Entrevistamos a Airbag por ‘Siempre Tropical’

El caso de Airbag, como el de cualquier otra banda que aprenda el oficio desde dentro, es el de unos músicos vocacionales que pasaron de ser un grupo de amigos que deciden probar suerte en el mundo de la música a convertirse directamente en un nombre fundamental, y ya veterano, en la escena pop de nuestro país. Únicamente a base de esfuerzo, kilómetros y sobre todo trabajo, reflejado en un buen puñado de discos llenos de eso que algunos llamamos grandes canciones. Y lo que ya es decir más, cada nuevo álbum que graban suele ser ligeramente superior al anterior. En esta ocasión, acuden a nuestra charla con Siempre Tropical (Sonido Muchacho) recién salido del horno, otro delicioso pastel de punk pop, garage y rock and roll sin prejuicios que sigue una línea y una identidad claras. Las mismas que los hacen tan queridos y requeridos como al principio de una carrera que de momento deja su prestigio intacto.

 «No somos un grupo de cambios radicales, somos un trío de guitarra, bajo y batería que busca hacer las mejores canciones posibles»

Después de ocho discos y una formación consolidada desde el principio, es difícil encontrar sorpresas o giros inesperados en cada nueva colección de canciones de Airbag. ¿Cuáles diríais, si es que las hay, las principales diferencias entre este Siempre Tropical y los discos inmediatamente anteriores?

No somos un grupo de cambios radicales, somos un trío de guitarra, bajo y batería que busca hacer las mejores canciones posibles. Pero siempre hay matices y cosas que no hemos hecho antes. En este disco quizás lo que llame la atención es su aire más indie rock 90´s en general, y quizás el tramo final del disco, con una canción hardcore de 27 segundos, seguida de una animalada con fuzz a tope como “Siempre tropical” para acabar con una canción totalmente acústica y suave como “Perros y gatos”, cosa que no habíamos hecho hasta ahora, creo.

 

En “Finales alternativos”, por ejemplo, ya hay una novedad, al colaborar con vosotros J de Los Planetas. Es un tema totalmente identificable con vuestro sonido pero también podría ser una canción de los granadinos. ¿Quién se ha acercado más a quién en dicha asociación?

“Finales alternativos” era una canción mucho más lenta en realidad, pero tenía esa melodía y deje Planetas que al final en el estudio con Carlos Hernández, decidimos exagerar más, hasta el punto de crear una especie de homenaje a ellos, que siempre han estado ahí en nuestra vida y son influencia. Al final se nos ocurrió llamar a J y le flipó la idea, le gustó mucho la canción, dijo que ese tipo de canciones es la que le pedía su público que volviera a hacer y le gustó la idea de hacerlo en esta ocasión. Le estamos muy agradecidos.

Como ya habéis dicho, Carlos Hernández, uno de los productores más reputados en el pop independiente nacional, se vuelve a hacer cargo del sonido, y por lo que se puede apreciar, entiende y respeta perfectamente vuestro concepto sonoro. ¿Teníais claro desde el principio el trabajo con él?

Sí, es que estamos a gusto con él, nos conoce muy bien y sabemos que nos va a sacar lo máximo, nos fiamos de su gusto y de su criterio y es capaz de decirnos cosas que no queremos oír a lo mejor, pero todo con tal de que el grupo vaya a más. Él nos hace mejorar, y aunque ha grabado ya 4 ó 5 discos nuestros, cada uno que hace le da un matiz diferente, una producción distinta, según pidan las canciones.

Seguís apelando a ese costumbrismo, a esa cotidianeidad que hace más cercanas las historias que cuentan las canciones. Pero también hay referencias cinematográficas en títulos como “Viva John Hugues” o “La marmota Phil”.

Sí, no sabemos escribir de otra manera, esas referencia nos salen con naturalidad, hay cosas nuevas también en las letras, cosas más intensas o serias como en “Perros y Gatos” o “Parece, pero no”, que son canciones un poco diferentes en las letras.

 

Incluso en “Una pena lo de Mario” se ve claramente la crítica, o la sátira más bien, a ese “cuñadismo” que nos invade en redes sociales, y en la vida misma.

Sí, es curioso cómo cada uno interpreta la canción a su modo de ver, pero también está bien eso, que cada uno tenga diferentes lecturas de lo mismo, mucha gente se ve reflejada en la letra y tiene a su alrededor alguna persona parecida a Mario, el protagonista de la canción.

En lo estrictamente musical, la marca de la casa sigue ahí, y como hemos dicho ya, moviéndoos en unas coordenadas conocidas, virando incluso al punk más descarnado en “Todo mal”, creo que la canción más breve que habéis hecho nunca. ¿Esos mínimos movimientos van dictados por las propias canciones?

Nosotros hacemos lo que nos sale en casa y en el local de ensayo, independientemente del estilo que coja la canción, si es más pop, más lenta, más rápida, más punk… luego elegimos las mejores y que estén mejor acabadas y son las que grabamos, no nos planteamos “vamos a hacer un disco más pop” o al revés. Todo fluye, no intentamos forzar a meter estilos, lo que intentamos es meter buenas canciones en el disco.

En ese sentido, ¿cerrar el disco con “Perros y gatos”, un tema de tono acústico, con un acento propio y diferente al del resto del álbum, era lo lógico para marcar una especie de punto y aparte respecto a próximos trabajos?

Sí, como he comentado antes, es algo que nunca habíamos hecho, una canción distinta, pero solo es eso. No está hecha para marcar ningún punto y aparte, porque quién sabe cómo será el siguiente disco, si lo hay, a lo mejor es un punto y final porque nunca se sabe qué pasará en el futuro (risas), no nos planteamos nada más que tocar y girar con este disco ahora, y luego ya se verá.

Como consecuencia precisamente de esas historias y del propio sonido, urgente y siempre en los límites del power pop, ¿es el carpe diem vuestro principal leit motiv?

Sí, es uno de nuestros temas fundamentales y nuestra forma de vivir de siempre, vive el momento, aprovéchalo. Casi todo lo que transmitimos sugiere eso, aprovecha la vida mientras puedas.

 

Por otro lado, estáis a punto de celebrar las bodas de plata en el escenario, algo de lo que muy pocos nombres de la escena se pueden enorgullecer. ¿Hay algo especial preparado para la ocasión? 

No tenemos nada preparado, estas cosas surgen según calendario, si no estamos de gira con ningún disco y nos apetece tocar pues igual hacemos algo especial, pero si no, nada. No hemos celebrado ni los 10 años, ni los 15, surgió lo del 20 y lo hicimos, pero ya te digo, casi de casualidad. Preferimos vivir más del presente y de lo que estemos haciendo ahora, pero sin descartar que si surge algo guay se celebre… en los conciertos siempre tenemos hueco para mirar a algo del pasado y rescatar canciones en directo, según nos dé.

Es curioso que hayáis mantenido la base de operaciones en Estepona, vuestra ciudad natal, y que aun así hayáis accedido a un mercado, por decirlo de alguna manera dada la penosa situación actual, en el que el nombre de Airbag sigue siendo bastante bien acogido e incluso reconocido. Y no hablamos de éxito en su concepto tradicional, claro.

Somos conscientes de que somos un grupo muy querido, porque así nos lo demuestra la gente que nos sigue, no somos un grupo de masas, pero hay muchísima gente que nos sigue, mucha más de la que nos imaginamos nunca, y somos muy afortunados de tener ese público incondicional, esa minoría que ha ido creciendo poco a poco hasta ahora, hasta convertirnos en un grupo que funciona bien a todos los niveles.

Al respecto del prestigio que atesora el grupo, ganado a pulso en el estudio y el escenario después de tanto tiempo, ¿cuáles diríais que son los puntos fuertes y el talón de Aquiles de la banda?

El tiempo te da cierto respeto entre el público, la crítica y compañeros de otros grupos. Yo creo que hemos hecho unas letras especiales siempre, te pueden gustar o no, pero no son las clásicas letras más estándar, es un signo distintivo claro en nosotros, y en toda forma artística la diferencia es importante, en lo musical creo que podemos ser menos originales a veces, pero también cuidamos mucho cada canción. Nuestro punto débil es que no sabemos hacer promo, no valemos para posar en fotos, huimos de salir en los videos, tampoco nos gusta salir en la tele… Somos el peor grupo para esas cosas.

 «Nuestro punto débil es que no sabemos hacer promo, no valemos para posar en fotos, huimos de salir en los videos, tampoco nos gusta salir en la tele…»

Es obvio que después de la pandemia las circunstancias internas y externas de muchas bandas cambiaron, en algunos casos de forma bastante radical. ¿Cuáles fueron los planteamientos en un momento en que nadie sabía cuándo ni cómo podríais a volver a tocar en directo?

Nos quedamos un poco bloqueados como todos, no compusimos ni nos planteamos nada el futuro, yo personalmente hubo un momento que pensé que quizás ya no volveríamos a tocar, que igual era mejor dejarlo ahí, tuve un poco de crisis existencial del grupo, pero cuando vimos el primer rayo de luz, empezamos a componer y volvimos a hacer un disco, que para nosotros es de los mejores que hemos hecho.

Elegisteis para la presentación oficial en exclusiva de Siempre Tropical la sala Lemon Rock de Granada, algo así como un estreno en petit comité que suponemos satisfactoria. ¿Qué tal esas primeras impresiones ante la puesta de largo de los nuevos temas? 

Fue increíble el otro día en Granada, estuvo lleno a pesar de la dura competencia que había esa noche, y lo espectacular fue que la gente se sabía las nuevas casi como las antiguas, un subidón. Tocar en salas de mediano aforo es una pasada, hacía tiempo que no lo hacíamos y fue un acierto, una noche muy guay.

Escucha ‘Siempre Tropical’ de Airbag

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien