The Strokes – First Impressions Of Earth (RCA)

2006 arranca fuerte, vuelven The Strokes. Ya han pasado 5 años desde que Is This It? conmocionara al mundo y desde entonces, se han convertido en la banda estandarte del post punk contemporáneo. Nadie debe olvidar que los neoyorquinos son a los 00’s lo que Nirvana o Stone Roses fueron a los 90’s. Es por ello, que cada movimiento suyo se convierte en todo un acontecimiento y su tercer disco, el que llaman de confirmación, no va a ser menos.

Filtrado desde hace meses en Internet (cómo ha cambiado la promoción) y presentado en pequeñas salas de medio mundo, First Impressions Of Earth, nos devuelve a una banda con una apertura de miras diferente a la que acostumbraba. Poco queda ya de la frescura e inmediatez de su debut y de su casi clónico Room On Fire (03). Calificado por Julian Casablancas como su trabajo “más profesional”, el nuevo disco de Strokes gana en accesibilidad, contundencia, arreglos y sobre todo, en el protagonismo de la voz. Pero de igual forma se convierte en un álbum que paradójicamente despliega ambiciones mainstream y arrebatos de rabia, que pierde la linealidad de sus anteriores entregas y se embarca en el eclecticismo.

Una curiosa muestra de talento de una banda, que sin perder su identidad, comienza a escupir hits sin discusión y nos entrega de una tacada momentos tan brillantes como la pegadiza “You Only Live Once”, seguida del single rompedor “Juicebox”, los riffs incendiarios de “Heart In A Cage” y el punch de “Razorblade”. Y todo ello sin olvidar los medios tiempos de “On The Other Side”, “Killing Lies” o “Vision Of Division”, -que incluye con una serie de punteos que rozan el virtuosismo-, los guitarrazos ochenteros (“Electricityscape”), las cuerdas (“Ask Me Anything”) o hasta los baladones para cantar a la luz de la luna propios de los Pogues (“Evening Sun”).

Los ecos de Television, Stooges y la Velvet siguen intactos, pero también hay nueva ola, y Blondie y The Cars,…a pesar de ello, no dejarán de surgir las tediosas comparaciones con sus múltiples “compañeros de viaje”. Aún así, nadie debe olvidar que ellos fueron quienes encendieron la mecha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.