Rose Elinor Dougall – A New Illusion (Vermilion)

Estaba seguro que un día u otro Rose Elinor Dougall iba a dar un gran golpe en la mesa. Los dos anteriores discos tenían el suficiente porte como para esperar que llegará una gran obra. Este tercer disco de la ex The Pippetes es excepcional de principio a fin.

En A “New Illusion” (Vermilion, 2019) uno se halla arropado por una voz que sabe en todo momento llevar el mando de unas canciones pop que basculan entre la psicodelia sixties, Broadcast, e incluso el pop barroco. Una paleta de influencias que la convierten en una cantautora de tonadas atemporales. Ella misma ha comentado que este disco exigía un sonido más orgánico, con sintetizadores, vientos, y batería en directo, para conseguir un sonido táctil. Doy fe que consigue esa sensación de estar escuchando una obra muy plástica, cuyas canciones, aunque no directamente politizadas, sí que están muy dominadas por la sombra del Brexit, y las consecuencias que se han derivado de este referendum. Dougall expresa así la era post Brexit en una web británica: My hope stems from the fact that the whole thing is such a fucking shit-show that it might not happen. It’s driven a huge, huge divide in this country that has been there forever and that probably needed to be confronted. I don’t think that’s going away any time soon, whatever the outcome of [Brexit]. But it has galvanized and politicized people, and that can’t be a bad thing.”

En este álbum hay preciosas gemas envueltas en arreglos de cuerda de ensueño (“Something Real”) que van creando sendas inesperadas, también nos brinda pulsinones metronómicas para expiar fantasmas olvidados (“Take What You Can Get”) a través de hermosos versos “Someone once said “To love is to reflect”Our mirror’s image hasn’t come clear yetI ain’t a fool, I know it’s futureless Up against time, regret upon regret” acolchados por violes que hacen volar la imaginación.

El funky con bajo musculoso se alía en una excursión hacia la redención, de nuevo, con ecos a Saint Etienne (“First Sign”); “Too Much Of Not Enough” con presencia del piano, y una guitarra arregiada de fondo que recuerda a unos otoñales The Durutti Column es pura melaza para unos oídos que no dan crédito, mientras que “Christina In Red” y “Simple Things” podemos retrotraernos a aquellos sonidos que crearon los hippies del barrio de Laurel Canyon, con mención a la grandisima Mama Cass Elliot. Uno de mis discos del año.

Escucha Rose Elinor Dougall – A New Illusion (Vermilion)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.