Peter Broderick – How They Are (Bella Union)

Cuando parecía que después de discos como Swanlights, de Antony and the johnsons, o Queen of Denmark, de John Grant, estaba cubierta la cuota melancólica para este 2010, el joven Peter Broderick publica su increíble How They Are. En media hora, Broderick con una rotunda sencillez consigue despertar los mejores sentimientos de melancolía e incluso de bondad a través de un marco de belleza. Simplemente hay que dejar que vaya sonando el piano y las guitarras acústicas: la voz del cantante, que nació en Searsmont, Main, pone el resto. Así de sencillo es el álbum de Broderick, que se nos presenta desnudo y casi virgen. No hay más postproducción que los sonidos que ofrecen tres instrumentos: guitarras, piano y voz. Simple, pero contundente y motivador. 

Sin ningún instrumento que le acompañe, la delicada voz de Broderick canta sus primeros versos en “Sideline” advirtiendo de lo triste que está el mundo y de lo duro que se le hace: “Everybody seems so sad / And it´s making me heavy / So if there´s no tune here on a piano / That´s the sound of me / Trying to push it off of my head (…)”. Música que va de la mano de sus palabras y cuan certero es que todos necesitamos un poco más de sol. “All my friends look the same / All of us feel the same pain / Always pain”, canta en el siguiente tema “Human Eyeballs On Toast”. El disco continúa con canciones en su mayoría instrumentales con tristes melodías de piano, que atrapan por su calidez y candidez. 

El mejor tema es “Hello to Nils” que cierra How They Are. Broderick le dedica un tema a su hartazgo a las despedidas, a su hartazgo a decir adiós y a su hartazgo a echar demasiado de menos: “Old news: I´ll miss you when I´m gone / New news: I miss you cause I´m gone / And I say goodbye too often”. Sin embargo, a pesar de ese halo de tristeza que hay en sus melodías, todas ellas van acompañadas de una sensación positiva y gratificante. De hecho, en “Hello to Nils” se termina revelando a las despedidas para cantar compulsivamente: “Hello, hello, hello…”
 
Con esta pequeña joya, Broderick continúa su camino después de su álbum de pop folk Home, que salió en 2008, que me recuerda a los Red House Painters, de Mark Kozelek. Pero su carrera musical no comenzó hace dos años. Este joven, que nació en 1987, aprendió a tocar múltiples instrumentos como el violín, el banjo y la mandolina y participó en grabaciones de M. Ward o Dolorean. También ha sido miembro de la banda de indie rock Efterklang.

Un bagaje musical que le ha llevado hasta gestar el maduro How They Are. Música para los que les gusta preguntarse qué buscan y quienes son. Música para los que les gusta mirar por la ventana mientras recuerdan un buen momento ya pasado. Música para los que saben escuchar tranquilamente y saborear una bonita melodía de piano.

ESCUCHA en Spotify: Peter Broderick – How They Are

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.