Pumuky

Internet es una herramienta muy valiosa, pero también un arma de doble filo para los músicos. Cualquiera puede dar con nuestro myspace, lo que es muy ventajoso, pero al final hay tanto, tantísimo de todo, que sigue siendo tremendamente complicado destacar

Pumuky destaca entra la nueva hornada de bandas nacionales. “El Bosque en Llamas” no es su debut, pero sí el disco que les coloca en una dimensión superior. Desde Tenerife nos responde Jaír, alma mater del proyecto. Tan intenso e interesante como sus canciones, el músico canario profundiza en nuestras preguntas. No perdáis la oportunidad de degustar uno de los álbumes más redondos de este 2009.

www.myspace.com/pumuky

Creo que os han hecho esta pregunta muchas veces ¿Por qué Pumuky?
Estás en lo cierto, es una interrogante que nos plantean casi siempre; será que hay muchos que no entienden que nos hayamos puesto un nombre tan ¿feo?..
Durante este tiempo he maquinado diferentes respuestas, que no dejan de tener su parte de verdad, con las que ir saliendo del paso… “que si hace referencia a una canción de ´Niño Gusano´ y de esta manera le hacíamos un guiño a todos esos grupos de los noventa que tanto nos gustaban”, “que si es una reminiscencia de tiempos pasados…”, “una broma burlona para quitarle importancia a esa supuesta trascendencia y solemnidad que otros decían que intentábamos siempre atribuir a nuestra música”…
La única certeza que tengo es que estaba buscando un nombre que tuviera una sonoridad agradable y que fuera corto, huyendo del también polémico “Alex kid en el país de las tormentas”. Fue un hermano pequeño el que me citó éste, y me gustó, no le di muchas vueltas, era corto y me sonaba bien…
Por otro lado, siempre me resultó simpático aquel extravagante personajillo que estaba todo el día haciendo travesuras, aprovechándose de que era invisible para casi todo el mundo…

¿Era necesario hacer fuego? ¿El Bosque en Llamas es un ejercicio de limpieza emocional?
Recuerdo que en mi pueblo natal, coincidiendo con cierta festividad, los vecinos hacían hogueras de una altura amenazante con todos los muebles viejos, colchones y demás utensilios que ya no querían, haciendo una limpieza física, pero también emocional, que se iba repitiendo año tras año.
“El bosque en llamas” tiene mucho de purga emocional; pero podría ser además una especie de gran señal de humo con la que intentar comunicar ciertos sentimientos. No deja de ser también un arrebato, un acto pasional y violento.
No sé si hacer fuego era necesario, pero finalmente llegó, sanando y dañando a partes iguales.

Fue Ricardo, cantante de McEnroe, quien me habló por primera vez de vosotros hace ya unos años. Cuéntanos cómo ha sido vuestra trayectoria hasta publicar este disco.
Saliendo de la adolescencia pasaba el rato escribiendo canciones y realizando rudimentarias grabaciones caseras, algo que hacía por simple satisfacción personal y aburrimiento. En 2002 me animé a enseñar parte de ese material, presenté varias demos bajo el nombre de “Alex kid en el país de las tormentas” y di mi primer “concierto”. En 2003 me dio por cambiar el nombre del proyecto a “Pumuky”, fue lo único que cambió. Antes un músico francés toparía conmigo buscándose en el Google y se tomó la molestia de enviarme un email para advertirme amablemente de que ya existía un grupo llamado ALEXKID, el suyo, claro.

Yo ya tenía ganas de cambiarlo así que aproveché que ahora tenía la excusa. Seguí grabando demos y algunas canciones empezaron a ser emitidas en muchos de aquellos programas de radio que tanto me gustaban, llegaron algunos halagos y galardones. Mandé demos a algunos sellos, pero ninguno mostró tanto interés como para publicarme algo.
A principios de 2006 el sello Federación de Universos Pop cometió la temeridad de publicar el disco de debut de Pumuky, se titulaba “De viaje al país de las tormentas” y no se alejaba mucho de aquellas grabaciones caseras de los primeros tiempos; a fin de cuentas lo había registrado yo solo en casa y seguía sin tener ni idea de grabar. Con el tiempo se me unieron al proyecto mi hermano Noé, David Giménez y algunos amigos, que luego se irían. En 2007 pisamos por primera vez un estudio de grabación, se trataba de los estudios Sequentialee del gran Pedro Cantudo (Jubilee, Limousine…). El material registrado en aquellos días lo publicó el sello Lejos Discos, en un EP de cinco canciones titulado “Los exploradores perdidos”.
En 2008 nos aliamos con el sello Jabalina. Se nos unieron otros amigos que de momento no se han ido y a finales de año nos desterraron a un profundo bosque gallego donde grabamos “El bosque en llamas”, que se publicó en abril de este año.

Sois seis músicos y vivís entre Canarias y Barcelona. Muy complicado, ¿no? ¿Podemos hablar de una formación estable?
Sí, es bastante complicado tener a parte de la banda a 2.500 kilómetros de distancia, sobretodo para organizar ensayos, pero intentamos llevarlo lo mejor posible. Aún así es la banda más estable que he tenido nunca.

Migala, Sr. Chinarro, la tempestad de Mogwai… Hay bastante de estos artistas en vuestro sonido y al mismo tiempo podemos hablar de un sonido personal. Cuando nació hace años el proyecto qué línea estilística marcaste, Jaír?
En los primeros años marcar una línea estilística era mucho pedir, me limitaba a hacer canciones con lo que tenía a mano, y simplemente como me salían.
No había premeditación técnica ni de concepto, solo iba en busca sonoridades, melodías, que revolvieran algo dentro de mí, que me ayudaran a expresar ciertos pensamientos y sensaciones. La mayoría de las veces no sabía cómo llegaba a los sitios. Hoy día sigo enfrentándome a la música prácticamente de la misma manera.

