Herman Dune – Antiga Fàbrica Damm (Barcelona)

Comenzaron a tocar los Quart Primera y todo parecía estar en sintonía. Música pop de fácil digestión, concierto al aire libre, fiestas de la Mercè, buen ambiente… Los barceloneses fueron los teloneros de Herman Dune en el Barcelona Acció Musical en el escenario de la Antiga Fàbrica Damm. Dejaron sus característicos conciertos en casas y pisos particulares para hacerlo en una de las citas más importantes de las fiestas de Barcelona. Así lo recordó Pere Jou, cantante y líder de la banda, al inicio del concierto. Quart Primera interpretó sus temas más conocidos del álbum El món en un cafè, que tuvo una muy buena acogida entre la crítica musical, como “El Capità Poc”. Quart Primera defendió un pop muy vistoso y con mucha luz al más puro estilo de los primerizos Belle and Sebastian. En el comienzo del directo, Pere Jou recordó que son los Quart Primera, pero todo el mundo, o casi todo, que estaba allí presente ya lo sabía.

Tras la hora de concierto, dejaron paso al dúo francés Herman Dune, quienes presentaron su último disco Strange Moosic, un álbum que seguro figurará entre las mejores obras del año. Interpretaron canciones tan frescas y apropiadas para el momento como “Tell me something I don´t know”, “Ah hears strange moosic” o “Be a doll and take my heart”, así como otros éxitos de su anterior trabajo Next year in Zion. Sin embargo, la frescura y agilidad de esas canciones quedaron reducidas por un sonido que parecía más sucio de lo normal. A pesar de ello, si uno cerraba los ojos se daba cuenta de que era David-Ivar Herman Düne quien estaba detrás de esas melodías.

El público, por lo menos en la zona delantera, miraba la actuación como si estuviera esperando algo sin moverse excesivamente. De hecho, reaccionaron cuando el grupo interpretó el tema del verano del anuncio de Estrella Damm: “I wish that I could see you soon”, del disco Giant. Es el poder de la publicidad, que dicen algunos. El público coreó y bailó la canción. Fue en ese momento cuando hubo la mayor complicidad entre el público y el grupo. No obstante, el mejor momento fue cuando interpretaron “Just like summer” al final del concierto. David-Ivar aprovechó para dejar caer un final con distorsiones eternas sonando y volviendo una y otra vez sobre los acordes centrales de la canción.

Al terminar el concierto, dieron las gracias (en castellano). La gente aplaudió pero no insistió en que tocaran otra canción. Se largaron. Y empezó a diluviar. La fuerte tempestad y el partido del Barça contra el Atlético de Madrid hicieron que disminuyera más el público en el concierto de Mando Diao, que interpretaron los temas de su Give me fire, como “Dance with somebody”, o “Mean Street”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.