Kasparov Vs Deep Blue – Flare (Autoeditado)

El mito del hombre contra la máquina, retratado en tantas películas de ciencia ficción, sigue alimentando nuestros sueños y también nuestras pesadillas. En 1996 el ajedrez, que en general pasa completamente desapercibido en los medios no especializados salvo como pasatiempo al lado de los crucigramas, vivió su segundo gran momento de gloria mediática: casi 40 años después del duelo del siglo XX entre Fischer y Spassky llegaba el que podríamos llamar primer duelo del siglo XXI, el campeón del mundo Kasparov retado (y vencido) por la máquina. La noticia copó portadas y abrió telediarios, jaleando esperanzas y miedos por igual. Quizás algunos niños miraran fascinados aquellas imágenes, y tal vez algunos de ellos estén ahora integrando Kasparov vs Deep Blue.

El grupo burgalés alimenta su estética y su música con toda esa mística futurista, con esa sensación entre la fascinación y el temor que nos despiertan los avances tecnológicos más impactantes. El conflicto entre el hombre y su creación artificial se traslada así a una forma de tensión musical, un elemento explotado por el rock progresivo o el post rock, géneros en los que Kasparov vs Deep Blue encuentran parte de su inspiración. Toman de ellos ingredientes como las guitarras afiladas, la temática espacial (“Buzz Aldrin”, “Same moon”), las estructuras heterodoxas, los cambios de ritmo y los largos desarrollos instrumentales, aunque solo una canción supere, y por poco, los seis minutos. Sin embargo, no se ciñen solo a esos aspectos que los podrían emparentar con bandas como Toundra o Exxasens: a diferencia de los grupos mencionados, las canciones de Kasparov vs Deep Blue tienen también letra, aunque muchas veces la voz esté utilizada como un factor melódico más, o un instrumento añadido.

Flare esconde recompensas para quienes se atrevan a escucharlo detenidamente, atendiendo a todos sus recovecos, a sus progresiones, a sus guiños a Pink Floyd o Steven Wilson, a la superposición de capas de sonido, a las remontadas guitarreras, a las atmósferas más inaprensibles y a los matices más escondidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien