Christine McVie – Songbird (Warner)

Todos sabemos que la nostalgia es mala consejera y una amiga traicionera. Pero seguro que tampoco se le escapa a nadie que muchas veces, a sabiendas de que no es de fiar, es nuestro último refugio cuando la vacuidad de la realidad se nos hace demasiado insoportable. En ese rincón de paz escuchamos los viejos discos, leemos los viejos libros, volvemos a ver viejas películas que ya nos sabemos de memoria. Esa repetición de rutinas nos da cierta sensación de comodidad que, es cierto, es una ficción que nos montamos en nuestra cabeza.

En esa rutina que nos serena pero también nos aplatana, se cuelan no solo los viejos discos sino también los nuevos trabajos de los viejos artistas. En el caso de Christine McVie, sin embargo, este Songbird en realidad no es del todo nuevo, ya que se trata de una recopilación de canciones de sus discos en solitario: Christine McVie (1984) y In the Meantime (2004). Como vemos, la recordada componente de Fleetwood Mac no se prodigó mucho en solitario. Además, parece ser que del segundo de sus discos no quedó demasiado contenta. Quizás por eso en esta recopilación hay una mayoría de canciones de este disco, como si quisiera ajustar cuentas con unas canciones que, ella misma confesó en una ocasión a la revista Rolling Stone, le gustaban pero no le satisfizo el resultado final. Ahora las ha vuelto a grabar, es de suponer que más a su gusto. Cierto es que, al menos las canciones de su primer disco, aparecen aquí desprovistas de algunos tics de los 80 y suenan más orgánicas, como más sofisticadas y a la vez más terrenales.

El disco incluye dos temas inéditos, “All you gotta do” y “Slow down”, compuestos ambos hace ya algunas décadas pero no grabados hasta la fecha. “Slow down” es una movida pieza que no desentona con sus grandes clásicos, y no lo haría tampoco entre los que compuso para Fleetwood Mac. “All you gotta do” es más lenta y simplona, siendo seguramente la única pieza prescindible del disco. Como guiño para los más nostálgicos, el disco se cierra con una versión orquestada de “Songbird”, canción que aparecía en el mítico Rumours de 1977. No está mal, aunque la canción no necesitaba un muro de cuerdas para emocionar, ya lo hacía en su momento. “Friend”, por ejemplo, sí que mejora con la nueva grabación. Del resto comentar que solo por escuchar la voz de McVie, madura y firme, tan luminosa como siempre, ya merece la pena dedicarle una tarde otoñal al disco.

Songbird es, pues, un vistazo de reojo hacia el pasado a la vez que un acto de justicia para una grande del pop, Christine McVie, que quizás estuvo demasiado a la sombra de Buckhingham y Nicks en su momento a pesar de ser uno de los pilares que soportaba a aquel grupo lleno de egos y peleas sentimentales.

Escucha Christine McVie – Songbird

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien