Sam Brookes – Sam Brookes (Helium Records )

Siempre miramos hacia atrás si es que alguna vez avanzamos hacia adelante. El álbum de Sam Brookes es un canto al folk con melodías melancólicas pop que nos lleva a un tiempo pasado. El año en que Scott Matthew dio vida a su desnudo Gallantry´s Favorite Son; Thurston Moore se desprendió de las distorsiones de Sonic Youth con Demolished Thoughts o Josh T. Pearson sacó el folk desnudo y áspero de Last Of The Country Gentlemen, Sam Brookes lanza estos ochos temas que consiguen conmover con una guitarra acústica como hilo conductor.

El álbum es conceptual en su estilo y sus canciones. Cada una ofrece algo distinto, a pesar de los lugares comunes acústicos. Le acompañan en algunos temas instrumentos de cuerda o un piano. Algunas piezas superan el esquema letra-estribillo, letra-estribillo y rompen esas barreras para presentar melodías cambiantes e imprevisibles. Brookes avanza con acordes de guitarra más veloces para luego detenerse y ofrecer algo más lento. Un buen ejemplo de ello es la maravillosa “The design”.

Sam Brookes colorea y da vida a los temas llegando a límites insospechados como en “Like a butterfly”, en la que el cantante fuerza la voz al estilo de Glen Hansard sin llegar a sonar tan sucia. Y no sólo es mérito suyo sino también de sus productores: Chris Hughes (Tears For Fears, Robert Plant y Paul McCartney) y Frith Marcos (Electric Soft Parade y Tom McRae). La belleza impregna cada una de sus ocho canciones, que no cansan sino que atrapan como el caso de “In weeks”, que abre el disco, y “Platform 16”. Sin estridencias, los punteos de guitarra y los acordes van incrementándose hasta llegar al final del disco con “Glass house E”, en el que Brookes se despide con la entrada de más instrumentos, batería y guitarras eléctricas, cerrando el círculo del LP.

El álbum destila las influencias del clásico Tim Buckley, la bella voz de Joni Mitchell, Andrew Bird o Nick Drake. De tocar a bares, clubes, centros comunitarios a bibliotecas hasta participar en espectáculos con Scott Matthews y Cherry Ghost e ir de gira con Ray Davies, el joven Sam Brookes irrumpe ahora para presentar este brillante disco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.