Laura Cantrell – Humming By The Flowered Vine (Matador)

Frente a un año plagado de gatillazos en el espectro musical, son los nombres que no se escriben precisamente en mayúsculas –Laura Cantrell es un ejemplo más- los que están salvando los trastos de un naufragio inevitable. Humming by the flowered vine es un trabajo que sorprende ya desde su cuidado diseño estético, regalándonos la portada más evocadora en meses. Y como todo encanto que se precie, si el exterior seduce, el interior embriaga y nos rinde ante la evidencia de paladear uno de las grandes momentos de 2005.

Los tres años de silencio que separan su anterior obra (When the Roses Bloom Again) de su nuevo disco, han permitido a la artista colorear un lienzo donde nuevas formas de expresión cercanas a una personalísima manera de entender el pop aportan tonalidades a un libro de estilo que sigue bebiendo fundamentalmente del sonido americana y el country –“Wishful Thinking” suena a tradición convirtiendo a la Cantrell en una dignísima Emmy Lou Harris momentánea-.

La delicadeza y la fragilidad de Laura Cantrell forman el ínclito equipaje que nos acompaña en una escucha que pide a gritos la implicación emocional del oyente para sólo así disfrutar –o padecer- las agridulces tonadas que plagan Humming by the Flowered Vine.

La tierna “What You Said”, la inédita “Letters” defendida magníficamente aquí por la de Nashville y escrita por Lucinda Williams, “Khaki & Corduroy” donde se acerca más que nunca a ésta y especialmente “Bees” nos hacen tragar saliva esperando que las quebradizas construcciones de la autora no se desvanezcan tras cuarenta minutos para sellar a fuego en nuestro maltrecho corazón.

Loable lección de emoción en diez temas impartida por una de las voces más expresivas dentro del panorama americano actual que la sitúa, casi, a la altura de féminas colosales como Stacey Earle o Lucinda Williams.

Un comentario sobre “Laura Cantrell – Humming By The Flowered Vine (Matador)

  • el 12 Septiembre, 2017 a las 7:15 pm
    Permalink

    A mí me encanta Laura Cantrell también, pero no aguanta la comparación con la enorme Lucinda Williams. Estoy casi segura de que no hace falta que desarrolle los porqués. Situarla en la misma liga que a la deliciosa Stacey Earle (con la que tuve el placer de charlar un ratillo hace unos años,por cierto) tiene más sentido. Saludos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.