San Miguel Primavera Sound 2012. Asistimos a la nueva edición del festival barcelonés

Intro

Y hasta aquí la edición del 2012 del Primavera Sound. Dicen “los entendidos” que la más floja, musicalmente. Que se lo digan a los que, extasiados, miraban el reloj sin dar crédito a las tres horas de set de The Cure. Que se lo digan a los que han estado años esperando a que Refused regresaran, y ahí estaban, a 50 metros dándolo todo. Que se lo digan a los que se pellizcaban en el Auditori viendo a Jeff Mangum y recreándose en la fantasía del posible regreso de Neutral Milk Hotel.

Es cierto que el jueves venía cargadito, pero que el viernes, y sobretodo el sábado, la cosa cojeó un poco. Demasiados huecos con relleno. Algunos que pincharon y otros que no estuvieron a la altura. Pocos descubrimientos espectaculares, pocos conciertos de los de vibrar. Mucho hype. Muchos grupos repetidos. ¡Muchos sets repetidos!

Pero este año ha sido el año de la valentía. El año de dar una colleja al talibán ultra-indie con nombres como Franz Ferdinand o Kings of Convenience. El año de apostar por el metal, con sus cabezas de cerdo y su contundencia que, a pesar de lo que parecía, nunca estuvo fuera de lugar. El año de jugárselo todo a la carta de dos cabezones de cartel. Y creemos que la balanza, aunque algo más justita que en otras ediciones, se inclina a lo positivo.

Y a partir de ya, a empezar la porra del 2013. ¿Tres apuestas seguras? Wilco, Shellac y Yo La Tengo. Lo nuestro son las predicciones, oigan.

 

 


Jueves 31 de mayo

Pegasvs (Escenario Pitchfork)

Mezclen en una coctelera la sensualidad de Entre Ríos, un poco de kraut y la oscuridad suficiente para evitar cualquier atisbo de empalago, y el resultado será Pegasvs. La enésima aventura musical de Sergio Pérez García (Thelematicos, Joe Crepúsculo) yLuciana della Villa (Sybil Vane y Anticonceptivas), vuelve a ser un acierto, como demostraron sobre el escenario Pitchfork. La única pega, que “El final de la noche”, con algo menos de luz (el concierto fue a las 17), hubiera sonado 3 veces mejor.

ps12pegasus

 

La Estrella de David (Escenario Ray Ban)

Con un calor nada piadoso se concentraban un puñado de feligreses a disfrutar del cumplidor David Rodríguez y su Estrella. Poniéndoles más ganas de las exigidas para tan temprana hora sacaron a pasear su aplaudido “Maracaibo” (2011). Sonidos ásperos, engañosa dejadez escénica y el acompañamiento de La Bien Querida fueron algunos de los ingredientes que acompañaron notables canciones, como la inicial “Escalofrío”,  los hermosos paisajes sonoros  de “La Carretera” o el entrañable dueto de “Anita”. Suavidad y cinismo brutal aderezado por momentos de un gustoso guitarreo.

ps12estrelladavd

 

Doble Pletina (Escenario Vice)

Doble Pletina son uno de los pocos grupos que han tocado en un festival del tamaño e importancia del Primavera Sound sin haber publicado un solo disco. En su haber discográfico únicamente poseen tres singles en vinilo y mp3, así que lo que ofrecen debe ser importante, y no solo consiste en tocar alguna canción con una sierra acústica. En efecto, su interpretación del indie pop más clásico es deliciosa, y tiene momentos ya históricos como “Música para cerrar las discotecas”, que no es su mejor canción por cierto. En elPrimavera estuvieron sobrios y contenidos, alejados de sus últimas actuaciones más bailables. Un buen comienzo para la primera jornada del festival.

ps12doblepletina

 

Unicornibot (Escenario Vice)

Desmadre a la gallega es lo que se estaba dando de la mano de este joven cuarteto pontevedrés a través de su rabioso post hardcore (matemático en momentos) sin espacio para la voz. Algo desmelenados y frenéticos por instantes, estos canteranos del ruidismo gallego dejaron el pabellón patrio en buen lugar gracias a su entrega y rapidísimas guitarras.

 

Baxter Dury (Escenario San Miguel)

Baxter Dury, el hijo de Ian, musicalmente alejado de la new wave de su padre, se acerca cada día más a su padrino musical, Jarvis Cocker (ha sido el telonero del Pulp en su última gira británica). Acompañado por los coros deliciosos de Madelaine Hart, Baxterofreció toda una demostración de pop de profunda personalidad, teñido de elegancia y con un agradable punto de psicodelia.

ps12baxterdury

 

 

Archers of Loaf (Escenario Ray Ban)

El grupo prototípico del Primavera: reunión de banda de indie rock de principios de los noventa que tanto grupo en los fieles al festival. A pesar de no ser Pavement ni Superchunk, y a pesar de llevar disueltos más de diez años, dieron una buena muestra de lo que algún día fueron sin recrearse en la nostalgia. Algo oxidados pero con irreprochables ánimos sacaron del cajón lo más granado de sus tres primeros discos. Marcando distancias con los clásicos de su primer gran álbum “Icky Mettle” como “Wrong”, “You and Me”, “Pumbline” o “Might”, sabiendo endurecer su sonido hacia ambientes no tan confortables para rematar con el trallazo “Harnesesed in Slums”. Gran acierto por parte de los programadores.

 

Iceage (Escenario Pitchfork)

A ver si los organizadores del Primavera van a tener razón y esto del heavy tiene más sentido de lo que parece. Y no lo digo por Liturgy y similares dinosaurios, sino por una nueva hornada de grupos indie que le añaden un poco de hardcore a lo que tradicionalmente se puede hacer bajo dicha etiqueta y el asunto no suena mal. Por potencia, pasión y originalidad, apunten Iceage como grupo a seguir.

ps12ice

 

Peter Wolf Crier (Escenario Vice)

Cada año, uno de los atractivos del festival es ese escenario que está al lado del mar. Lejos de todo y con una escaleras criminales, sí, pero estar viendo un concierto a 20 metros del agua es una maravilla. Este año, en una restructuración de escenarios, en el espacio donde antes había uno, han conseguido hacer caber dos. Y eso puede ser un problema para una propuesta como la de Peter Wolf Crier, con momentos de intimidad sonora que se veían a ratos contaminados por los decibelios de los vecinos punks del escenario contiguo Iceage.

Aun así, armados solamente con una batería y una guitarra, más un looper para ir acumulando capas de voz, Peter Pisano y Brian Moer consiguieron que su set transmitiera emoción, tanto el los pasajes más delicados como en los arranques guitarreros con distorsión y los temas de su Garden of Arms sonaran turbadores y bonitos. A lo mejor le faltó la exquisitez de los arreglos del disco y no estoy muy segura de que fuera la propuesta para un escenario de festival. Pero mostraron solidez y dejaron la impresión de que en distancia corta pueden ser arrebatadores.

 

Afghan Whigs (escenario San Miguel)

Los de Greg Dulli, como un gran número de grupos del primer día de festival, llevaban desconectados un buen puñado de años (en concreto once), pero no sirvió de escusa para que los de Cincinnati brindaran un show repleto de intensidad, músculo, sobriedad y perfecta ejecución. De la mano de un repertorio que recogía desde la suave agresividad de sus primeros años (“I´m Her Slave”, “Gentelmen”, “Fountains of Fairfax”) hasta su posterior vertiente más soulera (“66”,  y las versiones “See and Don´t See” y “Lovecrimes”) demostraron lo que significan las tablas y ejecutar encomiablemente un rico legado. A destacar la sobrada voz del también líder de losTwilight Singers, cumpliendo ampliamente las expectativas puestas.

 

Grimes (Escenario Pitchfork)

Poco después de empezar Claire Boucher exclamaba que nunca había tocado ante tanta gente. Al mismo tiempo, y sin ser ella aún consciente y quién sabe si lo fue después, estaba a punto de decepcionar a más gente al mismo tiempo como nunca antes en su vida. Concierto realmente flojo de la canadiense que ni aun trayendo uno de los discos más comentados de la temporada logró arrancar del sopor de la tarde a un escenario Pitchfork que pocas veces se vería tan lleno en toda la edición. Incapaz de decidir si quería tocar, bailar o cantar no hizo casi nada y casi nada bien y es que probablemente aparecer sola en el escenario le empieza a caer un poco grande si quiere entrar en los circuitos grandes. Uno de los pinchazos fuertes del festival.

Lee Ranaldo (Escenario ATP)

Divorciados Thurston Moore y Kim Gordon, el futuro de Sonic Youth es tan oscuro como su música. Todo lo contrario que la propuesta en solitario de Lee Ranaldo, que evita el abuso de la distorsión y suena a limpio y aseado. Quizás demasiado serio, cualquier concierto de este hombre es una lección de guitarra y buenas canciones.

ps12leeranaldo

 

Death Cab For Cutie (Escenario Mini)

Hace algo más de 6 años que Death Cab for Cutie no hacen gira de salas por España y tampoco es que se prodiguen demasiado en festivales en los últimos tiempos. Así pues, esperábamos con ganas su estreno en el Primavera Sound “un festival en el que teníamos muchas ganas de tocar, porque nos han hablado maravillas de él” (palabras textuales de Nick Harmer, bajista), y más si, como nos comentaron horas antes del concierto, tenían preparado un set bastante especial para la ocasión.

ps12dcfc

 

Y para la ocasión abrieron (de forma poco original) con “I will possess your heart”, un tema de calentamiento hasta que afinaron el sonido, afilaron los instrumentos y sacaron músculo. A partir de ahí, set conciso y eficaz para festival, pero sin llegar a lo previsible. Con “Crooked Teeth” y sin “Title and Registration”. Con “Cath” y sin “I will follow you into the dark”. Con un Walla concentrado y un Gibbardeufórico. Con Nick Harmer y Jason McGerr sonando precisos hasta lo quirúrgico. Y sí, por supuesto que ese problema puntual de la mesa que los dejó sin ampli durante 20 segundos fue un poco cutre, pero con esa grandiosa versión casi post-rock de “We Looked Like Giants” que alargaron más de 15 minutos, les perdonamos hasta que no acabaran con “Transatlanticism”. Mucho mejor el cierre con “The Sound of Settling ” para continuar la noche con fuerza.

Mazzy Star (Escenario Ray Ban)

Seguía aumentando la cuenta en cuanto a sonadas reuniones, aunque en este caso Hope Sandoval nunca se ha ido en exceso. Compartiendo hora con otros que también se mueven por los derroteros de la emotividad a flor de piel (Death Cab For Cutie), Robacky Sandoval intentaron dar cobijo a la noche del Forum de la mejor forma que saben. Más directos que sugestivos, apostaron por una plácida envoltura rock añadiendo un buen número de acompañantes encima del escenario, diseccionando su corta pero plausible discografía. A su vez presentaron “Common Burn” y “Lay Myself Down”, nuevo material después de 15 años. Por supuesto la cúspide de la velada (más que concierto) se halló en “Fade into you”, clásico imperecedero que hizo que la compañía de una pareja al lado se hiciera indispensable.

 

Mudhoney (Escenario ATP)

El Primavera Sound 2012 ha sido un festival de sonidos duros y varias resurrecciones. El jueves fue el día de la vuelta triunfal deRefused y también de Mudhoney, un grupo que mantiene la energía de hace 20 años y sobre todo, la capacidad de hacer grandes canciones. Tocaron sobre todo un disco inédito grabado en los 90 con Kim Salmon (The Scientists), pero también varias canciones inmortales. El público lo celebró en grande. Uno de los conciertos más animados del día, lleno de fans, alegría y recuentros con magníficas canciones.

 

Wilco (Escenario San Miguel)

Si algo debe de saberse sobre este festival, es que además de estar en frente del mar, Wilco cuando toca aquí (y no es poco), nunca defrauda. Esta sencilla ecuación, pero altamente productiva, se convertirá en oro puro si le añadimos las sensaciones que han sabido transmitir en su último disco de estudio. Todo lo que queda es oír y disfrutar.

ps12wilco

 

Con mejores sensaciones que la edición del 2010, el combo de Chicago dio testimonio de un gran estado de forma. Sin problemas de sonido, otorgaron a sus fieles un compendio de canciones perfectamente equilibrado entre el hoy y el ayer. Comenzando a alimentar paladares con “Poor Places”, pronto revolvieron al público de sus posiciones gracias a “Art of Almost”, electrónica y desarrollos “made in Wilco”, refrescante e inaudita, para enganchar sin miramientos con los ritmos pop de “I Might”  y encandilar con la bella y estimulante “Impossible Germany”  donde la guitarra del espasmódico Nels Cline se erige como elemento comunal con el entregado público.

Concierto de momentos, inolvidable fue la turbadora “How to Fight the Loneliss”, así como ultraclásicos “Jesus, etc.” o la elevación final con “Shot in a Arm”. Los de Jeff Tweedy visto lo visto con estos directos pueden estar tranquilos en su pedestal del estrellato rock haciendo lo de siempre tan bien como siempre.

ps12wilco2

 

Beirut (Escenario Mini)

Después de la intensidad de las guitarras de Death Cab for Cutie en el escenario Mini del Primavera Sound, tocó el turno de Beirut, que coincidía con uno de los cabezas de cartel: Wilco. La decisión no era sencilla. Era para muchos la más difícil del festival. Manadas de gente se iban pero otros llegaban para ver a la banda de Zach Condon presentando los temas de The Ripe Tide (2011). Se mostraron tímidos ante una marea de persones decididas en que entre Wilco y Beirut elegían los tintes balcánicos y mexicanos de los segundos.

