Romería Pop – Parque de Belvís (Santiago de Compostela)

La nube que ha decidido tapar los cielos gallegos durante tantos meses, amenazaba a primera hora de la mañana con estropear la segunda Romería Pop en Santiago D.C.  Los asistentes más madrugadores se armaron de botas y vestuario «cebolla» por si la cosa no cambiaba y el día se quedaba fresco y húmedo como viene siendo habitual. Para sorpresa de todos, a eso de las 12 pudimos empezar a ver los primeros rallos de sol sinceros y nos quedó claro que iba a haber peregrinación indie hasta el parque de Belbís, tal y como habían prometido los partes meteorológicos.
La fiesta empezó puntual y los primeros asistentes anunciaban el éxito de la romería, cargados de manteles de picnic, muchos reciclando el que les habían regalado en la edición 2012 del «Optimus Primavera Sound». Los papás fueron los más puntuales y las áreas infantiles tanto de talleres y el «Escenario Pequemúsica» estaban llenos de niños con el pop en la sangre que disfrutaron de las sesiones de La Bande Ornythorinque, Bababum, Fagot y Popota y Grampoder, estos últimos más escuchados por mayores que por los pequeños.

En el escenario principal pudimos darnos un buen baño de bandas emergentes seleccionadas con gran gusto por parte de la organización. A las 13:00 horas, cuando la gente estaba aún aterrizando, Pedrito Diablo y Los Cadáveras como salidos de una película de Tarantino, animaron al personal y despertaron a los más madrugadores. Los hemos podido ver en varios eventos cuasi-veraniegos (el último abriendo el Festival do Norte) y parece que se están convirtiendo en un clásico a pesar de que su propuesta se aparta bastante de lo que se entiende como «indie».
Con los romeros con la cabeza más pendiente del pulpo y el churrasco, bocatas y demás propuestas gastronómicas e intentando soportar el sol castigador, daban comienzo Nouvelle Cuisine. Los coruñeses desplegaron su pop con mayúsculas, brillante y cuidado. Correcto decían algunos…. el sol y el hambre quizá no nos dejó disfrutar todo lo que quisiéramos, pero la verdad es que grupos de este tipo en Galicia no abundan.

Cuando ya teníamos el licor café en la mano subieron al escenario Los Huéspedes Felices. El comentario más frecuente entre el público (después de consultar su smarthphone) era: ¡llevan 20 años encima del escenario! La verdad es que no se conoce demasiado a uno los grupos con más oficio del panorama gallego, que recordó mucho a Los Flechazos por momentos.
Entre concierto y concierto, las tiendas y puestos de todo tipo de cosas (desde juguetes eróticos o cerezas del Bierzo hasta las ilustraciones de Nuria Díaz) atraían al público que no dejaba de pasear mirando y a veces hasta comprando. Alrededor de las 17:00 horas llegaba uno de los platos fuertes, Espíritu Santo, grupo promesa estatal que seguro que dará que hablar en los próximos meses. Gustó su propuesta «shoegaze patrio» y la mezcla de voces «Masculino, Femenino» ( haciendo gala al nombre de su reciente Ep, Femenino/Masculino 2013). Nos hicieron desperezarnos  y arrimarnos al escenario rápidamente, aunque se echó de menos una batería para poder llegar más arriba en algunos momentos (aspecto que están intentando resolver, según nos confirmaron después de su actuación).
Los Árboles comenzaron con el público más entregado y el sol más bajo. El quinteto compostelano nos ofreció un directo sólido y sin fisuras, sin demasiadas pretensiones pero resultón. El siguiente grupo en salir a la palestra fue el nuevo y flamante fichaje de Elefant records, Wild Balbina. Bajo la presión de una gran expectación, vimos un directo al que le falta madurar, y que seguro madurarán en sus siguientes fechas .
Como postre a un día completito llegaban los cuatro pontevedreses de Unicornibot dispuestos a que nos partiésemos el cuello bailando con su música. Son buenos, muy buenos. No hacen falta letras para transmitir esa intensidad matemática, estudiada y «buenrollismo» todo a partes iguales.  El mejor final para una tarde intensa. El público disfrutó y seguro que la mayoría de asistentes pensaron que valió la pena asistir a esta segunda romería sólo por ver a estos 4 monstruos.
Colectivo Oruga puso el broche final al día en el Club Cachán presentando su nuevo disco. No cabía ni un alfiler en el local y todo el mundo bailaba con los temas de su último Lp, «Paraíso Caníbal». El público pidió bis y los de Vigo no tenían nada preparado, así que repitieron otra vez, para gozo de los presentes, uno de los hits de su nuevo trabajo.
Desde Muzikalia damos la enhorabuena a la organización por esta segunda edición de la Romería Pop que ha sido un éxito y que ha dejado en toda Galicia un gran número de modernos con moreno de obra.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien