Tachenko – El Tiempo en los Urales (Grabaciones en el Mar)

Sólo con los tres primeros acordes de guitarra ya se puede decir con total seguridad que estamos ante una canción de Tachenko. El estilo inconfundible de melodías sencillas y a la vez profundas, acompañadas de guitarras suaves, que cada vez se van haciendo más eléctricas y distorsionadas, sin olvidar por supuesto sus agudos coros melódicos en los estribillos y la inconfundible tonalidad de Sergio Vinadé.

El tiempo en los Urales, es un minicd anticipo de su segundo largo formado por cinco canciones muy variadas, y de calidad máxima. La primera canción que lleva el mismo título, te transporta en un viaje que va desde las melodías cálidas y relajadas del principio, hasta el frío más duro de sus guitarras distorsionadas en mitad de la canción, para terminar de nuevo volviendo a la calma absoluta, y la tranquilidad del hogar. Sin darte tiempo a recapacitar sobre la calidad de la primera canción, ya están sonando las guitarras al máximo con un ritmo muchísimo más acelerado, una sensación de vértigo y velocidad que no decae en ningún momento y que pese a sonar solista, coros, guitarras, sonidos eléctricos, y batería a la vez y al máximo no resulta para nada pesado. “Yúmber” es su tercera canción, una letra redonda acompaña de nuevo por un sonido más calmado que te preparan para su cuarto corte, “canciones lentas”. Donde el grupo demuestra que es capaz de hacer tan bien el pop más eléctrico, guitarrero y acelerado como las baladas más melancólicas donde el principal protagonista es una voz que casi te susurra al oído. Para terminar una vuelta al estilo original del grupo, “no hay nieve en Saint Moritz” es un recuerdo claro del grupo que una vez fueron dos de sus componentes (El niño gusano), y que hace de cierre perfecto para un breve pero muy intenso EP.

Tachenko consigue con sus cinco canciones llevarte en un viaje por tierras fronterizas, como son los Urales, experimentando sensaciones que van desde la euforia a la tristeza. E incluso te invita a reflexionar, a recordar y a soñar por medio de sus letras trabajas hasta la última coma. Un aperitivo que te deja con hambre de más canciones y conciertos de un grupo que poco a poco se va haciendo con más seguidores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.