Bomba Estéreo (WiZink Center) Madrid 01/12/22

Diciembre lo inauguramos bailando con Bomba Estéreo, una de las mejores formas de poner el broche de oro al año de la recuperación musical. El jueves 1 de diciembre, el grupo colombiano actuó en Madrid presentando su último disco Deja, un álbum inspirado en los cuatro elementos ( agua, tierra, aire y fuego) y representado con su peculiar mezcla de reggae, rock, cumbia y electrónica.

El lugar seleccionado fue el WiZink Center de Madrid, con las entradas agotadas y un público dispuesto a pasarlo bien. Aun así, solo había entrada de pista, ya que se encontraban cerradas las gradas del recinto. Pese a una actuación bastante buena, el show no fue uno de los mejores que he vivido. Más por el contexto, que por la propia actuación.

El día era bastante invernal, el recinto demasiado grande, y, además, a esa misma hora jugaba la Selección Española contra Japón, todo un hándicap. En mi opinión, lo peor era el frío que hacía dentro de la pista, quitarse el abrigo era de valientes. Además, a diferencia de otros conciertos en el mismo lugar y con una venta de entradas similares ( concierto de Sigur Ros, por ejemplo) había demasiados huecos en la pista, tanto en los laterales como en el final de la misma. Las pantallas negras que cubrían las localidades, al igual que con Sigur Rós parecían parte del espectáculo, en esta ocasión era una desventaja, debido principalmente a la expresión tan colorida que presenta siempre esta formación.

Aun así, el calor del público y la energía que presentaba Li Saumet, y el resto del equipo, convirtieron el show en todo un ritual. Encima del escenario, todo era diferente: color, luces, neones, flores, frutas, los atuendos … todo estaba cargado de simbología y tropicalismo. Las visuales y el attrezzo tuvieron un protagonismo absoluto.

El concierto duró en torno a las dos horas distribuidas en dieciocho temas, con un setlist bastante completo que comenzó con una intro de larga duración, en esta ocasión sobre el agua. Además, a nivel conceptual, a lo largo del concierto se realizaron interludios representando al aire, canciones como “Algo está cambiando” mostrando la tierra o el tema “Tamborero” como representante del fuego, jugando así con los elementos que conforman su trabajo.

El espectáculo se podía dividir en dos bloques, tomando como referencia “To my love”, una de las canciones más reconocidas del grupo. El primero compuesto por ocho canciones en las que no faltaron temas como: “Deja”, “Pájaros” o “Somos Dos”. El segundo bloque, mucho más bailable y divertido, fue capaz  de caldear la sala del antiguo Palacio de los Deportes con canciones como “Fuego” y “Ojitos Lindos”.

Un concierto donde la música no se podía entender sin el mensaje social, demostrando que el baile es una herramienta para poder cambiar nuestra realidad. Ojalá poder verlos de nuevo en un lugar más amigable para su show.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien