Ghost + Dead Soul – La Riviera (Madrid)

La banda sueca, Ghost, se presentaba en Madrid con el nuevo Papa Emeritus III y su nuevo disco, Meliora, el tercer álbum de la formación, obra maestra para unos, engañifa para otros. Antes, habían abierto para las estrellas de la noche, la banda que acompaña a estos en toda la gira de Black in the Future, los también suecos, Dead Soul, que, convertidos a trio en directo, ofrecieron un show más que correcto.
Pero por mucho que se esforzaran el vocalista y los dos guitarristas de la banda (el resto del sonido va pregrabado)  no nos engañemos, todos estábamos ahí para ver al Papa Emeritus III y sus cinco Nameless Ghouls, que salían a escena con más que puntualidad, al poner la música de ambiente, diez minutos antes de las 22:00.

Canciones como: “Spirit”, “From the Pinnacle to the Pit”, “Ritual”, o “Con Clavi Con Dio”, en la que el Papa Emeritus III sacó a relucir el incensario, lo que vendría a ser un botafumeiro, vaya, (otro de los trucos en directo de la banda) deberían ser más que suficientes para que cualquier banda de Rock fuese aclamada por donde quiera que fuesen. Si además, añadimos toda la parafernalia circense de la que hacen gala Ghost, entonces tenemos la fórmula adecuada para el éxito asegurado. Y no es que el sexteto apoye todo su directo en la puesta en escena, si bien es cierto que gran parte del peso de la misma se sustenta en ese animal de escenario que es el anteriormente mencionado, Papa Emeritus III y sus ropajes, y los cinco elegantes a la par que amenazantes Ghouls.

Ghost se podían haber quedado en una simple broma, o un “hype” de una noche de verano, pero sus tres discos, que conforman  un cancionero a prueba de bombas, demuestran que tenemos Ghost para rato. Así lo hicieron saber en La Riviera, con un repertorio entre las que brillaron, además de las del comienzo: “Body and Blood”, Devil Church”, “Year Zero” o “Absolution”, interpretadas por una banda, coreografiada sin parecer mecánica, que sabe dar a los suyos lo que quieren.

Podrían ir a lo fácil y con esas indumentarias y letras cercanas al satanismo, dar shows pretendidamente agresivos y epatantes, nada más lejos, son enigmáticos pero conectan con su público, armados de una simpatía normalmente no vista en bandas de esta guisa. Y es que Ghost saben que todo es una broma, auto parodiándose en los gestos y posturas grandilocuentes sin caer en el ridículo.

No han inventado el fuego, vale, les llaman “metal” y un servidor ve a la banda más cerca de Abba, Thin Lizzy, y los primeros Cheap Trick que de Black Sabbatth, pero sus composiciones tienen impreso en su ADN eso de cantarlas con puño en alto sin que ninguna te parezca mediocre y eso es mucho.  Además, en sus conciertos, en Madrid también, rinden pleitesía a uno de los personajes más gloriosos que ha dado el Rock, Roky Erickson, con su cover del tema, “If You Have Ghosts”. ¿Es o no para amarlos?
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.