Entrevista Emilio Elegante y Felipe Correa (Los Disparos)

Volvemos con otra entrevista a Emilio J. López, tan solo unos meses después de la que publicamos anteriormente con el motivo de la edición de su libro: ¡Ponte ya a bailar! Mis años de revuelta mod con Los Elegantes (Ediciones Chelsea). Había razones de peso para volver a abordar a esta pieza clave del movimiento Mod en España; la edición del disco que acaba de grabar con el grupo madrileño Los Disparos y que ha sido editado por Subterfuge Records. Para esta ocasión, además, se ha unido a la entrevista/charla; Felipe Correa, el guitarrista del combo madrileño, un inquieto activista de la escena musical “nueva olera” de la capital.

Me reúno con los dos músicos en un tranquilo bar del madrileño barrio de Prosperidad, y todo fluye como para casi sacar un libro con sus testimonios.

La primera pregunta va para Felipe, puesto que Emilio ya me contó en el anterior encuentro, propiciado por Alex Cooper, como había comenzado todo esto de que hayáis unido vuestras fuerzas para componer. Me gustaría saber qué te llevó a contactar con Emilio.

Felipe: El contacto real fue porque un amigo nuestro; Demi, puso una canción de Los Disparos en Facebook y dijo: “os parecéis un poco a Los Elegantes”. Entonces yo ya tenía a Emilio en mi red de amigos, aunque no le conocía personalmente, pero le etiqueté y puse: “que lo digan los protagonistas” y Emilio contestó que sí, que nos parecíamos. A partir de ahí le mandé el típico mensaje privado de fan pesado, desde los doce años (risas) y comenzamos a hablar. Luego es verdad que pensé: “voy a hacer una canción con él”, compuse una estrofa con guitarra y voz, se la mandé en un audio y dije: “mira a ver si puede continuar con esto”. La canción es “Dos minutos y un segundo”, que es la cara B del sencillo que hemos sacado con Subterfuge, él me mandó el puente y el estribillo y así fuimos haciendo la canción. Hace unos años ya nos conocimos en persona, en el Paseo de la Florida, que él me trajo un poster…

Emilio: ¡Esto parece un romance! (risas)

Felipe: Totalmente (risas). Decía que Emilio me trajo un poster de Eddie & The Hot Rods y Los Elegantes, de un concierto de Murcia en los ochenta y yo le regalé a él un sencillo de Los Disparos. ¡Ah! Que se me ha olvidado decirlo, me mandó una postal en blanco y negro de promoción del primer disco de Los Elegantes, una postal así muy pintona y ahí fue como empezó la relación profesional amor/odio que mantenemos ahora.

“Cuando no hay una maquinaria publicitaria detrás, no hay marketing, ni trampa ni cartón, te das cuenta de lo importante que es la gente y ese ambiente de cercanía e identificación que ves en los conciertos” 

Me parece muy bien, ya os digo que me pareció muy entrañable la forma como la contó Emilio en la otra entrevista y me apetecía escuchar la versión desde el otro lado. También pensaba en ti, que como fan que eres de Los Elegantes pues tuvo que ser increíble poder acercarte a él de esa manera tan fácil. Y tú Emilio ¿no pensaste que este tío estaba loco?

Emilio: Yo realmente pensaba que, si sabría este hombre que yo llevaba más de veinte años desaparecido de la música, y lo sabía, claro que lo sabía. Y no solo desaparecido de la música, también fuera de España, lo que hace todo más complicado, es un disco muy poco al uso. Es casi inverosímil que haya salido adelante, primero fue el intercambio de banderines tipo “Atleti” en el Paseo de la Florida, y luego a mi regreso a Estados Unidos, me encuentro a los pocos días un archivo de audio con una estrofa una melodía y una letra, lo escuché un par de veces y piqué el anzuelo, me metí de lleno y todo fue surgiendo de una forma muy natural, y es que en el proceso de escucha y composición fue como si hubiera estado componiendo canciones hasta una semana antes. Fue una sensación extrañísima, me vinieron las melodías, las voces, los cambios… así de una forma muy natural. Al principio es verdad que pensé que no iba a ser posible, pensándolo de una forma muy cerebral y en frio, hacía mucho tiempo que no componía nada y veía difícil que me saliera algo. En un principio mi plan era: “lo dejo pasar unos días y le digo que estoy desentrenado, le doy las gracias y se acabó”, pero escuchando bien el audio me di cuenta de que era una melodía muy bonita, la sentí como mía y como si se hubiera podido generar dentro de Los Elegantes. Sin haber apenas hablado, parecía que los dos entendíamos de qué estaba hablando esa canción y sentí como si hubiera una complicidad entre ambos.

¿Y qué pensaste tú Felipe, cuando te dice Emilio que acepta el reto de continuar con la canción? Imagino que te sorprendió.

Felipe: Pero es que no me contestó con un sí o un no, me mandó ya la continuación de la canción. A ver, también es verdad que yo llevo escuchando a Los Elegantes desde que tenía diez años, he sido muy fan, con 14 catorce años ya poseía los dos primeros discos. Luego llevo desde los cinco años tocando la guitarra y cuando llevas tanto tiempo tocando, las influencias se notan. Yo creo que en mi manera de componer pues hay algo de Los Elegantes, entonces cuando le mandé el tema, no le pasé el “Maripili” de los Ejecutivos Agresivos. Le mandé un tema a modo de anzuelo y que, evidentemente, sabía que le iba a gustar.

Emilio: El punto de complicidad fue tal que el proceso de creación de canciones luego se hizo a la inversa. Yo le mandé una propuesta para que Felipe continuase una canción que había empezado yo.

Grabado con la voz, según me comentaste la otra vez que te entrevisté.

Felipe: Sí así es, Emilio me mandó una melodía grabada con la voz y yo le puse el arpegio del principio y el ritmo machacón “sesentero” que se repite en la canción.

Emilio: En ese momento no tenía acústica, por eso se la mandé así; más o menos tenía claro en la cabeza el desarrollo musical y como eran los acordes. Eso te demuestra algo maravilloso, cómo funcionan las cosas más allá de lo visible o lo aparentemente tangible, que es cuando hay esa compenetración musical de oído, de composición, de ganas y de amistad.

Es verdad, es increíble cómo funcionan a veces las cosas, quizás incluso sin haberlas planeado. Me gustaría que me hablaseis un poco de cómo fue la grabación. No sé si los temas los han grabado Los Disparos y luego Emilio grabó por separados las voces o si habéis estado todos juntos en las sesiones.

Felipe: Fue Emilio el que contactó con Carlos Galán (Subterfuge) para hacerle la propuesta de editar el disco y él dijo que sí, que encantado de sacarlo con su sello. A partir de ahí fue toda una sucesión de alineaciones de astros, me acuerdo de que fue todo muy rápido. Era el día del Pilar y Emilio dijo que llegaba de Miami, Los Disparos podíamos todos, no nos íbamos ninguno de puente y Astray (técnico de sonido y propietario del estudio donde se han grabado los temas) también podía, quedamos ese día y se grabó.

Emilio: Todo esto de una semana para otra, todo se grabó en un día en el estudio de Astrayo Astray, que ha hecho de productor y técnico. Fue toda una feliz concatenación de situaciones que, felizmente, han salido bien. Que Carlos Subterfuge dijera que sí, que se quedaba las grabaciones para sacar el disco, que Los Disparos pudieran todos, que Astray, que suele tener las fechas ocupadas en el estudio, pudiera ese día concreto…

Mira, uno es del Atleti, está predispuesto a pelearlo todo y contra todo, cuando las cosas salen tan fluidas pues te asombras, lo aceptas, lo recibes como un regalo. Uno sabe que la vida es ir sorteando sorpresas y dificultades, pero que salga todo tan fluido no dejar de extrañar, incluso que se pudiera compaginar con la edición del libro que se estrenó en diciembre…

Si tú ves la secuencia, como si fuera una película, desde que nos conocimos personalmente en el Paseo de la Florida, pasando por lo de pasamos los proyectos de canciones, hasta llegar aquí, pues cualquiera que lo vea pensaría que somos tipos ociosos, y eso no es así.

Felipe: También es verdad que se grabó todo en un par de horas, las bases rítmicas, batería (Josemi) y bajo (David) se grabaron juntas, en directo, por así decirlo y el resto se grabó el mismo día.

Emilio: Bueno, aquí Felipe, se enchufó la Telecaster rápidamente y se puso a grabar inmediatamente después de la base rítmica, también prácticamente en directo. Luego yo metí la acústica.

Felipe: Y en el mismo día se mezcló el primer tema allí mismo, luego el segundo tema se lo quedó Astray y lo mezcló él.

Oye, una curiosidad, me habéis hablado de que Carlos Subterguge dijo rápidamente que sí a lo del disco. Pero ¿cómo fue el contacto primigenio con él y, sobre todo: ¿por qué Subterfuge y no preguntar también a otros sellos?

Emilio: Pues porque estaba entre mis círculos de amistades, de amistades de las redes y de Facebook, porque personalmente no nos conocíamos. También sabía que Carlos tenía cierto pasado con afinidad mod y que era del Atleti (risas) el Atleti une. Bueno, en serio, lo del Atleti lo supe a posteriori, en principio no sabía nada de esto. Entonces cuando se lo propongo, me dice que sí, que le gustan las canciones, pero que le vaya diciendo algo, porque él está muy liado siempre. El caso es que yo no tenía idea del peso que Subterfuge tenía en el panorama musical, y tampoco muy bien la trayectoria del sello. Fue Emilio el que me dijo luego que era una de las discográficas independientes con más bagaje y proyección en España.

Y supongo que como es en vinilo este single, se habrá prestado atención al tipo de edición ¿no?

Emilio: Ahí se nota también el cariño que le pone Carlos y la gente de Subterfuge, es evidente que hay mimo y atención al trabajo. Las fotos son de Mónica Crespo y son excepcionales.

Felipe: Pues mira lo de las fotos salió el mismo día que tocamos en el Rock-Ola en la otra ocasión, Mónica y yo nos fuimos unos días antes a mirar localizaciones para las fotos y descubrimos un callejón que era como para entrar a un garaje, que tenía de todo: un muro, una barandilla, una escalera… había como tres o cuatro escenarios en uno. Así que el día del concierto fue un sábado muy intensivo; estuvimos dos horas con las fotos, luego nos fuimos a ensayar y por la noche al concierto.

No pude asistir a ese concierto, pero he visto vídeos y luego gente que me lo contó y tuvo que ser emocionante. Felipe, ¿qué pensaste al verte allí arriba con Emilio?

Felipe: Pues hombre, te lo esperas, pero es mucho más fuerte la emoción, estar allí arriba tocando con él las canciones de Los Elegantes pues fue increíble, aunque ya habíamos estado ensayando, encima de un escenario… bueno, qué te voy a contar. Yo estaba tocando “La Calle del ritmo” y tenía a mi derecha a Emilio, a Alex Cooper conmigo haciendo coros… yo no me lo podía creer. El recuerdo que tengo es eso, aunque parezca difícil e increíble; es como si me hubiera visto por fuera a mí mismo encima del escenario. Ante todo, soy un fan de la música, he tocado la guitarra durante mucho tiempo en grupos, pero sobre todo el tema fan me emociona, yo cuando voy con la acústica a casa de Emilio a ensayar sigo siendo ese fan.

Emilio: Para mí fue un privilegio, una situación privilegiada, sin duda. Incluso había veces que estaba con un nudo en la garganta de ver a tanta gente emocionada, tuve que decantarme entre llorar de la emoción o seguir cantando, me decanté por la segunda. Con Los Disparos se ha creado un vínculo muy especial, de estar ahí ensayando con ellos en su local, te encuentras con ellos en el escenario, disfrutando del momento, de esos instantes. Son esos pequeños momentos de la vida, esos regalos que nos da la música, ver las caras de la gente, ver a Alejandro y a Felipe emocionados…

Felipe: Luego ver a Emilio, después del concierto, sentado a pie de escenario; firmando libros y discos no tiene precio, eso sí, pasaron dos horas y allí seguía firmando y hablando con la gente, y dijimos: “¡aquí te quedas!” (risas)

Emilio: Hombre, hay que dar respaldo y devolver el cariño a la gente que te apoya. Cuando no hay una maquinaria publicitaria detrás, no hay marketing, no hay nada de eso, es lo que ves, no hay trampa ni cartón y no hay más, te das cuenta de lo importante que es la gente y ese ambiente de cercanía de identificación en los conciertos.

Para mí, si alguien paga o, aunque no pague, pero invierte su tiempo, coge el metro, gasta parte de su vida, para verte tocar canciones, hay que comportarse casi en un sentido reverencial hacia él.

Y llegados a este punto, que os veo muy compenetrados, que los conciertos salen bien y ahora tenéis otro ya con la presentación oficial. ¿Veis continuidad a este proyecto? ¿Os veis sacando otro disco e incluso girando por salas?

Emilio: Yo sí lo veo, claramente, además porque vamos como los escaladores, poniendo el Piolet paso a paso. Ya lo tienes ahí clavado, que te bajas; pues no pasa nada y si decides seguir, pues ahí está. En este caso los piolets son las canciones y tenemos otra nueva canción firmada por Felipe y por mí, con letra y todo, van en onda muy soul.

Felipe: No la vamos a tocar el sábado porque no la hemos ensayado con la banda. Luego hay una idea que parece que gustó a Subterfuge, que es editar un E.P con las canciones que tocamos en la anterior ocasión en el Rock-Ola, porque, por un lado: Jose Manuel Cruz que tiene una productora audiovisual, lo grabó todo en vídeo, y Carlos Viseras, que fue técnico de sonido de Los Elegantes en los ochenta, grabó todo el audio del concierto. Para el concierto del sábado, por cierto, estará de técnico de sonido. Por otra parte, Emilio está componiendo canciones por su cuenta, que se lo tiene callado (risas).

Emilio: Es así de sencillo y a la vez difícil, componer siempre es lo que más me ha gustado, más que grabar en estudio. Componer canciones, tocarlas en directo, ver la reacción de la gente. Y tengo que decir que ha sido Felipe el que ha despertado eso de nuevo en mí, con aquella canción que me envió.

A ver qué me decís de esto. He estado escuchando “Pájaros en la cabeza” y me ha parecido una canción totalmente sesentera, más incluso que en la época de Los Elegantes. Quiero decir que Los Elegantes teníais influencias “sixties”, qué duda cabe, pero teníais un sonido actualizado a vuestra época.

Emilio: Es verdad, suena muy sesenta.

Felipe: Suena muy a Los Ángeles, has dado en el clavo, suena muy alegre con ese ritmo muy machacón que le metí en toda la canción con la guitarra.

Emilio: Suena a mis orígenes, es un entronque más purista, porque es verdad que es muy sesentas. A mí me suena muy a “No charles más”, podría haber ido perfectamente con esta canción en un single.

Contadme un poco como va a ser el concierto del sábado o incluso como planteáis que pudieran ser posibles conciertos futuros. Sin desvelar secretos, si no queréis, claro.

Felipe: Vamos a salir primero Los Disparos, tocaremos algunos temas nuestros y luego ya saldrá Emilio. Tocaremos los dos temas del single y unas cuantas de Los Elegantes de la primera época.

Entonces Emilio ¿vas a ser como James Brown, que salía primero su banda y había veces que tocaban incluso más de media hora, para calentar al personal e incluso cabrearlos porque veían que su ídolo no salía. (risas).

Emilio: ¡Saldré con una capa! Bueno, mejor con una bufanda del Atleti (risas). En serio: en realidad, las canciones las han elegido Los Disparos, Felipe me llegaba y me decía: vamos a tocar esta y la otra y yo he aceptado, como debía ser.

Felipe: Ha sido complicado porque en el concierto pasado después de tocar “La Calle del ritmo” ya no sabía que más se podía tocar para mantener a la gente en lo alto, pero para este concierto tenemos una sorpresa preparada. 

Emilio Elegante y los Disparos tocan este sábado 5 de mayo, dentro de la programación de Festimad, en la renovada Rock-Ola de Madrid. Con la entrada irá el single, que tiene toda la pinta de pasar a ser una pieza de colección dentro de poco.

Sala Rock-Ola. Anticipada: 8€ con single / Taquilla: 10€ con single Apertura de puertas 21:00h

Fotografía de: Mónica Crespo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.