Y comenzaron con un hit de su último disco: “Santa Fe” en la que Condon tocaba la trompeta acompañado por cuatro miembros de su banda. El comienzo no fue explosivo ni esplendoroso, puede que Beirut no juegue tampoco a esos juegos. Sin embargo, al tema insignia de The Ripe Tide le faltaba la sonoridad instrumental y la fuerza pop que sí consiguen en el álbum.

Por momentos, parecía que el escenario era demasiado grande para ellos. Una sensación que se mantuvo a lo largo de casi todo el concierto. Al directo de Beirut le faltó energía y garra. Y no me refiero a que se esperaba una explosión de guitarras distorsionadas ni melodías super movidas. La apuesta de Beirut es otra cosa, es una revolución musical tranquila, hecha con instrumentos de viento. La intensidad que ellos derrochan en sus discos no consiguió plasmarse en el escenario.

El grupo musical estadounidense defendió su sencillez y sus melodías balcánicas con instrumentos de viento, acordeón, percusión y en alguna de las canciones con ukelele, pero realmente no consiguieron hacer despertar al público. Y eso que Zach Condon hizo un repaso de casi lo mejor de su discografía con temas como la intensa ´The Gulag Orkestar´ y ´Mount Wroclai (Idle Days)´, de su primer disco de The Gulag Orkestar y ´Nantes´, de The Flyinc Club Cup. No faltaron canciones de su último disco como “A Candle´s Fire” o “Vagabond”.

 

Thee Oh Sees (Escenario ATP)

Guitarras y ritmos fuertes han sido dueñas del Forum durante tres días, así que no podía faltar un poco de garage. Thee Oh Sees son uno de los grandes renovadores de un género desgraciadamente en desuso, y una auténtica galerna de energía y pildorazos. Terminaron el concierto con todo el público botando, así que pidieron permiso para seguir tocando un poco más y se lo concedieron. Bien hecho, fue una de las fiestas del festival.

ps12ohsees

 

The XX (Escenario Mini)

Hace apenas unos días, The XX ofrecían una serie de conciertos en salas pequeñas de Londres donde estuvieron presentando algunos de los temas nuevos de su próximo disco. Muchos creímos que se trataba de, vamos a llamarlo “ensayos previos” para sus grandes citas de esta primavera / verano. Así, esperábamos, o al menos yo lo esperaba, que el concierto en el Primavera Sound fuera a) la presentación oficial de un nuevo set en directo con estreno de temas, y b) la oportunidad de resarcirse de sus conciertos anteriores por aquí, que no se pueden calificar precisamente de espectaculares. Ese era el trato que yo había hecho mentalmente con ellos.

La segunda parte del trato la cumplieron a la perfección. Desde la puesta en escena, espectacular y gélidamente bella, hasta el sonido, el concierto fue de primera. Sonaron bien, tocaron bien, se les veía algo más sueltos y todo funcionaba como estaba previsto. Pero la primera parte del trato falló, porque se limitaron a hacer un calco de sus conciertos de presentación del disco homónimo de debut, tocándolo casi entero y dejándonos un poco con las ganas. Hubo temas nuevos, pero tan parecidos a los anteriores que quedaba la duda de si no eran caras b. “Vcr” o “Crystalized” son temas imponentes, no se puede negar, pero todo sonó bastante monótono y ellos no ayudaron con su actitud impasible.

Qué queréis que os diga, después de verlos en directo tres veces, creo que son una banda que se disfruta más entre cuatro paredes y con auriculares, que viéndolos encima de un escenario.

ps12XX

 

Danny Brown (Escenario Pitchfork)

Aunque el hip hop sigue esperando a que el Primavera Sound apueste fuerte por él otra vez como ya hizo en el 2008, los raperos siguen contando con su ya habitual pequeña pero selecta presencia. Seguramente el más interesante de la edición era Danny Brownque venía con uno de los discos más relevantes del pasado año. Lamentablemente no congregó demasiada gente y quien sabe si por eso su set no llegó ni a la media hora. Aún podemos contentarnos que hizo una buena actuación casi haciendo olvidar las inofensivas y flojas bases que desplegó el DJ. Pero inevitablemente el conjunto supo a poco y más aún cuando se había sacrificado a Refuse por él. Ahora solo falta que mejore su directo para que tengamos a uno de los artistas de hip hop más interesantes de seguir actualmente.

 

Refused (Escenario Ray Ban)

Para el que escribe, el último reencuentro de la noche y sin género de dudas el más vibrante vino de la mano del hardcore accesible de estos incombustibles suecos. Posiblemente no necesitemos un nuevo disco suyo, pero sus canciones, como bien afirmó su cantante Dennis Lyxzén están más vigentes que nunca. ¿Receta? Lucha contra el sistema y punk extremo. Lo que viene a ser “The Shape of Punk to Come”, su mejor legado y el que definiría el transcurso del abrasador concierto. Gran derroche de energía y vitalidad, el quinteto movió a su antojo a las turbas gracias al martillo iniciático de “Worms of the Sense”, o rabiosas explosiones como “Liberation Frecuency”. Contundentes trallazos edulcorados con armonías casi tatareables. Hacia el término del “combate” sonaron los chispeantes acordes de su gran hit, “New Noise”, y todo se vino abajo. Literalmente

Franz Ferdinand (Escenario San Miguel)

Me parece que Franz Ferdinand son la banda del cartel de este año que más he defendido. Ante quienes los tildan de multitudinarios (pero “se olvidan” de la masa que arrastra The Cure). Ante quienes los tildan de facilongos (y luego se van a otros escenarios pequeños a ver hypes que son calcos de calcos). Ante quienes aseguran que ya no tienen ningún interés (e intentan acordarse de qué estarían haciendo en 2004 mientras los escoceses tocaban en algún escenario del Primavera del Poble Espanyol).

ps12franzferdinand

 

¡Cómo si Alex Kapranos y los suyos no hubieran demostrado ya a estas alturas la que son capaces de montar sobre un escenario! Empieza a sonar “Darts of pleasure” y los pies se van solos. Y para cuando atrona “Dark of the Matinee” o (la enormérrima) “Michael”, el público ya está rendido. Aunque esta vez hubo un pero y es que las nuevas canciones, las del esperadísimo cuarto disco, no acaban de tener la pegada de los clásicos. Ni “Right Thoughts” ni “Brief Encounters” dieron la talla. Y encima sirvieron, allí aprisionadas entre “Tell her tonight” o “Do You Want To”, por ejemplo, como pequeños frenos al arrebato fiestero, como pesos que lastraron un directo que, en ocasiones anteriores, había sido como una apisonadora.  Así que acaban con “Jaqueline” y piensas, sí pero no.

ps12franzferdinand2

 

A$AP Rocky (Escenario Pitckfork)

El “hype” auspiciado por entre muchos el medio que daba nombre al escenario, trajo a sus aledaños a un buen número de curiosos deseosos de saber qué y cómo sonaba lo que se escondía detrás de este fenómeno de Internet. Alto nivel de expectación que sin llegar a defraudar completamente no se pareció a las pequeñas revoluciones vividas con gente como Odd Future el año pasado.

 

Japadroids (Ecenario Vice)

Soy muy aficionado a los grupos que hacen más con menos. Así que no se extrañen mi debilidad por una banda que con una guitarra y una batería hacen un disco que atreven a llamar Celebration Rock. Para que el invento funcione hay que tocar bien y fuerte, y estos dos canadienses hicieron ayer ambas cosas a tope. Menuda demostración de ruido en un impactante diálogo entre una guitarra y una batería sin límites (punk, hardcore, grunge…). Lo raro es que sean canadienses, país con fama de sosegado.

ps12japandroid

 


 

 

Viernes 1 de junio

Cuchillo (Escenario Ray Ban)

El folk árido de aires expansivos (aunque también en otros momentos vitaminado) del trío barcelonés sirvió de perfecto entrante a los que se acercaron a tan temprana hora. Calidas atmósferas para tan calidas horas para presentar su nuevo largo “Encanto” y rescatar temas de su primogénito como “Come with me”, evocadora y escapista. La suma del saxo en las dos últimas piezas regaló un toque  de elegancia a la sudorosa tarde barcelonesa.

ps12cuchillo

 

Picore (Escenario Vice)

Buena actuación de Picore que supo encajar de maravilla en el soleado y ventoso escenario Vice a primera hora de la tarde. Directo entregado, canciones con las que van más que sobrados y una actitud muy cercana al público más madrugador del festival. Su llegada al Primavera Sound significa la culminación del run run que ya llevaba un tiempo acrecentándose sobre estos zaragozanos aun cuando ya lleven una más que respetable trayectoria. En una edición en la que aparentemente el público nacional recupera presencia, su programación y consecuente promoción es un gran premio para una banda que lo merece de verdad.

ps12picore

 

Fasenuova (Escenario Vice)

Suele decir Alberto Guijarro, director del Primavera, que todas las ediciones incluyen algún grupo para provocar al público. Quien no conociera a los asturianos Fasenuova y se acercara al escenario Vice a primera hora del viernes podría haber pensando perfectamente que había encontrado al topo. Pero no, aunque no lo parezca por lo inasequible del asunto, Fasenuova son una de las sensaciones del underground electrónico patrio, capaces de ofrecer una propuesta única. Letras propias de un trovador, sonidos tan industriales como solo es capaz de sintetizar un Korg, y gritos en vez de voces, atrajeron a un público formado sobre todo por periodistas, músicos y unos pocos valientes.

ps12fasenuova

 

 

The Chameleons (Escenario Ray-Ban)

El Primavera acertó al contar en esta edición con uno de los mayores (a pesar de estar injustamente infravalorados) iconos del post-punk de los primeros 80´s: The Chameleons. Y es que aún teniendo en cuenta el hecho de que el horario y el calor no acompañaran, de que los dos guitarristas originales no formen parte de esta resurrección y de que este género no sea terreno abonado en el festival barcelonés, el lleno en el escenario Ray-Ban fue total.

ps12chameleons

 

A pesar de la escasa duración del concierto y de un setlist en el que faltaron clásicos de los de Manchester (señores, ¿qué hay de “Up the Down Escalator” o “Swamp Thing”?), Mark Burgess y sus compañeros salieron victoriosos combinando la oscuridad y potencia de “A Person Isn´t Safe Anywhere These Days” o “Monekeyland” (ambas de su célebre “Script of the Bridge”, 1983) con la magia dream-pop de “Seriocity”, “In Answer” y “I´ll Remember” (extraídas de su primer adiós en los 80, “Strange Times”, 1986).

Para el final, y bajo la premisa “esta música fue hecha en Manchester” por parte de Mark, llegó la intensidad de “Soul in Isolation”, el recuerdo al “Transmission” de Joy Division en “Singing Rule Britannia”, una nueva canción, “Heaven” y la traca final con ese mito llamado “Second Skin”, interpretado con rabia desde el foso por el líder de esta gloriosa banda.

 

Jeff Mangum (Auditori – Escenario Rockdelux)

Cuando se supo la inclusión del líder de la banda de culto Neutral Milk Hotel, en muchos nació una sensación similar a la navidad. La excitación era máxima así como el deseo. Con un formato completamente desnudo (guitarras y su desgarradora voz) pronto demostró la inusitada importancia que se le dio a un disco como “In a Aeroplane Over the Sea” poniendo de primeras sobre el tapete la conmovedora “Oh Comely”. Impactante inició. Mal gestionado que sólo la escuchara un tercio de los asistentes por abrir sólo cinco minutos antes puertas.

Poco importó que la afinación no fuera la de antaño y se pudiera echar de menos los ingeniosos arreglos conseguidos en estudio. Son canciones nacidas desde la austeridad y temas como “Two Headed-Boy” o la coreada “Aeroplane Over the Sea” consiguen tocar fibras de cualquiera de las formas.

 

Rufus Wainwright (Escenario San Miguel)

De las muchas variantes de espectáculo con el que hemos visto a Rufus Wainwright, tal vez el formato de banda convencional sea el más aburrido. Entiéndanme, en Rufus nada es convencional, pero la banda que se trajo al Primavera Sound para presentar su reciente “Out of the game” se parece mucho a las que acompañan, qué sé yo, a Elton John. Desde las coristas a las guitarras, mercenarios que se suben al escenario con clase y una calidad exquisita, pero que aquí demostraron no tener el feeling que le pega a un divo como Wainwright.

O tal vez fue Rufus, que se dejó el divismo en casa, y con él una buena parte de su carisma (que no de su encanto). Y se mostró educadísimo y simpático, pero más comedido y menos provocador. Lo que es lo mismo: menos entretenido. O a lo mejor es su disco nuevo, ese en el que ha querido recuperar su sonido pop y cuyas canciones pecan, también en directo, de falta de originalidad. Él lo defiende a capa y espada, y así lo demostró con un setlist en el que incluyó hasta seis temas nuevos, entre ellos “Candles” o “Jericho”, además del que da nombre al disco “Out of the Game”. Pero aunque también tuvo tiempo de un par de versiones (una de de su padre) donde más lució el set fue con los, ya clásicos, “Going to a town” o “The one I love”.

La verdad es que es bonito ver ponerse el sol con Rufus y su banda tocando. Pero es que la voz de las coristas estaba demasiado alta, él sonaba bastante anodino y en general todo daba un aire como a espectáculo encorsetado. ¿Volverás a brillar, no, Rufus?

 

Girls (Escenario Mini)

Que Girls es una de las mayores esperanzas del pop actual y que con sólo dos discos y algún que otro EP cuentan con hits como la copa de un pino es tan cierto como que el viernes, en una plaza tan importante como el Primavera, no supieron transmitir todo ese potencial que atesoran.

