The Urges + The Moonstones – Wurtlitzer Ballroom (Madrid)

Los madrileños The Moonstones se formaron en el año 2005, después de algunos cambios en su formación, y una evolución lógica, producto de muchas horas de ensayo y no menos de tablas sobre escenarios, la banda ya suena en directo como lo que son, una de las formaciones más prometedoras del “Garage sixtie” y “Psicodelia” de este país.

Y a pesar de no haber editado ningún disco todavía (acaban de grabar 14 temas en los estudios Circo Perrotti, según me confirmaron los propios componentes) y de estar a la espera de negociación con alguna compañía discográfica, el término “Teloneros” ya se les queda corto a juzgar por lo que vimos en directo.

La banda salió a escena provista nada más que con sus armas; desparpajo, guitarra, bajo, batería, teclados, voz, y sus canciones propias y versiones, que denotan su amor verdadero por el Rock & Roll. Sus temas de cosecha propia: “Te morderé”, “Serás mía, o “Me marchare”, se encuentran entre lo que podrían ser sus hits, y en directo funcionan muy bien, en gran medida y sin desmerecer al resto de la banda, gracias al “frontman” del grupo y voz, Mr Farro. Que sin ser un cantante dado a los grandes alardes vocales, no para en todo el concierto y no da tregua ni un solo minuto, con una presencia estilosa (a la par que cruda) sobre el escenario. Entre las versiones que tocan, pudimos escuchar: “Don´t Give Up Now” de The Lyres, y ya al final del concierto: “Love Has no Time” y “Tears” de sus adorados Miracle Workers, influencia y grupo clave para montones de bandas de “Garage”.

¡Decididamente a este quinteto de Madrid hay que seguirles la pista muy de cerca!

Llegaba la hora para los irlandeses The Urges, procedentes de Dublín y con una reconocida fama de juerguistas. El primer contacto que tuve con ellos, fue en Lleida, tres de sus componentes estaban tan borrachos, que la organización del festival (Go Lleida) se vio obligada a suspender el concierto, y retrasarlo en el cartel. Al día siguiente, y delante de una audiencia escéptica por los incidentes del día anterior, se presentaron en el escenario del festival y dieron “el concierto”, no hubo nadie allí que no se quedara boquiabierto con esa máquina a reacción de Psicodelia y Garage Punk.

Cuatro años han pasado desde entonces y había que comprobar si The Urges seguían con la misma chispa. No han vuelto a editar nada nuevo desde su excelente álbum de presentación Psych Ward, aunque se encuentran trabajando en lo que será su segundo trabajo, definitivamente orientado a la Psicodelia y al Freakbeat.

No se les puede negar que conservan intacta la capacidad para crear esas atmosferas lisérgicas, casi estratosféricas, en sus conciertos. Pero si la banda sonó como un autentico tiro, al cantante Jim Walters le deberíamos dar un toque de atención, ya que el hombre parecía estar un tanto disperso. Llegando a preguntar en varias ocasiones al resto de la banda: “What´s next song?”, y notablemente perdido en algunas partes del repertorio.

El setlist no tuvo muchas sorpresas, y se compuso básicamente de su único trabajo, así, fueron tocando: “Don´t Look so Good”, “Elevator Operator”, su primer y salvaje primer single “Jenny Jenny”, It´s ain´t Right” o sus hits y canciones más representativas: “Urges Theme” y “Psych Ward”. Lo mejor vendría al final del concierto, justo cuando el vocalista ya parecía ir recobrando el tono y el tino; “I Gotta Wait”, y una sorprendente versión del “Citadel” de los Rolling Stones, que de haber estado allí, Jagger y Richards se plantearían muy seriamente “eso” de seguir tocando.

Ya en los bises, una canción rindiendo pleitesía a otros grandes, The 13th Floor Elevators y numerito final de despedida. Lo dicho,  parece que The Urges siguen siendo lo que eran, pero se ve que Jim Walters no tenía su noche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien