Murder Capital: desesperanza esperanzadora

Irlanda es la tierra de los santos y los poetas y, por supuesto, de los músicos. Las calles de sus ciudades rebosan arte, un aura de misterio decorada con una cierta sensación bucólica de desesperanza. El poeta Patrick Kavanagh decía que Irlanda tenía un ejército regular de poetas. Y qué razón tenía, Irlanda será la tierra con mejores escritores por kilómetro cuadrado. Si la poesía es omnipresente en este país, la música no se queda atrás. Al final son dos formas, muchas veces la misma, de poder tocar el cielo sin saber volar. En Murder Capital, y en el denominado punk irlandés, rebosa esa poesía en los versos de sus canciones: una delicadeza y lacónico trasfondo muy difícil de imitar sino te has criado en las tierras de esta isla atlántica.

Murder Capital foto

Esta banda configurada en Dublín se está convirtiendo, gracias a su empeño y pasión, en uno de los grupos más prometedores de la escena musical internacional. En agosto del 2019 nos presentaron su primer álbum When I have Fears (Human Season Records, 2019), título derivado de un poema de John Keats. Un romanticismo sombrío donde las metáforas se fusionan con una mirada crítica hacia la sociedad. El resultado es un sonido post punk con toques que van desde el indie hasta un rock industrial. Una dicotomía perfecta entre la desolación y la esperanza, con sus sombras y sus luces.

Su inspiración rica y variada sobrepasa los límites de la música. Desde el cine de Stanley Kubrick a la fotografía de Francesca Woodman, pasando por el arte surrealista o los versos de Joyce y Beckett. Canciones como “Green & Blue” nos muestran la imponente voz de James McGovern mientras nos hablan del amor y la muerte. Otros temas como “Dont Cling To Life” se centran en el dolor de perder a un ser querido, pero sin dejarnos caer en el abatimiento. Otro hit que sobresale es el furioso “More Is Less”, un ritmo vibrante y una crítica rotunda a la sociedad, si te diera lo que quieres, nunca estarías satisfecho.

 

Aunque si hay un elemento que llama a atención son sus poderosos directos. El boca a boca de sus explosivas y destellantes actuaciones los lleva a una estrategia directa de cultivar sus espectáculos con el objetivo de cautivar al espectador. Desde el sonido hasta la propia imagen está medida y calculada.

Murder Capital sabe adentrarnos en una atmosfera existencialista. Un álbum sobre aceptar lo que tememos y amar lo que odiamos. Como decía el poeta John Keats: la sombra a la sombra regresa, somnolienta, y ahoga la vigilia angustiosa del espíritu. Este grupo es el sonido de rabia de una juventud cansada de cuentos.

Murder Capital portada

Escucha When I Have Fears, el primer disco de Murder Capital.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.