Placebo – Meds (EMI)

Quinto disco de Brian Molko y sus muchachos, tras el merecido descanso que supuso Once More With Feeling (04). En su caso se cumple la máxima que dice que un recopilatorio marca siempre un antes y un después en la carrera de un grupo, pues Placebo vuelven evidenciando una preocupante falta de ideas. Si en sus dos últimos trabajos introdujeron a su fórmula arreglos electrónicos de forma sutil, en Meds se les va un poco la mano y eso acaba desnaturalizando el sonido del grupo.

Con todo, el disco arranca estupendamente con “Meds”, una angustiosa pero brillante canción que cuenta a los coros con Alison “VV” Mosshart de The Kills. El tecnológico “Infra-red” cuenta con un ritmo de lo más trepidante, y se convierte por derecho propio en uno de los mejores cortes del álbum. “Drag” nos devuelve al sonido clásico del grupo, mientras “Post Blue” es un perfecto ejemplo de la evolución que han sufrido a base de melodías sintetizadas.

Pero las cosas empiezan a torcerse con piezas como “Space Monkey”, un tema oscuro con aires mansonianos que no hay por donde cogerlo, o la insoportable “One Of A Kind”. Los temas lentos, que hasta ahora habían sido una de sus mejores señas de identidad, han bajado de nivel de forma alarmante. Lo que antes era sensibilidad ahora es tedio, y títulos tan poco emocionantes como “Follow The Cops Back Home” o “Pierrot The Clown” no hacen más que confirmarlo.

El grupo ha optado en esta ocasión por sacar un single para el Reino Unido y otro para el resto del mundo. El primero de ellos, “Because I Want You”, es el típico sencillo guitarrero y pegadizo que esperabas escuchar de Placebo, pero aunque tiene su gracia peca de demasiado repetitivo. Por su parte, “Song To Say Goodbye” empieza muy calmado pero poco a poco va creciendo y convenciendo, y sigue tras los pasos de “Twenty Years” del pasado recopilatorio.

En cuanto a “Broken Promise”, el tan comentado dueto entre Molko y Michael Stipe, es uno de los puntos álgidos del álbum y una canción llena de contrastes. Contraste entre la voz aflautada del uno y la voz profunda del otro y contraste entre la suavidad del piano y las turbulencias guitarreras.

Resumiendo, Meds es sin duda el disco más marciano y más irregular de Placebo; un trabajo que, pese a ir mejorando con cada escucha, queda sensiblemente por debajo de cualquiera de sus anteriores obras. Nos queda ver si convencen en su próxima gira…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.