The Who – Bizkaia Arena (Barakaldo)

El debate sobre las reuniones de los clásicos, de aquellos que fueron jóvenes hace treinta años, es inevitable. No podemos dejar de crucificar a quienes consideramos que regresan por un motivo únicamente económico. No debemos olvidar que cuando esto sucede en otros ámbitos laborales, solemos dar la bienvenida a quienes un día decidieron retirarse…

Los promotores se escudan en los números para demostrar que hay interés por ver en directo a los Pixies, Stooges, The Who…En este sentido, la respuesta del público bilbaino y venido de otros lugares fue excelente. Faltó poco para que el recinto del Bizkaia Arena se completara con motivo de la visita de la mitad de la formación original de The Who. Los británicos obtuvieron buenas críticas el pasado año tras sus actuaciones en Madrid y Zaragoza. Con lo que el deseoso respetable que no pudo verlos entonces, no dudó en acercarse a la monumental feria de muestras de Barakaldo el pasado 19 de mayo.

Minutos después de las 22 horas, Pete Townshend que cumplía años, por cierto, Roger Daltrey y el resto de la banda se personaron sobre el escenario y comenzaron con “I can´t explain” provocando el alboroto de los muchos seguidores apostados en las primeras filas. Una carrera con más de diez discos de estudio (sin publicaciones entre 1982 y 2006) es difícil resumirla en dos horas. Al mismo tiempo, una banda con más de cuarenta años de vida demuestra su grandeza cuando sustenta su repertorio no sólo en los singles. De antemano ya sabíamos que “Substitute”, “Baba O´riley” o “My generation” iban a resultar bombazos.

No teníamos tan claro que los protagonistas fueran capaces de mostrar entusiasmo y energía y así fue. El feedback del público llegó vista la buena predisposición de los artistas, para el recuerdo queda “Who are you?”, y el último elemento –quiéntuvoretuvo– tampoco se echó en falta. La voz de Daltrey no puede ser la misma, es obvio. Sin embargo, los molinillos de Townshend casi nos transportaron a décadas pasadas. Gloriosos sesenta…

A destacar las imágenes que enriquecieron la actuación: fotografías de los mejores momentos de los londinenses, escenas de la película “Quadrophenia”… Todas las reuniones de viejas glorias deberían contar con el apartado audiovisual. Superada la medianoche, quienes en su día lideraron todo un movimiento, pusieron punto y final a un showelegante y muy emotivo.

La velada comenzó con Loquillo y los Trogloditas para, seguidamente, enlazar con los norteamericanos Rose Hill Drive. Mucho tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.