Astrud – Sala El Sol (Madrid)

Pocas bandas pueden jactarse de ser capaces de constituir un auténtico espectáculo, una verdadera performance multidisciplinar cada vez que actúan en directo, por muy escasa que sea la cantidad de recursos con la que cuenten.

Astrud, el dúo conformado por Manolo Martínez y Genís Segarra, llevaba ya varios años dando guerra por el underground madrileño, barcelonés y parisino, cuando, a finales de 2004, por fin veían cómo su compleja, tambaleante, y en ocasiones denostada, carrera musical definitivamente se consolidaba con la edición del que sería su tercer álbum, Performance.

Un año después, y tras varios retrasos que hacían pensar a más de uno en una posible escisión entre ambos componentes, el dúo finalmente sacaba a mediados del pasado febrero Algo Cambió, un recopilatorio de caras B y rarezas, y cuya presentación ha dado lugar a una mini gira por diversas ciudades españolas como Madrid, Barcelona o San Sebastián.

Asistir a un directo de Astrud es una experiencia difícil de olvidar. Considerados unos payasos de las escena musical por sus muchos detractores, los seguidores de Astrud disfrutan de cada actuación como si fuese algo único. Una descarga de alegría bien canalizada, inducida por ese estadio catártico que provocan determinados directos.

Haciendo un amplio repaso de los veintitrés temas que conforman Algo Cambió –no sin antes advertir a la audiencia que no tocarían uno sólo de sus discos anteriores-, el dúo hizo gala de sus mejores cualidades, interpretativas, vocales e instrumentales, en temas como “Lemongirl” o “Es que sí” (en un primer momento compuesta como posible candidata a representar a Andorra en el Festival de Eurovisión, finalmente interpretada por la ex cantante de Fine!, Desireé García, como cara B del single “Todo nos parece una mierda”), para, una vez superadas las primeras canciones, acabar sustituyendo definitivamente los teclados y sintetizadores por las cuerdas de bajo y guitarra, dando un giro radicalmente pop a los temas restantes, y demostrando a los presentes cuán pequeña es la diferencia que hay entre arquitecturas musicales cuando una canción es lo suficientemente buena como para sostenerse por sí misma.

Retractándose de su decisión inicial de no repasar su antigua discografía, y tras el cambio de vestuario de rigor, Astrud cerraban su actuación en Madrid recuperando algunos de sus temas más conocidos, como el “Teclista telequinético”, magistralmente interpretado por ese icono de la boutarde que es Genís, o las conocidas “Todo nos parece una mierda” y “Somos lo peor”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.