The Farewell Drifters – Tomorrow Forever (Compass Records / Karonte)

El nuevo disco de The Farewell Drifters sorprende por su frescura, pero no es una frescura que se halla entre sonidos postmodernos sino en algo mucho más ancestral y antiguo. Un folk pop acústico, acompañado por guitarras, percusión, violines, mandolinas y coros, que desprende buenas vibraciones y un viaje de una energía musical renovada, actualizada, para nada arcaica. Ésta es la música de los de Nashville (Tennesse) que ellos mismos definen como “roots armonics“. Tomorrow Forever es el tercer disco, después de Yellow Tag Mondays (2010) y Echo Boom (2011), de la banda creada por el mandolinista Joshua Britt y el vocalista Zach Bevill, quienes compartían su pasión por la música de los 60, algo que se deja entrever entre sus doces temas.

Parecen no existir los problemas si uno se sitúa al resguardo de sus melodías. No hay desiertos arenosos sin agua ni vegetación en Tomorrow Forever, sino que de repente uno se ve en un enorme bosque, en un lago o en el interior de la iglesia más sencilla. A pesar de anunciar que “the whole world has to come to an end” en el tema “Tomorrow Forever”, siempre hay lugar para la esperanza y no sólo por las melodías, sino por su propio canto, un grito a la vida y al amor: “We scream and shout at the ones we love, but it takes two to make a brother“, cantan en ese mismo tema.

Las canciones caminan con una dirección determinada calando hondo ya sea con las piezas más animadas como “Modern Age”, donde The Farewell Drifters despliegan todo su potencial melódico; la preciosa “Bring ´Em Back Around” -una de las mejores-, en la que la banda le canta a recuerdos del pasado; “Coming Home” y su intenso y explosivo estribillo o la sencilla y efectiva canción romántica “Tenesse Girl”. También hay espacio para la melancolía como en la lenta “Brother” y su precioso coro -y un logrado punteo de guitarra- o la sentimental “Motions” con sus eternos violines que van in crescendo. Detrás de todas estas canciones uno puede hallar reminiscencias a los Wilco, cuando desenchufan sus potentes eléctricas, o a los británicos Mumford and Sons.

El disco consigue aguantar su intenso inicio y es muy fácil de escuchar. Y lo mejor es que Tomorrow Forever puede guardarse en la estantería para ser recuperado y redescubierto de nuevo un tiempo después.  

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien