The Broken Family Band – La Boite (Madrid)

The Broken Family Band (TBFB) son uno de esos grupos que durante sus actuaciones te hacen sentir como si estuvieras en tu propia casa. Sala pequeña, público reducido a la mínima expresión y un buen rollo generalizado, tan sólo al alcance de esas bandas con oficio en el escenario y que, sobre todo, creen en lo que hacen. Vamos, que de familia rota nada de nada.

Son de Reino Unido pero no visten a la última; y parece que no pretenden ser los más modernos del momento. Se sienten a gusto en el terreno del country alternativo y sus canciones hablan sobre amores que se acabaron, sobre mujeres fatales y quizás sobre lo complicado que es remar contracorriente.

En Madrid tuvieron que hacerlo; no es fácil tocar en una sala que después del concierto se convierte en discoteca. Las puertas se abrieron a las 23:30 para todos, se mezclaron las churras con las merinas, y ya se sabe que ocurre en estos casos: gente hablando por aquí y gente chistando y enfadándose por acá. Lamentable organización.

A pesar de todo, el vocalista Steve Adams, que mostró un gran sentido del humor a lo largo de toda la actuación, presentó al grupo y el show comenzó. Un repertorio variado, que en su parte inicial sobrevoló los primeros largos de la banda y que a partir aquí se lanzó en picado hacia su publicación más reciente: Balls.

Los acordes de “Twelve Eyes Of Evil” del disco Cold Water Songs, 2003 abrieron el concierto dejando entrever que iba a haber buen sonido. Después la voz de Adams empezó a suplicar que volviera su amor con “Where The Hell Is My Baby?”, uno de los temas más pegadizos del bien considerado Welcome Home, Loser (05).

Con “A Place You Deserve” se desveló la gran virtud de TBFB: la calidad con la que acoplan sus dos guitarras. Adams tocando suave, como a lo lejos, genera una sugerente base que Jay Williams rellena a base de sonidos cristalinos con acústica o eléctrica. La mezcla es bella y da lugar a emocionantes desarrollos que se sostienen en la gran línea rítmica que ejecutan Gavin Johnson al bajo y el baterista Mick Roman.

El saturado riff de “Michelle”, la fuerza de “You’re Like A Woman” y la dulzura de “It’s All Over” concretaron el repaso al más amplificado y eléctrico Balls (06). Y finalmente todos, excepto los que hablaban y hablaban, salimos de la sala tarareando el “Happy Days Are Here Again”; tema con el que se cerró el concierto y la visita a Madrid de estos cuatro ingleses “raros” que tocan country y no llevan pantalones pitillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.