Oceansize – Everyone into position (Beggars Banquet)

Ante la complicada tarea de afrontar el reto del segundo álbum y tras haber facturado un debut tan exquisito como “Effloresce”, Oceansize salen airosos de la batalla con un álbum de más de una hora de duración donde no queda ni uno solo de los recovecos del rock sin explorar.

Bajo la premisa de variar las estructuras de las canciones y no acatar ninguna norma preestablecida, a lo largo de los seis minutos que duran de media los cortes del álbum, los temas se llenan de matices, evoluciones, paradas y acelerones de manera exquisita, lo que puede resultar tan revelador como agotador. No es un álbum de primera escucha, es cuestión de dejarse envolver por la potencia y sonoridad de las tres guitarras de los de Manchester.

“The Charm offensive” abre el disco dejando claras las señas de identidad de la banda, creando una atmósfera sonora envolvente rota por riffs angulosos y con cierto regusto a Soundgarden . “Heaven offensive”, recuperada del Amputee EP, mantiene la genial línea hipnótica, si bien el estribillo la convierte en candidata a convertirse en parte de la próxima banda sonora del quincuagésimo regreso de Batman. Para los amantes de las emociones más fuertes, como el que escribe, será sin duda la vertiginosa “Homage to a shame”, el mejor tema del álbum, llena de guitarras afiladas y ritmos desbocados aunque siempre manteniendo ese carácter atmosférico tan característico .

La sosegada “Meredith” o el manual de post-rock que supone “Music for a nurse”, son dos muestras más de que los británicos no tienen límites estilísticos a la hora de componer. La melódica “New pin”, que es el nuevo single, la efectiva “No tomorrow” y la progresiva “You can’t sep a bad man down” completan este delicioso álbum que demuestra que en las islas no todo es rock con acné.

En ocasiones hipnóticos, a veces agresivos, ruidosos e incluso ambientales, Oceansize entrega un trabajo con aroma a bandas como Radiohead, Tool, A Perfect Circle o Mogwai pero manteniendo el norte y la evolución lógica de la banda. Mientras la gente aguarda impaciente el nuevo trabajo de Maynard y los suyos, “Everyone into position” se me antoja el mejor ansiolítico para combatir la espera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.