Real Estate – Days (Domino/[PIAS] Spain)

El debut de Real Estate me dejó una sensación agridulce; me explico, las canciones apuntaban mucho más brillo del que una demasiado austera producción conseguía sacarles. Si bien me resultaba innegable el talento escondido en canciones del calibre de “Beach Comber” o “Fake Blues”, impregnadas de esa melancolía post-adolescente tan presente en sus composiciones, uno llegaba al final de este trabajo con la sensación de lo que lo que podría haber sido y no fue. Dicho de otra manera, quizás no resultaba bagaje suficiente para hacer despuntar a Real Estate del pelotón de nuevas bandas apadrinadas por Pitchfork.

Dos años después, y con un EP interesante y algo experimental por el camino, la banda de New Yersey vuelve a lo grande poniendo las cosas en su sito; fichados por Domino, su momento es aquí y ahora. De una manera fluida y natural, fueron llegando a mis oídos las dos perlas que hacían presagiar que todo iba por buen camino; primero el glorioso “Out of tune” publicado en un single de los que hacen época acompañado de la sobresaliente “Reservoir” como cara-b (tema  que finalmente se quedó fuera de Days y que viene a demostrar la calidad del material que tenían entre manos). Después, y poco antes de la salida del disco, era “It’s Real” la que aparecía para demostrar que también pueden elaborar singles perfectos para sonar en las radios de medio mundo. Normal, pues, que su nuevo trabajo fuera esperado por servidor como agua de mayo.

Con una producción que por fin les hace justicia, y con unas canciones varios cuerpos por encima de las del debut, Real Estate consiguen sonar a ellos mismos a pesar de tener referentes tan claros y de tanto valor como The Beach Boys o The Feelies. A ellos podemos sumar la lógica influencia de Ducktails,  la banda paralela de uno de sus miembros, Matthew Mondanile, cuyos lánguidos y etéreos desarrollos palpitan en el desarrollo del disco y se materializan de manera concreta en “Wonder Years”, firmada por él.

Los cuarenta minutos de “Days” fluyen desde las certeras dianas de pop directo (“Easy”, la propia “It’s Real”, o la quizás algo Death Cab For Cutie, “Municipality”) pasando por las conmovedoras atmósferas de “Green Aisles” y “Out of tune”, dejando para la recta final los intrincados ritmos de “Three Blocks” o “All the same”, siempre con esas guitarras cristalinas en primer plano, fundidas en mágica armonía con las armonías vocales de un Martin Courtney que alcanza el cielo a través de algunas de sus mejores letras jamás escritas.

En tiempos dominados por las modas (chillwave, post-punk, nu-rave…), Real Estate consiguen firmar un soberbio tratado de pop atemporal destinado a perdurar y a ser recordado más allá de caprichos efímeros y pasajeros. Sus diez canciones son motivo más que suficiente para seguir sus pasos con detalle y es que uno sólo se los imagina creciendo en un futuro inmediato que sin duda les pertenece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien