Así fue el primer día del Primavera Sound

El Primavera Sound 2002, uno de los festivales más esperados del año, tanto por cartel como por morbo (a nadie se le olvida que al FIB le ha salido un hueso durísimo de roer) dio comienzo ayer viernes en el Poble Espanyol de Barcelona.

Un emplazamiento, el Poble Espanyol, que aunque suene a tópico, es un marco incomparable en la ciudad condal para celebrar un festival. Ir de escenario a escenario y contemplar Barcelona de noche, no tiene precio. Y más para ver conciertos como los de anoche.

Eso sí, el Primavera Sound tuvo fallos comprensibles y que deberían ser mejorados. Como esa cola de acreditaciones que se alargó hasta las 2 horas. O que los escenarios RockdeLux y Viaje a los sueños Polares no fueran lo suficientemente grandes en según qué conciertos… cosa motivada, sin duda, por el éxito brutal de público, lleno absoluto.

La tarde-noche comenzó con Ellos y Unfinished Sympathy, vividos por un servidor en la cola de entrada. Se comenta que muy bien ambos. Yo entré con Astrud, que presentaban “Gran Fuerza”. Sorprende ver a unas 2.000 personas ya a esa hora, sobretodo pensando en la cola de la entrada.

La decisión de ayer era ver un poquito de todo (eso de los conciertos a la misma hora siempre me ha parecido una tontería) y eso fue lo que hicimos. De Nosoträsh vimos todo el concierto. Tuvieron problemas al principio con una guitarra, pero después enamoraron a todos. La presentación de sus cortos pero intensos “Popemas” fue mejor incluso de lo que ellas esperaban, especialmente al comprobar que cientos de personas que venían de Astrud se unían a la fiesta. En la guitarra, Pau de La Habitación Roja (alargando su colaboración en Electra), y con la sorpresa de Nacho Vegas cantando con el grupo una canción.

En ese mismo escenario tocaban La Buena Vida. Lo decidimos antes que ver a Gonzales. El grupo donostiarra hizo un concierto muy parecido al del BAM 2001. Presentación de “Hallelujah” y de canciones de su nuevo EP, y miradas al pasado más glorioso (“Tormenta en la mañana de la vida”, “Melodrama”).

Por aquellas horas, del escenario Rockdelux se habían caido Left To Experience, y Clem Snide habían sido substituidos por unos Camera Obscura que, según se dice, no estuvieron a la altura de lo que se esperaba de ellos.

Antes de la cena, Bis pasaron por el escenario principal. Un comienzo fuerte (“Eurodisco”) y un final apoteósico (cover de “Love will tear us apart”). Para coger tono, bailar un rato, y poco más.

No vimos a Giant Sand (nos dicen que un concierto fantástico), ni a Anari, pero sí a Spiritualized. Sublime concierto. La conjunción de una banda en estado de gracia, un lleno absoluto y la plaza del Poble Espanyol, hicieron de este concierto algo inolvidable.

En el Rockdelux, los Moldy Peaches llenaban, demostrando que el rock vuelve a estar de moda desde que gente como ellos, como BRMC, The Strokes o White Stripes lanzaron sus últimos discos… o quizá deberíamos decir que desde que NME o Rockdelux lo pusieron de moda.

En el escenario VASP, Cat Power hacía un ridículo espantoso, incluyendo un destrozo al “Knockin´ on heaven´s door”, y un final de concierto esperpéntico, dónde incluso pidió disculpas. Suerte que después, Nacho Vegas nos devolvió el buen sabor de boca, aunque no superó la actuación en la sala Apolo del año pasado. Presentó nuevos temas, como “Etcétera”, entre los ya clásicos incluidos en “Actos Inexplicables”.

En medio de su concierto, apareció la lluvia. Y cuando paró, comenzó el concierto de Pulp, un concierto bastante parecido al de Razzmatazz de Diciembre y al del FIB, por su ausencia de “grandes éxitos” y sus constantes referencias al presente. Destacable la camiseta del toro de Osborne, que le valió las críticas de una parte del público.

A esas mismas horas, un servidor marchaba a disfrutar con Stereo-Total. Lo mejor de la noche. El escenario Nasti, teóricamente de música electrónica, parecía el escenario de un concierto de punk. Françoise Cactus a la batería y Brezel Goering a la guitarra y teclados se bastaron para poner patas arriba a un público que cada vez los conoce mejor y que sabe lo que se encuentra en sus conciertos: diversión y música sin complejos. Para que más…

Después de Pulp, desbandada general. En el grande tocaron Lo-Fidelity Allstars, y en el VASP pinchaba música de los 80´s Miqui Puig.

Aquí acabó nuestro primer día. Hoy se esperan especialmente las actuaciones de Tindersticks y Echo and the Bunnymen, plato fuerte del festival. También Clem Snide, The Zephyrs, The Delgados o Aphex Twin, y Fine!, Balago, Emak Bakia, Athom Rumba, Polar y Chucho en representación patria forman parte de la segunda jornada del Primavera Sound. Mañana os contaremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.