The Bellrays – El Sol (Madrid)

Aunque nos hayan visitado más veces, siempre es de agradecer que la banda californiana se deje caer por estas tierras, máxime, cuando los años no parecen pasar por ellos. Inasequibles a la madurez, que en otras bandas suele ser sinónimo de aburrimiento, el cuarteto norteamericano goza de una salud más que envidiable, por lo que podemos comprobar en sus grabaciones y ver en sus directos.

Lisa Kelaula y Bob Vennum, a la guitarra desde que Tony Fate dejó la banda, llevan capitaneando esta aventura que fusiona el Soul más aguerrido con Rock & Roll Punk más rabioso, desde hace dos décadas. Para ser más exactos, el combo cumplirá veinte años en el 2011. Aunque es evidente que en sus últimas grabaciones, no son tan “dinamiteros” como lo eran antes, su directo conserva la fiereza y frescura intacta desde los años noventa. Hacía mucho tiempo que no veía una descarga de adrenalina así sobre un escenario.

Pasaban unos minutos de las once y media de la noche, cuando al escenario de El Sol, salían para ir caldeando el ambiente ya de por si cargado (entradas agotadas en Madrid) el bajista Stefan Liwtrocnic y el nuevo batería Justin Andres. Enseguida aparecía Bob Venum, conectando su guitarra a una pedalera susceptible de darnos más de una alegría, y por último la carismática cántate Lisa Kelaula.

Con un riff de guitarra inicial de uno de sus nuevos temas “Sun Comes Down”, Bob Venum parecía querernos decir; “¡Hey tíos; el sonido no se resiente, conmigo a los mandos de las seis cuerdas!”. Como si de un cebo trampa se tratara, la soulera “The Fire Next Time” de su álbum “Hard Sweet & Sticky”, fue la canción elegida para comenzar. Así, con una iluminación todavía tenue, Lisa Kelaula también nos hacía ver que ella sigue teniendo diferentes registros vocales.

La tormenta estaba a punto desatarse y The BellRays continuaban subiendo el ritmo con otros dos cortes de su anterior álbum, “One Big Party”, y “That´s not the Way It Should Be”. Ya no había vuelta a atrás, y como si el cuarteto tuviera la certeza de que al día siguiente se desataría la tercera guerra mundial, y no hubiera tiempo que perder, decidían irse al lado más crudo y salvaje con “Maniac Blues”. El concierto no había empezado ni siquiera hacia quince minutos, y los asistentes y la banda estaban tan entregados que aquello parecía una comunión perfecta de Soul, Blues, Punk y revolución, hermanos.

Con “Close your Eyes” inauguraban la primera de las que caerían de su nuevo disco, Black Lightning, editado únicamente en vinilo a través de 2Fer Records, dentro de la colección Solid Gold Series. Un disco que, aun siguiendo la estela más soulera del anterior, como lo de muestran canciones como la mencionada, o las que vendría a continuación; “Sun Comes Down”, y “Anymore”, bien puede dar algún susto que otro al oyente mas despistado.

El comienzo del siguiente tema,”The Same Way”, se me antojo un guiño/homenaje a MC5, con una Lisa gritando amenazadora a los allí presentes, no olvidemos que ella fue la cantante elegida para aquella reunión de los de Detroit en el 2005.  “Power to Burn”, inauguraba una incendiaria tanda de temas incluidos en su último trabajo, entre los que estaban: “Everybody Get Up”, “Living a Lie”, y “Hell on Hearth”.

No podían faltar clásicos bestias como: “Sister Disater”, “Snake City”, o ya para terminar “Woodoo Train”, aunque también les había dado tiempo a presentarnos uno minutos antes, la canción que da título al último disco. Hasta dos veces tuvieron que salir a escena de nuevo, los californianos, con un público más que enfervorecido y una Lisa Kelaula que no se andaba con chiquitas. Llegue a temer por su integridad física cuando se lanzo al suelo, como una leona en un ritual de caza, arrastrándose hasta la guitarra de Bob.

Dinamiteros y souleros, ellos son así. Cuando salí de la sala, me dieron ganas de correr por la Gran Vía corriendo y gritando: “Soul is the Teacher, Punk is the Preacher!” ¿Me había vuelto completamente majara? No, es que me había picado un bicho llamado The BellRays.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.