha evolucionado hacia un contenido menos musical y más adolescente, con series y realities que no hacen honor a su historia. Incluso han quitado las palabras “Music Television” de su logo, lo cual no hace presagiar nada bueno. Es cierto que todavía emiten algunas horas de vídeos, que su filial VH1 ha cogido el relevo y que la influencia de la MTV, en lo que se refiere a la música más comercial, es posiblemente tan grande como en sus mejores momentos.

Pero, haciendo una referencia fácil al primer vídeo que emitió, yo diría que si el vídeo mató a la estrella de la radio, años después Internet se tomó cumplida venganza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.