Santi Campos

Me siento un privilegiado

La obra de Santi Campos es comparable a un trabajo artesanal. No son muchos los que acceden a ella y es una verdadera pena, pero quienes tienen el acierto (o suerte) de hacerlo, disfrutan y lo intentan preservar como si de una joya única se tratase. Tras dos discos en solitario, el músico afincado en Madrid presenta “El invierno secreto” junto a su nueva banda, Los Amigos Imaginarios. Buen gusto, sensibilidad y talento. ¿Alguien necesita más?
Santi nos cuenta todo lo referente a este nuevo trabajo.

“El invierno secreto” es, sin duda, tu disco más ambicioso tras abandonar Malconsejo, principalmente porque vuelves a contar con una banda, Los Amigos Imaginarios. Cómo valoras este paso adelante en tu carrera?

Lo valoro así, como un paso adelante. Llevaba mucho tiempo trabajando los discos yo solo, y esta vez me he “abandonado” un poco, me he limitado a llevar las canciones al local y a opinar sobre la dirección que estaban tomando. Ha sido muy satisfactorio, pues ha sido un disco que ha evolucionado de una manera muy natural, nada forzada, que creo que es el mayor “pero” que se le podía poner a mi último disco en solitario “Amigos imaginarios”, que todo estaba muy pensado. Posiblemente, y siento llevarte la contraria, aquel era un disco mucho más ambicioso que este.

Cuánto más se complica todo teniendo una banda y, al mismo tiempo, lo mucho que se gana con ella, verdad?

Creo que si la banda está compenetrada musicalmente y hay buen ambiente a nivel personal, todo es positivo. Yo he tenido mucha suerte, ya que en todas las bandas en las que he estado (Malconsejo, Nominees, Shannons, Amigos Imaginarios…), las cosas han funcionado muy bien en esos dos aspectos, aunque, todo hay que decirlo, nunca hasta ahora me había sentido tan realizado.

Haciendo música en solitario, tienes que estar atento a todo, no puedes relajarte, y al contrario, si estas en una banda y confías en la gente con la que tocas, la música simplemente surge, y eso es maravilloso.

Comentaba con otro crítico musical que una de las virtudes de este nuevo trabajo es que no resulta tan lineal como los anteriores, no sé si estás de acuerdo. En general los dos discos anteriores me parecen más oscuros, pero tal vez eso se deba a que la instrumentación en este nuevo lp se ha potenciado y enriquecido muy considerablemente.

“Pequeños Incendios” era solo un primer paso. Yo no lo veo lineal, pero sí que es fallido en muchos aspectos, recuerdo que quería hacer algo parecido al “Girlfriend” de Matthew Sweet, algo con muchas guitarras acústicas pero muy rockero… El problema es que lo hice con muchas prisas y está muy mal cantado. En “Amigos imaginarios” no quería que me pasara eso, e intenté hacer una especie de disco “conceptual”, en el que fuera más importante el ambiente general del disco que las canciones, algo así como el tercero de Big Star… Eso evidentemente hace que el álbum suene más lineal. En cambio con este disco no hemos pretendido nada más que dar a cada canción lo que nos pedía a nivel instrumental, por lo que hay más variedad que en los dos anteriores, es más una colección de canciones que un álbum. Y tal vez por eso suene más variado, más rico. Si a eso sumamos que éramos más personas dando ideas…

“Ya no pienso en ser feliz” Y luego nos llaman atormentados… Muchas veces me pregunto por qué demonios nos fustigamos y quejamos tanto siendo unos “privilegiados” (ya sé q tu vida de músico no es nada fácil). Sé que escribes desde tu punto de vista, tus experiencias y vivencias…

Bueno, esa canción que comentas no habla de la felicidad, sino del insomnio. La hice una mañana a las 7 después de una larga noche intentando dormir… Si la escuchas desde esa perspectiva no la verás como una canción alegre, pero sí mucho menos trágica.

Por otra parte, yo sí me siento un privilegiado. No tengo que madrugar para ir a una oficina, tengo muy buenos amigos, puedo comer todos los días, y me permito algunos caprichos. Lo que pasa es que los momentos bajos que tengo –todo el mundo tiene momentos bajos casi todos los días, y más alguien tan “bipolar” como yo- son los más creativos, ahí es cuando me salen las canciones, y el hecho de sacar algo bello en momentos negativos es realmente muy gratificante, eso me ayuda a valorar mejor lo que hay de bueno en mi vida. Luego se presenta la paradoja del directo, donde suelo estar cantando con una sonrisa de oreja a oreja frases como “ya no pienso en ser feliz”.

Háblanos un poco de la producción del disco. El disco suena realmente bien y se me antoja que la producción resultó clave para ello.

El disco está producido por toda la banda, con la inestimable ayuda de Dani Muñoz Richter y Manuel Cabezalí en los controles. El culpable del sonido es sobre todo Dani y su estudio “El lado izquierdo”, donde se grabó y mezcló gran parte del disco y donde hicimos la masterización.

La idea era combinar dos tipos de grabación aparentemente antagónicas: una, la banda en directo, y otra, cierto lujo en los arreglos. La primera fase fue en el estudio de Dani, tocando a la vez las canciones Sebas, Chumi Esther y yo, con planteamiento de directo y dejando sitio a la improvisación, y una segunda –casi toda en el local- en la que dedicamos todo el tiempo del mundo en adornar, incluso en exceso, esas canciones con pianos, órganos, trombones, cellos y un montón de guitarras.

Por supuesto la selección de lo que se iba a quedar en la mezcla y lo que no, también fue un trabajo complicado. Yo afortunadamente casi no estuve presente en esta fase del proceso.

Alguna parte del disco se grabó en directo? Te gustaría hacerlo alguna vez?

Sí, me encantaría grabar un disco enteramente en directo, además, después de la experiencia con parte del disco (lo que te comentaba en la pregunta anterior),y el funcionamiento últimamente del grupo en el escenario, creo que ahora sería un momento muy bueno para esto. Soy de los que piensan que es en directo donde se ve realmente lo que hay de real en una banda.
Lo que pasa que grabar un disco en directo en buenas condiciones es algo realmente caro.

Cuánto ayuda la promoción a través de Internet? Ahora prácticamente cualquiera puede escuchar algunos de los temas (y videos) de un artista y saber si éste le interesa. Ahora bien, no se venden discos, está
claro. Y eso que algunos los venden a precio de una copa… Hacia dónde crees que debe encaminarse la industria? La música tiene que seguir
comercializándose y hemos llegado a un punto en el que el sistema hasta ahora vigente no da para más. No veo claro la opción de pagar por bajarse temas sueltos de la red, por ejemplo.

No sé que contestarte, la verdad, te puedo decir que yo siempre he vendido más o menos la misma cantidad de disco (pocos), antes y después de la revolución de Internet. También te puedo decir que a mí, como fan de la música y como músico, Internet me encanta, y me gusta saber que tengo acceso a toda la música que quiero, y que cualquier persona del mundo puede acceder a mis canciones.
No sé cual es la solución, de hecho no sé si veo que esto sea un problema. Yo sigo comprando discos, y también me bajo música… Ahora sí, suelo darle más oportunidades a un disco que me he comprado que a uno que he bajado.

“El invierno secreto” lleva poco menos de dos meses en la calle. Está teniendo mejor aceptación que tus trabajos anteriores? Cómo fue la presentación en Madrid el pasado 22 abril, una ciudad donde se te quiere mucho?

Sí que noto que hay más feedback por parte de los medios y del público, me parece que de alguna forma estamos subiendo otro pequeño escalón, aunque todavía es pronto para saberlo… Lo de la presentación de Madrid estuvo realmente bien a nivel de público, aunque no fue nuestro mejor concierto.

Para que la gente pueda entenderlo, por qué este disco se publica en Lucinda y no en Rock Indiana?

No sé si hay una filosofía Lucinda muy definida, sobre todo se mueven por sus gustos. Tampoco sé muy bien porqué el disco sale en Lucinda en vez de Indiana, pero supongo que tiene que ver con que la distribución en el nuevo sello es más convencional, lo que para una banda que se mueve mucho en directo como nosotros es positivo, ya que es más fácil que el público pueda encontrar el disco en tiendas de ciudades pequeñas, las cuales habitualmente contactan con distribuidoras y no con sellos.

Cuéntanos algo sobre ese proyecto llamado Coffee&Wine, por favor.

Básicamente somos la misma banda, pero la voz y las canciones son de una amiga nuestra, Ana Franco. Es una chica con mucho talento, y disfrutamos mucho tocando con ella.

Podría darse que en un futuro que Santi Campos y su banda nos ofrecieran un sonido más rockero y guitarrero? Y una reunión de Malconsejo?

Bueno, creo que en este disco hay alguna canción bastante guitarrera, por ejemplo “Cuestión de edad”, y de las nuevas que estamos preparando ya hay un par que tienen un ambiente un poco Steve Earle, lo que no creo que hagamos nunca es un disco entero en ese plan, porque nos gustan demasiadas cosas para quedarnos con una.
No veo posible a corto o a medio plazo una reunión de Malconsejo, ante todo por distancia geográfica, y porque ahora me encuentro muy cómodo con lo que estoy haciendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.