RVG – A Quality Of Mercy (Fat Possum)

Poca información hay sobre el grupo australiano RVG, y la que existe se puede leer en su bandcamp. De ahí he podido saber que este proyecto nace y progresa adecuadamente, a tenor de este rastreo, gracias a la labor de Romy Vager, una mujer que desembarcó en Melbourne, desde su Adelaida natal, toda embutida en ropajes góticos y punkies. Es en ese momento cuando empieza a componer canciones, algunas de las cuales podemos escuchar en este notable disco autoeditado por ella, pero que parece ya tener distribuidor interesado, A Quality Of Mercy (Fat Possum, 2018), que es un hermoso catálogo de vibrantes y luminosos riffs de guitarra herencia de Tom Verlaine y de todo aquello que se hizo llamar Dunedin Sound, todo sin olvidar las ilustres raíces del pop australiano.

Vayamos al grano. Vager conduce las canciones a su antojo con su afectada y orgullosa voz -tendente a la épica, ojo, pero manteniendo el tipo- que narra episodios controvertidos como aquel episodio de los condenados en Indonesia -los Bali 9- por tráfico de drogas, y se pone en la mente de uno de los reos en la inaugural “A Quality Of Mercy”. El poderoso trabajo de guitarras -arpegiadas y fibrosas- nos lleva a pensar a un probable encuentro entre Television y The Only Ones, y más cuando la secuenciación que sigue, “Cause And Effect” y “IBM” articula un fantástico discurso anclado en un pasado pretérito que bendeciría Peter Perrett y Richard Lloyd.

Inmaculadas gemas de pop atemporal que pagan su correspondiente peaje a The Go-Betweens en “Heart Paste” y “Eggshell World” deberían no pasar inadvertidas para el oyente exigente. El fragor y la poesía que desprende “Vincent Van Gogh” ya se cocinaban en el CBGB, pero esos ecos lejanos atravesaron, también, el corazón de bandas tan imprescindibles como The Chills o The Bats, y la buena de Romy Vager es una alumna díscola en caligrafía. Cierra el disco una inmensa “That’s All” que retuerce los sentidos a ritmo de blues confesional y ponzoña como una suerte de letanía a lo Johnny Thunders con resaca. Un disco muy sabrosón.

Escucha RVG – A Quality Of Mercy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.