Eli Gras – Tasmanian Robinet (La Olla Express)

Estuve hace poco con Eli tomando unas cervezas. Hablamos de muchas cosas, y su verbo desprendía una pasión descomunal por la música; ella necesita expresar con este lenguaje muchas cosas al oyente que quiera ser desafiado. Los sonidos que extrae de sus instrumentos (ella es diseñadora y luthier) siempre trazan vasos comunicantes con el receptor al que desafía a que entre en una especie de arquitectura sonora siempre sorpresiva y rica en matices. Una narrativa en construcción constante.

Eli lleva desde principios de los 80 removiendo las conciencias en el underground barcelonés. No solo en solitario edita sus propios discos en la maravillosa editorial La Olla Express, sino que además colabora y es miembro de Motor Combo junto a Florenci Salesas. Amiga y colabora de infinidad de músicos estupendos como, la lista es larga, Pierre Bastien, David Fenech, o Eduard Altaba, la barcelonesa acaba de editar un minicd con temas que tenía guardados en un cajón pero que al final ven la luz, en los que esculpe unas partituras ¿pop? que ella le gusta llamar “UnPop”, o lo que vendría a ser en su lenguaje, una mezcla entre The Residents y Jeanette”. Casi nada. Dejen volar la imaginación.

Tasmanian Robinet (La Olla Express, 2019) es pop lo-fi dominado por los sintes, las cajas de ritmos, los ruiditos de mar, guitarras amazónicas, percusiones y poesía patafísica. El conjunto es admirable, como su autora. “Taxi” se mece bajo un colchón de olas de mar, y parece slow J-pop, “Cops” es una miniatura que me recuerda a la Bel Canto, o a los experimentos de Bastien, la sinuosa “Run Run” recorre los senderos del cabaret, se morfosea en una Nico más dócil, Robert Wyatt, y el dadá, en “Flores” un bajo puntea y se alineando con más instrumentos con resonancias a la No Wave, “Automatic Automat” y “Munsters” son una virguería: la primera parece un homenaje a Doris Norton, y la segunda, ese tono feriante y juguetón, y casi situacionista, a las correrias de Macromassa, y en “Leg’s Hairdresser”, Gras canta unas letras de Felix Kubin, con el que próximamente colaborará en su sello. Una Eli Gras más lúdica y melódica, lejos de sus trabajos más orientados a la electroacústica, minimalismo o el drone, pero igual de sugerente y genial. Brava.

Escucha Eli Gras – Tasmanian Robinet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.