BIME Live 2019 (BEC!) Bilbao 1-2/11/19

Creo que ya se puede decir, sin ánimo de hacer de menos a nadie, que el BIME es el evento musical profesional más importante del país. Este año se han pasado por el BEC! de Baracaldo, aunque siempre hablemos de Bilbao, más de tres mil profesionales de unas mil cuatrocientas empresas. Este año por ejemplo, en el marco de la feria organizada por Last Tour y apadrinada por la Diputación de Bizkaia (para algo tiene que servir el concierto oye), se han juntado representantes de más de trescientos festivales; y se ha fundado ES_MÚSICA, la Federación de la Música de España que une, por primera vez, a todos los sectores de la industria.

Foals

Las noches del fin de semana, el BEC! ha cambiado stands profesionales por escenarios para todos los gustos, y varias edades (tremenda la renovación generacional que supone Goxo, el escenario para el perreo plagado de veinteañeros) en los que han destacado la energía de Foals, el clasicismo moderno de Krafwerk 3D, el talento de Amaia o la potencia de Róisín Murphy.

Además, el BIME ha recuperado organizativamente su mejor versión. Desde su comienzo, el evento otoñal de Last Tour se ha caracterizado por combinar grupos de marcado carácter veraniego y masivo, con propuestas más intimistas propias de escenarios recogidos, para lo cual se había reservado el espacio perfecto, el Antzerki (teatro). El año pasado, el teatro perdió cierto atractivo al adosarle una barra y en el escenario de trap. Este año, hemos vuelto a los orígenes con un teatro puro donde Amaia o Glen Hansard han ofrecido actuaciones memorables.

Viernes:

Enric Montefusco

Enric Montefusco

El atractivo de Enric Montefusco no nace de los hits ni de la efectividad a primera vista, sino de la honestidad que cala como una lluvia fina. Heredero destacado del potente legado de Stanstill, la trayectoria inquiera de Enric le ha llevado a recorrer los pasajes más ruidosos para terminar en la quietud de folk de autor. Diagonal (El Segell, 2019), base de su generoso directo, es la prueba perfecta de una sensibilidad única en la escena.

Amaia

Ay Amaia! Gran esperanza blanca de la industria musical, nunca se había cortado en reivindicar un exquisito gusto alternativo. Al final ha terminado publicando un disco que no ha contentado a nadie, pero que le ha salido de bastante dentro, así que el directo es verdaderamente emocionante. Cierto es que es complicado encontrar un hit, pero todo lo que toca lo convierte en oro. Talento, carisma, magnetismo y lo que quieran añadir de una artista en el sentido más puro de la palabra. De momento, uno de los grandes conciertos del BIME.

Kraftwerk 3D

Con o sin 3D, Kraftwerk es como ir a Roma y ver el Coliseo, a París el Louvre o a Mérida el Teatro romano. Monumento inmemorial que pasea su leyenda con estoica dignidad. Puedes limitarte a ponerte las gafas y cumplir el rito, o incluso pasarte el concierto bailando; pocos revivals encontrarás más dignos.

Foals

Foals, por encima de Franz Ferdinand y en la estela de Kings of Leon es de los pocos de grupos de rock que pueden aún encabezar un festival. En formato BIME, es decir bajo techo y en buenas condiciones acústicas, no podían decepcionar y no no lo hicieron. Y eso que no lo tenían fácil, porque Yannis Philippaki acaba de recuperarse de un corte en la mano que casi le impide para siempre tocar la guitarra. Su último disco Everything Not Saved Will Be Lost (Warner Brosm, 2019), quizás no vaya cambiar el destino del grupo y de la música en general, pero les proporciona un fondo de armario funk solo superable por !!!. Por cierto, ya me gustaría ver a Nic Offer y los suyos al nivel de Foals porque se lo merecen tanto o más.

Foals

El concierto fue una colosal dosis de post funk bailable con un final atronador a base de guitarrazos (“Inhaler”, “Black Bull”, “What Went Down” y “Two Steps Twice”). El público, enganchado a la fiesta desde la tercera canción (“My Number”), respondió sin pestañear cualquier gesto de la banda, hasta cuando Philippaki mandó sentar a todo el BEC!. Un disco más y a por Coldplay.

Kaydy Cain

Antes de acostarnos y después de hacer el intento de bailar a unos enigmáticos Floating Points, nos fuimos perrear un rato a Goxo con Kaydy Kain en que está hecho un romántico. Alejado de cualquier malditismo de la época Pxxr Gvng, al lado de Yung Beef parece el yerno perfecto. Como ya hemos mencionado, media de edad 23, latineo permanente, y un futuro que no se puede parar.

Sábado:

Carolina Durante

La segunda y bastante nutrida jornada del BIME (9.000 personas el viernes, 12.000 el sábado), la empezamos con unos perfectos Carolina Durante. Un abrazo a los compañeros de Unodos! y Dos Magazine que fueron los primeros en traerlos a Bilbao hace ya más de un año. Aquella vez fue para telonear a Los Punsetes. ¿Seguiría siendo así ahora? Diego y los suyos ofrecieron lo que llevan girando ya todo el año, es decir, una sesión ininterrumpida de hits y ganas de comerse el mundo. El mejor dique para la gran ola urbana.

Michael Kiwanuka, con uno de los mejores discos del año recién publicados, tuvo que cancelar su concierto en el Antzerki por motivos de salud, lo que nos dejó un poco huérfanos porque podría haber sido inolvidable. Menos más que Mark Lanegan y Glen Hansard no fallaron y sacaron brillo a un escenario cargado de magia.

<The Divine Comedy

Por ejemplo, la última vez que The Divine Comedy estuvieron en el BIME, la clase y el carisma de Neil Hannon fueron suficientes para hechizar el Antzerki. Esta vez le tocó un formato más festivo y tampoco falló, salvo en el color del traje. Presentaron con ritmo y elegancia el Office Politics (Divine Comedy Records Limited), sin escatimar éxitos pasados como “At the Indie Disco” o los tres temazos del Fin De Siècle (Setanta, 1998), “Commuter Love”, “Generation Sex” y “National Express”. Un auténtico lujo.

Brittany Howards (cantante de Alabama Shakes)

Para quien echara de menor el soul de Kiwanuka, Brittany Howards (Alabama Shakes) fue la metadona perfecta. Huracán de voz y sonido, la de Athems (Alabama, no Georgia como REM), presentó con un descomunal despliegue de fuerza su notable y reciente Jaime (ATO Records, 2019), sin escatimar guiños al pasado.

Jamiroquai

La gran atracción del BIME era Jamiroquai, uno de los grandes mitos de los 90 que pasea su leyenda con cierta dignidad. Jay Kay está desmejoradillo, pero le pone ganas, ayer incluso con laringitis, lo que es de reconocer y agradecer. El resto lo hace un set list infalible basado prácticamente en Travelling without Moving (Sony Soho Square, 1996), y A Funk Odyssey (Sony Soho Square, 2001); y una banda sencillamente impecable. Ácida y contagiosa tormenta de funk, el concierto convirtió el BEC! en una gran discoteca a la que dio después continuidad una desatada Róisín Murphy (Moloko) en formato diva.

2 comentarios sobre “BIME Live 2019 (BEC!) Bilbao 1-2/11/19

  • el 4 Noviembre, 2019 a las 4:31 pm
    Permalink

    Un gran festival. Buen sonido, me gustaron mucho Divine Comedy

    Respuesta
  • el 5 Noviembre, 2019 a las 7:09 pm
    Permalink

    La revista on line que mejor trabaja las fotos. Tendríais que darles más valor, ya nadie publica trabajos gráficos como los vuestros.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.