Si bien la puesta en escena y el setlist fueron brillantes, el escaso volumen (esto no es culpa de ellos) del escenario Mini y la escasa potencia vocal (esto tampoco es su culpa  pero no les favorece) de Christopher Owens deslucieron himnos como “Laura”, “Lust for Life” o la preciosa “My Ma”, que por desgracia se llevó el viento de levante sin llegar a emocionar ni la mitad de lo que lo hace en disco.

ps12girls

 

I Break Horses (Escenario ATP)

El dream pop es un estilo atractivísimo, pero que tiende a empalagar si no se maneja con moderación. La sal de esta historia es el ritmo, que modula desarrollos y melodías que tienden a alargase “ad eternum”. Los suecos I Break Horses, como Ride o Cocteau Twins lo hicieron en el pasado, han encontrado un interesante punto de equilibrio entre la ensoñación y la realidad. Huí de Girls saturado de flores y belleza efímera, y I Break Horses para caer de lleno en una atmósfera de liviana y agradable envoltura.

ps12ibreakhorses

 

Harvey Milk (Escenario Vice)

Si alguno pensaba que debido al nombre del grupo (famoso activista pro gay) iba a disfrutar de un pop edulcorado, con suaves melodías y quizás algún aparatito que tanto gusta a los modernotes,…., pues no. Los de Athens disparan un metal ultrapasado, deudor de Motorhead y las aguas pantanosas. Sin artificios ni remilgos dieron de comer pura carne cruda y no “blues rock” como ellos irónicamente avanzaban. Un grupo duro made in Primavera Sound 12

 

Big Star´s Third (Auditori)

Permítanme contar el concierto de Big Star & Friends desde el lado más sentimental y menos musical. Third/Sister Lovers fue un disco tan grande como ignorado y terminó destruyendo a sus creadores. Treinta años después de su publicación, Jody Stephens y único miembro vivo de la formación original de Big Star ha decidido rendirle el homenaje que se merecen, tanto el álbum como Alex Chilton, Chris Bell y Andy Hummel. En esta aventura no está solo, le acompañan un buen puñado de músicos a los que les cambió la vida después de escuchar Big Star. Como si aquello fuera la selección internacional de un deporte llamado power pop, sobre el escenario jugaron con canciones y se divirtieron tan o más que un público hipnotizado en un escenario perfecto, Norman Blake (Teenage Fanclub), Ira Kaplan (Yo La Tengo), Alexis Taylor (Hot Chip), Mike Mills (R.E.M), Chris Stamey (The dB´s), Ken Stringfellow (The Posies), e incluso Jeff Tweedy de Wilco. Irrepetible, hubiera valido la pena ir al Primavera solo por ver este concierto.

ps12bigstar

 

Christina Rosenvinge (Escenario Mini)

Ubicada en el escenario más lejano y solapándose con la gran estrella del festival, Christina Rosenvinge ni perdió la sonrisa ni decreció su actitud por la poca gente que se reunió en su actuación. Había prometido cambios y allí los encontramos. Acompañada por una banda en la que destacaba Raül FernándezRefree”, Rosenvinge ejecutó un concierto más rockero y distorsionado de lo que habitualmente ofrece. Oscureció su sonido pero la intimidad con la que habitualmente envuelve a sus conciertos permanecía intacta. De paso aprovechó que Codeine se pasaba por el Fórum para conseguir que Chris Brokaw se subiera con ella al escenario. Un concierto muy agradecido para quien le dio la oportunidad y que recuerda que pensar diferente siempre sale rentable en el Primavera Sound.

 

The Cure (Escenario San Miguel)

Sin duda esta edición de 2012 se recordará como la de las tres horas de The Cure. Y eso será así tanto para los que disfrutamos de cabo a rabo de estos 180 gloriosos minutos, como para los que huyeron tras el arrollador inicio de concierto y esa impagable sucesión de clasicazos, como incluso para los que no se acercaron un solo minuto a disfrutar de las locuras de un alegre Robert Smith y de sus secuaces, Simon Gallup, Jason Cooper, Roger O´Donell y sus añorados teclados y el nuevo fichaje y ex guitarrista de David Bowie,Reeves Gabrels.

ps12cure

 

Se puede decir que lo que Robert y los suyos están ofreciendo en este SummerCure 2012 es lo de siempre, un repaso a una trayectoria mítica, con la diferencia de que en esta ocasión están dando rienda suelta a su faceta más pop, psicodélica, alucinada y en ocasiones errática (tres temas se marcaron del fallido “The Top” (1984) y dos de ese tostón que es “Wild Mood Swings” (1996), los cuales sin embargo sonaron de lujo), en detrimento de su faceta más oscura y depresiva, que “sólo” se vio representada por las inmensas “100 Years”, “From The Edge of the Deep Green Sea”, “Play for Today”, “A Forest” y “Disintegration”.

Temas que en disco sueles ignorar, como “Mint Car” o “Bananafishbones”, bizarros pildorazos pop como “Let´s go to Bed”, “The Caterpillar” o “The Walk” y sorpresones en toda regla hasta para el fan más “hardcore” como “Just One Kiss” o “Fight” se mezclaron a la perfección en la noche barcelonesa con los clásicos de siempre, esas canciones que llevan años haciéndonos soñar. Por si hace falta enumerar: “Pictures of You”, “Just Like Heaven”, “Push”, “Trust”, “Inbetween Days”, “Lullaby”, “Friday I´m in Love”, “Close to Me”, “High”, “Lovesong”, “If Only Tonight we Could Sleep”, “The Lovecats”…

ps12cure2

Desde el mejor comienzo de concierto posible en el mundo, la gloriosa “Plainsong”, hasta un “Boys Don´t Cry” que supuso el tercer bis y la despedida (trigesimosexta canción y ya temíamos que les cortaran la luz), The Cure volvieron a demostrar que son una banda especial, tal vez la más especial de todas.

 

The Drums (Escenario Ray Ban)

Pura fiesta. Eso es lo que se respiraba en la pista de baile que en un instante crearon “esos neoyorquinos que parecen ingleses”. Abriendo fuego con “Me and the Moon”, la cara de buenrollismo en la gente marcaba la tónica. Parecía como si parte del público necesitara bailar y mucho después de la resaca de The Cure.

ps12drums

 

Con cierto desenfado y contenido desparpajo, Jonathan Pierce lanzó himnos como “Money”, “Best Friend”, “Forever and Ever Amen” olvidándose de cierta carga de profundidad que algunos cortes de sus trabajos de estudio encierran. Y por si fuera poco, a sabiendas que la gente no la esperaba (ellos la veían como su “Creep”) van e invitan a coger olas con ellos al público con “Let´s go Surfing”. Reconfortante frescura entre tanta trascendental propuesta

 

M83 (Escenario Mini)

Si hubiera que dar un premio a la mejor escenografía del festival, sería para el concierto de M83 en el escenario Mini. Consiguieron meter un cielo plagado de estrellas dentro del escenario. Un auténtica preciosidad.

Si hablamos de la música de su concierto, también se puede utilizar el mismo adjetivo: una auténtica preciosidad. Los franceses le tienen pillado al punto a ese pop electrónico que podría peligrar al borde de lo insustancial, pero que siempre resuelven con temas, y sobretodo discos, altamente disfrutables.

Eso sí, yo esperaba de ellos que tuvieran una pegada que no tuvieron. Esperaba que sus temas crecieran con un directo que sonó bien, bien. Pero se limitaron, desde “Reunion” hasta “Steve McQueen” a desplegar una perfección fría con la que no conseguí conectar. Vale, sí, ese final con “Couleurs” fue efectista y efectivo.

 

Napalm Death (Escenario Vice)

Lo de los grupos heavies en el Primavera fue la comidilla del invierno musical en Internet. Cientos de defensores contra centenas de detractores discutieron semanas para que al final el negro no haya sido ni mucho menos el color predominante del festival. Napalm Death, uno de los grupos que mejor ha sobrevivido a su apogeo de comienzos de los noventa, hizo honor a su gutural leyenda y lanzó trallazos por doquier haciendo las delicias de unos pocos e irredentos incondicionales del pogo.

ps12napalm

 

Dirty Three (Escenario ATP)

”¿Did you see The Cure? I didn´t! Fuck!” Warren Ellis era un lobo marsupial que se retorcía por el escenario. No paraba de soltar improperios e insultos, chuleaba al público, se cachondeaba de Bono, se subía por los baffles y además de todo eso también le daba por tocar música. Se dice que Tartarini compuso “El Trino del Diablo” inspirado por un sueño en que se le aparecía el susodicho tocando el violín. Si así fuere no me extrañaría que en el sueño Satanás tuviese la apariencia de Ellis. Concierto impecable de losDirty Three, muy bien llevado y una ejecución muy bruta. Quizás a veces parecía que sus interpretaciones eran meros descansos entre los desvaríos de su violinista pero lograron mantener una intensidad que dio muy poco respiro al público. Lógicamente presentando su último disco quizás se echó a faltar alguna más de sus primeros trabajos pero eso es algo que solo se piensa con el concierto ya terminado.

 

The Rapture (Escenario San Miguel)

Tiene el Primavera cada vez toquecillos de otro festival de cuyo nombre no quiero acordarme, como por ejemplo programar al final de la noche bandas de jolgorio y regocijo masivo. El viernes fue el turno para The Rapture, un grupo de la ya vetusta escudería DFA (¡que rápido pasa el tiempo desde que LCD Soundsystem nos dejaran!), que mantiene la esencia post-punk, pero poco a poco se mueve hacia un terreno lo suficientemente asequibles como para poder discutir a Justice el trono de las pistas de baile. Aún les queda mucho camino por recorrer. Comenzaron dulcificados con “Get Myself Into It” o “Sail Away”, y aquello no reventó hasta que recurrieron a las incontestables “House of Jealous Lovers” o “How Deep Is Your Love”. Si hubieran tocado en el Mini o el ATP, tampoco hubiera pasado nada. Uno de los conciertos favoritos para todo aquel que hubiera venido al Primavera a ver a Franz Ferdinand o The Cure.

ps12rapture

 

The Men (Escenario Vice)

No lograron embaucar a los amantes del rock extremo el cuarteto de Brooklyn en su paso por el escenario donde mayor número de grupos de los denominados duros han pasado. El convincente sonido conseguido en sus trabajos de estudio no llegó de la misma manera a los allí presentes. Con dosis de peligrosismo, rudeza y afiladas guitarras, se desplomaban a la hora de acompañarlas con garantías en el plano vocal.

 

Death in Vegas (Escenario Mini)

Espectacular concierto el que se marcaron Death in Vegas en el Primavera. Los londinenses se centraron en su faceta más instrumental y dieron prioridad a su famoso “The Contino Sessions” (1999) y a su último largo, “Trans Love Energies” (2011), con temas que parecían no parar de crecer hasta arrancar el aplauso de los asistentes.

Toda una agradable sorpresa para todos aquellos que no habíamos disfrutado aún de esta banda en directo.

 


 

 

Sábado 2 de junio

Michael Gira (Auditori – Escenario Rockdelux)

Tras la impactante actuación de su banda, Swans, en la pasada edición del festival, Michael Gira presentaba su gira en solitario en Barcelona.

Para los que han visto a Gira sobre el escenario como maestro de ceremonias del espectáculo que supone su banda, no es sorprendente la intensidad con la que desgrana, sentado y acompañado tan sólo de guitarra acústica, las magníficas composiciones que han dado fama a su grupo. “Jim”, “Oxygen” y especialmente “Blind” son buena prueba de ello.

Atleta (Escenario Vice)

Difícilmente podía hallarse en mejor emplazamiento el concierto que el dúo barcelonés regaló a los más tempraneros en la apertura del último día de festival. Sonidos expansivos e hipnóticos que parecían perderse a lo largo del mar que se extendía delante de los (“Eres el Océano”). Arpegios de guitarra que se extendían hasta el infinito (“Fe”) acrecentados por una batería demoledora, fueron desgranando su “Verdad”, balsámico último disco de estudio. Más musculosos y directos en vivo, la electrónica se asentaba en un discreto pero valioso segundo plano (“Atenas”).

ps12atleta

 

Veronica Falls (Escenario Mini)

Que maravilla cuando alguien hace indie pop con gracia. Y si además le pone un punto de garage o de surf mucho mejor. Los nuevos The Pains of Being Pure At Heart en versión inglesa demostraron unas condiciones inmejorables para convertise en una de las sensaciones del 2012, y la única pega del concierto fue que no se hiciera a una hora que permitiera celebrar mejor algunas canciones (“Come On Over”), que merecen más de un baile.

ps12veronicafalls

 

Lisabö (Escenario Ray Ban)

Lo del directo del sexteto vasco es algo escandaloso. Digno de una investigación en toda regla. Poco se puede encontrara en nuestras país y posiblemente más allá de nuestras fronteras con más fuerza, rabia y pasión que lo que depositan el sexteto en las tablas. Con una formación fuera de lo corriente, la llamada 4×4 (dos baterías, dos bajos, dos guitarras y dos voces) consiguieron meter a su público en una espiral de sonido de las que resulta imposible bajarse, una autentica montaña rusa de hardcore visceral, depositando todo lo que tienen en las fauces de los espectadores.

ps12lisabo

 

Jeff Mangum (Auditori – Escenario Rockdelux)

De Jeff Mangum se ha dicho de todo, que si freak, que si raro, que si un nuevo Syd Barrett, pero tras verlo el pasado sábado en el Auditori del Fórum, la única imagen de “loco” es la que recuerdo mientras se desgañitaba en algunos pasajes de una canción gigante como “Oh Comely”.

