El Niño Gusano – El Efecto Lupa (Reedición) (Grabaciones en el Mar)

Reseñar a estas alturas un disco de El Niño Gusano supone una agradable mezcla de emoción y respeto. La excusa se encuentra en las recientes reediciones de las dos primeras obras del grupo, publicadas coincidiendo con el quince aniversario del sello aragonés Grabaciones en el Mar. El estandarte del pop nacional en su vertiente más coloridamente surrealista y psicodélica regresa a una actualidad que nunca llegó a abandonar, e incluso puede que la añoranza inherente al paso del tiempo haya estimulado, años después de su desaparición, el nivel de reconocimiento que siempre merecieron.

El primer compacto de este lanzamiento incluye El Efecto Lupa (Grabaciones en el Mar/RCA, 96) tal y como fue publicado en 1996, significando la confirmación de los zaragozanos tras el sorprendente debut Circo Luso (Grabaciones en el Mar, 95). A lo largo de catorce cuentos alucinados, los protagonistas profundizan a sus anchas hasta llegar al núcleo del mundo paralelo y pluscuamperfecto latente en sus mentes, traído a ras de suelo para disfrute de los terrícolas.

Personalizadas en boca de un pletórico Sergio Algora, el álbum incluye joyas inmortales como “Mr. Camping”, “El Rey Ha Muerto” o el himno “Pon Tu Mente Al Sol”. Tampoco deberían obviarse otras composiciones quizá menos populares pero igual de atractivas como “Mme. Dos Rombos”, “Un Viaje A La Luna”, “Pelícano”, “Vicente Del Bosque” o las gamberras “Conde Duque” o “El Chico De La Noria Hecha Con Pelos de Colores”, así como el particular homenaje a The B-52´s de “Creo Que Te Voy A Dejar (Bueno, No Sé)”.

En cualquier caso, lo más interesante por novedoso reside en un segundo disco con la totalidad de los cortes en formato maqueta, previa conversión en las canciones que todos conocemos, pudiendo degustar así las brillantes ideas iniciales de unos jovenzuelos con talento e inquietudes únicas.

Una referencia igual de funcional para recordar, descubrir o entender un universo tan propio y rico que, más de una década después de su publicación original, mantiene sus propiedades como inagotable combatiente de la monotonía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.