Mark Lanegan – Sala Arena (Madrid)

Hoy ha sido el segundo de los cuatro días que Mark Lanegan estará girando por nuestro país. En el papel de telonero se van turnando Brett Netson y Mike Johnson, así que hoy le ha tocado a este último ya que ayer fue Brett quien nos hizo viajar con su psicodelia en la sala Razzmatazz de Barcelona.
Mike Johnson sólo se parece a Brett Netson en que son un hombre más una guitarra, pero hasta la silla donde se sienta es más elegante, todo ha estado más cuidado esta noche. Todo menos el público, que mostró menos respeto que ayer en la media hora de actuación de Mike. Menos respeto a Mike y nada de respeto a la estampita de la Virgen María que brillaba en su Telecaster.
Su voz grave se perdía a menudo entre los acordes abiertos –el mal sonido de la Sala Arena es capaz de arruinarte un concierto, siempre me pasa- pero yo y unos pocos más disfrutamos la belleza unos sencillos temas entre los que destacó “Dirty hands”, que si no me equivoco no pertenece a ninguno de sus tres discos publicados hasta la fecha –“Where am I”, “Year of Mondays” y “I feel alright”-.
Exactamente igual que ayer comenzó el concierto de Mark Lanegan, con la increíble “Pendulum” seguida de “Borracho”, ambas de su segundo disco “Whiskey for the Holy Ghost”.
Ayer ya me fijé, pero es hoy cuando más he disfrutado de estar cerca de Mark y ver su cara al cantar “one whiskey for every ghost”, cada vez que lo hace las venas parece que quieren salirse de su garganta.
En “One Way Street” ha vuelto a repetir lo que ayer me dejó completamente fuera de combate: retasó el verso “through the vacant fame” y casi me hizo llorar.
Como yo había alguna que otra persona intentando evadirse e ignorar el fenómeno “groupie”, pero hasta tuve que sacarle una foto a una chica que me lo pidió desesperada y si no recuerdo mal fue en una de mis favoritas: “Don´t forget me”, que junto a “No easy action” y “Gospel plow” dieron lugar a los momentos más álgidos de la noche.
Esta vez “Gospel plow” –canción que como ya sabéis cierra el último disco de Screaming Trees, “Dust” (y digo que ya lo sabéis porque ya lo he contado en la crítica del concierto de anoche que espero que todos hayáis leído…)- cayó en los primeros bises, y no al final del cuerpo del concierto como ayer, lo que me hizo mantener la expectación hasta el final… bueno casi hasta el final porque volvieron a salir e interpretaron “She done too much” entrelazándola con “The river rise”.
Mañana la cita será en el Teatro Bretón de Salamanca, quizá el lugar se preste a un repertorio diferente, o quizá no… lo descubriré mañana, y os lo contaré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.