Más allá de su aura de maldito, Jeff se presentó en Barcelona como un artista cercano, un artista que invitó al público a que se sentara alrededor de él y de sus guitarras acústicas como si se tratara de un concierto de otro tiempo, un artista tal vez abrumado por las alabanzas que sus discos de los 90 al frente de Neutral Milk Hotel reciben desde hace años, un artista que da las gracias por ello.

Así, por fin, los organizadores y el público del Primavera cumplimos un sueño: ver de cerca a Jeff tocando canciones de su mítica banda. Un sueño resumido en un hombre, su guitarra, una intensidad descomunal sobre las tablas, una chica nacida en 1945, un chico de dos cabezas y un viaje en aeroplano sobre el mar.

 

Grupo de Expertos Sol y Nieve (Escenario Mini)

Una de las virtudes del grupo de Manu Ferrón, J y demás Expertos, era que desde la primera canción que compusieron sonaban clásicos. Su nuevo disco, El eje de la Tierra, no es excepción y se sitúa en un terreno fronterizo ideal para disfrutar a media tarde y sin agobios. Además dejaron uno de los detalles sentimentales del festival, una versión del “Calles y Avenidas” de La Buena Vidadedicada Pedrito San Martín, cuya camiseta volvió a ser colgada en la zona VIP.

ps12grupoexpertos

 

Kings of Convenience (Escenario San Miguel)

Lo suyo es ver a  Erlend Øye y Eirik Glambek Bøe en un bonito teatro. Algo majestuoso y rimbombante para hacerlo enmudecer con la belleza sobria y silenciosa de sus canciones. Una sala en la que contener el aliento para que ni siquiera respirar pueda enturbiar el sonido. ¿Cómo entonces iban a ser capaces los de Bergen de no ahogarse en un impersonal escenario de un festival enorme?

Pues para empezar, con ellos dos solos haciendo callar a la gente al primer acorde de “My ship isn´t pretty”. Luego, haciendo sonar todas las notas de “Cayman Islands” con esos modos claros y dulces con que acarician sus guitarras y usan sus voces. Subiendo un pelín el pitch, tocando con más garra. Después, levantando a la audiencia con un crescendo de temas, para hacerlos desembocar en una pequeña juerga particular sobre el escenario haciéndose acompañar de bajo, batería y guitarra. Con Erlend a las riendas, pero sin perder la compostura, como buenos nórdicos.

Y si había fiesta allí arriba, por supuesto aquí abajo no iba a ser menos. Kings of Convenience se encontraron con los ritmos de The Whitests Boy Alive (la otra banda de Øye) y “Boat behind”, “Rule my world” o incluso “Misread” sonaron a fiesta. Sí, sí, como lo oís. Fiesta de esas de comunión entre el público, felicidad en la cara y no poder parar de bailar.

Y como en toda buena fiesta, colofón a la altura con ese himno (desde ya) que es “I´d Rather dance With You” y los bailecitos de Erlend. Parece que nuestros noruegos preferidos son todoterreno.

ps12kingsofconvenience

 

Atlas Sound (Pitchfork)

Sólo, con un ligero aire corner y guitarra acústica en mano, el líder de Deerhunter, de presencia frágil y magnética,  buscó encandilar con sus cantos de sirena y sus hipnóticos loops al público congregado. Le costó encontrar sensaciones a Cox, interrumpido por el fallo de la base en la cúspide de “Te Amo”, y esperar un par de canciones, caso de la gratamente ensuciada “Sheila”, la instantánea “Mona Lisa”, para darle la vuelta a la tortilla y mostrar todo el potencial de su proyecto personal, dejándose para el tramo final la coreada (siempre con delicadeza) “Angel is Broken”.

ps12atlassound

 

Beach House (Escenario Mini)

Dos grandes obstáculos, incluso tres, se emplazaban delante de los de Baltimore para triunfar la última noche de festival. En primer lugar saber defender el notable disco recién publicado y que tantas puertas les está abriendo. Segundo, volver a repetir el memorable concierto de hace dos ediciones y que tanto dio que hablar. Y por último responder a la exigencia de un gran escenario, sin lo confortables foros donde su reconfortante intimismo gane a los puntos. Pues todo esto y más lo consiguieron, erigiéndose como uno de los momentos del festival.

Con el confort de su penumbra habitual y el abrigo de una noche que comenzaba a imponerse, el trío sonaron grandes con delicadas canciones tomando “Bloom” (2012) como apoyo, sin necesidad de recurrir en exceso al cancionero de su celebrado “Teen Dream” (únicamente “Norway”, “Silver Soul”, “Zebra” y “10 Mile Stereo”). Con una potente voz (más de lo deseada, quizás influenciada por las dimensiones del recinto) la figura ochentera de Victoria Legrand cautivo al público gracias a un dream-pop de orfebrería exquisita. Grata sorpresa la rudeza final de “Irene”, sonando más apoteósicos de lo de costumbre.

ps12beachhouse

 

The Olivia Tremor Control (Escenario Vice)

Mientra esperamos a que la banda con la que  Jeff Mangum era infiel a Neutral Milk Hotel decida publicar nuevo disco después de su enésima resurrección, nos conformamos con escuchar en directo una de las colecciones de guitarras y coros más destacables de la actualidad. Collage de pop y psicodelia en delicado equilibrio, que The Olivia Tremor Control hayan vuelto por fin para quedarse.

ps12oliviatremor

 

Saint Etienne (Escenario San Miguel)

Saint Ettiene llevan mucho tiempo sin ser, en cuanto a popularidad, la gran banda que eran en los 90. Sin embargo, sus últimos discos, si bien no tan reconocidos como sus trabajos de hace veinte años, no han bajado el listón en gran medida y eso les permite ofrecer conciertos tan bien llevados como el del sábado en el escenario principal del Primavera.

Con la solvencia que dan los años sobre el escenario, la banda de Sarah Cracknell dejó claro que son maestros en lo que se refiere al dance pop con altas dosis de elegancia. Temas míticos como “Who Do You Think You Are?”, “Sylvie”, “When I Was Seventeen” o el esperado final con “He´s on the Phone” casaron estupendamente con las nuevas composiciones extraídas de “Words and Music by Saint Etienne” (2012).

Aun así, y a pesar de todo lo bueno comentado, a muchos se nos quedó la sensación de que tal vez no sean el cabeza de cartel que se supone en la jornada final de un festival como el Primavera.

ps12stetienne

 

Shellac (Escenario ATP)

Patrimonio del Primavera Sound, el grupo del festival, los de Steve Albini podían subir a tocar en zapatillas de andar por casa si quisieran en la que es su casa. Y así lo demostró el numeroso público que abarrotó la última aventura de los de Chicago en el que puede ser, entre tanto grupo de metal, el festival más hecho a su medida.

Con su guitarra ecualizada al extremo, y el cóctel de batería y bajo exageradamente contundente desprendieron como nos tienen habituados melodías deconstruídas rozando lo más primitivo del género rock.  Brutales sonaron piezas como “Prayer to God”, “Crow” ,“Wingwalker” y cerrando el show con el desconcertante final de casi diez minutos de la canción – radiodifusión “End of The Radio”.

 

Wild Beasts (Escenario Ray-Ban)

Wild Beasts hacían parada en Barcelona para seguir presentando su nuevo largo, “Smother” (2011), un disco que ha recibido menos alabanzas que su predecesor, “Two Dancers” (2009) pero que es tan válido y disfrutable como este último.

Así, combinando temas de ambos LPs, el grupo británico, apoyado en una elegancia impropia de estos tiempos de grupos desaliñados y en una gran versatilidad instrumental, se ganó al personal que les esperaba en el escenario Ray-Ban. Los aires new wave de su mini-hit “Bed of Nails”, el particular y adictivo ritmo de “All the Kings Men” o el magnifico final con la sentida y hermosa “End Come Too Soon” nos ponen sobre la pista de una banda que, con poco que hagan las cosas bien, puede ser muy grande.

Yo La Tengo (Escenario Mini)

Yo La Tengo deberían nombrados hijos predilectos del festival. Si alguien piensa que debería ser Shellac lo dejamos en que lo sean los dos y en paz. Convertidos en el gran nombre de la noche del sábado tras la caída de Bjork, Yo La Tengo respondió a la confianza de los organizadores proclamando al Primavera Sound como su festival favorito. Más allá de la anécdota ofrecieron un concierto sentido y entregado en el que Ira Kaplan se mostró aparentemente recuperado de su dolencia. Setlist muy variado con grandes nombres (“Deeper into Movies”, “Stockholm Syndrome”, “From a Motel 6”) pero fueron los quince minutos de “Pass the Hatchet” los que consiguieron hacer resoplar y sudar a Kaplan y a dividir al público. Que si demasiada improvisación, que si el sonido era regular o que si son unos genios la cosa es que nadie se fue indiferente. Es posible que no fuese su mejor noche pero clavaron una actuación intachable que para muchos nos supo a muy poco.

ps12yolatengo

 

Mujeres (Escenario Vice)

¿Quieren ver el desenfreno y la locura apoderarse de la habitualmente sosegada mujer moderna de Barcelona? Pues no se pierdan un concierto de Mujeres. Desconozco si será cosa del toque punk que hace descaradas las canciones, o del garage y el surf de inevitable adicción, pero el resultado es indudablemente una fiesta predominantemente femenina. Más aún si se deciden a publicar segundo trabajo y aciertan con un discazo redondo. Vasos volando, pogos, saltos, gritos y bailes, el mejor grupo de la Ciudad Condal paradójicamente es el que menos parece de Barcelona.

ps12mujeres

 

Justice (Escenario San Miguel)

No entiendo a Justice. De verdad. Aun a pesar de que me parezcan un calco de Daft Punk (y cuanto más los veo en directo, más me reafirmo), no entiendo por qué sus directos no son orgásmicos. ¡Lo tienen todo! Tienen un escenario grande y lleno de gente con ganas de fiesta y que les adora. Tienen un chorro de sonido, unos bajos que rompen y un deslumbrante juego de luces. Tienen algunos temas de los que te hacen despegar los pies del suelo.

Pero en el momento de la verdad no saben jugar con la dinámica del directo. Demasiados parones y mucho tiempo muerto entre temas. Progresiones en las canciones que no saben rematar con el clímax que prometen. Cambios de ritmo que no vienen a cuento. Sus temas de adivinan molones (de hecho en disco no están mal) pero sus sets nunca son de acabar dándolo todo.

Estando en un concierto de los franceses, es inevitable pensar un set de Chemical Brothers o los mismos Daft Punk, auténticos dominadores de la técnica de avasallar en directo, y donde no dan un respiro desde que empiezan hasta que acaban. Justo eso es lo que me falta con Justice, que no se limiten a sacar a pasear “D.A.N.C.E.” y “We Are Your Friends” y que su concierto acabe siendo un todo en el que echar hasta la última gota de sudor.

ps12justice

 

Washed Out (Escenario Pitchfork)

A veces me pregunto si Pitchfork no nos toma el pelo con algunas de sus notas o sus listas de fin de año. Desde luego no es el caso de “Washed Out”. Auspiciados por la revista “marca-tendencias” a nivel mundial, los reyes del “chillwave” presentaban su “Within and Without” en el lugar adecuado y salieron por la puerta grande.

Si bien a un servidor su disco le dejó ese regusto agridulce del típico “sí, es interesante, pero termina aburriendo”, su directo me pareció que les hace ganar enteros gracias a una puesta en escena sobria pero eficiente, y a las atmósferas y mayor intensidad con las que alimentan sus canciones.

Otra gran promesa.

 


 

 

Domingo 3 de junio

Richard Hawley (Escenario Arc del Triomf)

 

Y fuimos nostálgicamente felices con Richard Hawley.

Era una tarde de domingo triste y lluviosa en Barcelona. Había llegado el final del Primavera Sound y Richard Hawley apareció en el escenario para poner banda sonora a esa sensación de tristeza y melancolía que reinaba en el ambiente para convertirlo en algo sublime y bello. Detrás de unas gafas de sol y sentado en una silla por una dolencia en una pierna, Hawley nos habló de la belleza musical y golpeó al público con sus eternas melodías. Incluso la lluvia se convirtió en el mejor atrezzo para su directo.

Después de las actuaciones de Lorena Álvarez, Joe Crepúsculo, Nacho Vegas y Yan Tiersen, el cantante británico presentó en el Arc Triomf su último disco más rockero Standing at the Sky´s Edge. De hecho, en el directo sonaron sorprendentemente algunas de estas canciones, con guitarras distorsionadas y ritmos veloces, pero el exguitarrista de Pulp también interpretó temas melancólicos más propios de sus obras anteriores. Esas canciones melódicas capaces de conmover aquellos que se sienten incapaces de ser conmovidos.

El concierto transcurrió entre esas canciones más rockeras y esas baladas más lentas y entre éstas uno de los momentos estelares de su actuación fue cuando Hawley interpretó su hit: “Tonight the streets are ours”, del álbum Lady´s Bridge. Una auténtica bomba de energía positiva, mientras la lluvia regresaba de nuevo para volvernos al mundo real. Pero ya nada le importaba a nadie.

Hawley finalizó el concierto, que duró una hora estricta, de la forma más sublime que podía hacer, interpretando “The Ocean”. Por unos segundos lo entendimos y sentimos esa feliz sensación de saber que estamos asistiendo a uno de los mejores conciertos. Y mientras tanto Hawley cantaba: “You´ll lead me down, to the ocean / Don´t leave me down, by the ocean / Here comes the wave, here comes the wave / Here comes the wave, down by the ocean“. “I love you”, dijo el cantante a un público volcado con el músico, mientras lo sacaban del escenario en silla de ruedas. La mejor forma y la mejor sensación para dar punto final al Primavera Sound. Después, la vida continuó.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.