Los grupos que citas me gustan, y probablemente me han influido; pero podría estar influido por ellos o por los grupos que anteriormente les han influido a éstos, o por la “generación” anterior, o por los que inventaron los instrumentos que ahora usamos ¿De donde viene la influencia entonces? ¿Acaso la tempestad es potestad de Mogwai?..
Muchos se empeñan en “explicar” la música, buscarle la lógica, acotarla, y no siempre está en nuestras manos hacerlo. La música está íntimamente ligada a nuestras emociones y sentimientos, éstas son las influencias transcendentales.

Influencias no musicales
Hay muchas cosas que pueden influir en la obra de un músico, incluso más que las propias influencias musicales. Las vivencias de uno, su entorno, los estímulos que recibe, sus virtudes y limitaciones… estas son las cosas que más pueden marcar un sonido personal.

Contasteis con varias colaboraciones (Marina K&K, Pepo Secret Society, Abraham Boba). Mis felicitaciones por esas acordeones, por cierto. A toro pasado, ¿aportaron más o menos de lo esperado inicialmente? También habéis incluido dos baterías en algunos temas…

Hicieron justo lo que se les pidió, pero lo hicieron realmente bien. Tomás y Vicente tocan la batería, entre otros instrumentos; aprovechándonos de esta oportunidad probamos diferentes ritmos a dos baterías de forma simultánea. El resultado nos gustó así que finalmente utilizamos la fórmula en canciones como ´Los enamorados´, ´Puzzle´ o ´La Metamorfosis´, entre otras.

Diría que vuestra faceta instrumental es realmente notable ¿Os sentís cómodos en este apartado?
Personalmente no encuentro grandes diferencias entre hacer un instrumental y una canción con letra. En un instrumental la melodía principal simplemente no la hace la voz, sino algún otro instrumento que elijas. Para mi suele ser más sencillo hacer un instrumental, te ahorras el tener que escribir una letra, con lo complicado que puede resultar a veces ensamblar texto y música.

Retomando la limpieza emocional… Escuchando este buen disco he vuelto a comprobar que las buenas canciones parten de los sentimientos más sinceros, ¿qué opinas?
Por lo general parto de sentimientos que he podido llegar a experimentar para tratar ciertas temáticas. Es un buen motor para crear, estás plasmando una realidad sincera, tu realidad, que no deja de ser bastante similar a la de cualquier otra persona.
El Blues, que podríamos considerar el tronco, u origen, de toda la música moderna (desembocaría luego en el Rock, el Jazz y un larguísimo etc.) se origina de la necesidad imperiosa de expresar un sincero sentimiento de tristeza, de pérdida. Proviene del desgarro y sufrimiento que siente un pueblo oprimido, perseguido, pero que de forma maravillosa fueron capaces de diluir y canalizar en una música con la que a parte de expresar sinceros sentimientos de dolor también reflejaban gran alegría y amor por la vida. Si volviéramos al tema de las influencias, podría volver a defender que las mayores influencias que pueda tener uno en un acto creativo podrían venir de unos sentimientos sinceros.

Grabasteis en Lugo con Arturo Vaquero. No sé si habías trabajo mucho los temas antes de entrar al estudio. Me sorprende el alto nivel final. Y creo que nos ha sorprendido a muchos. Si pudierais elegir un productor, ¿quién sería él?
A nivel individual sí había trabajado bastante en las canciones, pero me hubiera gustado tener más tiempo para preparar el repertorio con toda la banda, ya que algunos de los músicos se nos unieron al proyecto poco antes de entrar a grabar. Ya en el estudio tuvimos que trabajar a destajo para acercarnos todo lo posible a lo que buscábamos con cada canción, creo que no nos quedamos muy lejos.
La verdad es que no estoy muy al tanto sobre lo que me preguntas. Se que ahora está muy de moda grabar con el Albini, que coloca muy bien los micros, que lee revistas mientras te graba… y se poco más sobre productores actuales.
Sería divertido grabar con un productor que fuera una mezcla entre Martin Hannett y Phil Spector, una especie de genio loco con todas sus extravagancias, que lo mismo te pusiera a tocar la batería en el techo del estudio para conseguir cierta sonoridad, que sustituyera el sonido de un platillo de batería por el “flish” de un insecticida, o que te apuntara con una pistola mientras intentas grabar de forma correcta el arpegio de 3 notas de “Si desaparezco”, después de 17 intentos. Habría tiros seguros.

Nos encontramos en un momento en que myspace y otras herramientas sirven para llegar a gente que anteriormente no podía “consumir” tan fácil… En vuestro caso, ¿cuánto os ha aportado Internet?
No hay duda de que Internet es una herramienta muy valiosa, pero también ha sido un arma de doble filo para los músicos. Es verdad que en la práctica cualquier persona con acceso a Internet podría dar con nuestro myspace, lo que en teoría es muy ventajoso, pero al final hay tanto, tantísimo de todo, que sigue siendo tremendamente complicado destacar.

¿Qué tres bandas nacionales destacarías en este año?
Podrían ser muchas, me gustaría mencionar a GAF y la estrella de la muerte, Miniatura y Parade; éste último es compañero de Sello y acaba de publicar un gran disco titulado “La fortaleza de la Soledad”.

Muchas buenas críticas recibidas a lo largo de los últimos meses. Imagino que os alegra y anima, pero… Hay tantas propuestas atractivas a día de hoy que es muy complicado destacar. Poder presentar el disco en directo es esencial ¿cómo lo lleváis?
A partir de octubre celebraremos una serie de conciertos para seguir presentando “El bosque en llamas”. Iremos confirmando las fechas en nuestro myspace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.