Lucinda Williams + Partido – Joy Eslava (Madrid)

Resultaba difícil decidirse este jueves en Madrid entre los conciertos de Clutch con su incendiario Earth Rocker (13) aún calentito o el formato de trío con el que regresaba a nuestros escenarios Lucinda Williams.
Finalmente, la oportunidad de volver a ver a una de las solistas vivas más trascendentales del espectro musical ganó la partida. Con el recuerdo aún fresco, pese a haber pasado cuatro años casi desde su exhibición en esta misma sala, la noche preveía ser grande, como así lo fue.
Abrieron fuego los catalanes Partido, en formato reducido de dos componentes con teclado, acústica y una voz soberbia. Sonaron crepusculares y con un punto solemne en la interpretación que les hizo mucho bien. En ocasiones su folk se desnudaba sin reservas y hacía olvidar que sobre las tablas no estuviera el resto de la formación. Incluyeron en su repertorio una sentida versión del “Birds” de Neil Young que no desentonó para nada.
Era ya tiempo de rendirse a las excelencias de la primera dama del sonido de raíz norteamericana. Acompañada del guitarrista Doug Pettibone y del bajista David Sutton, Lucinda se presentaba sin más banda y con bastante más electricidad de la que cabía suponer.
Su concierto destacó por el fuerte contraste entre temas íntimos que sonaron increíbles -especialmente “Blue”, sin olvidarnos de otras maravillas como “Something about what happens when we talk”, “Drunken angel” o “Those three days”- y otros más desatados, desde el blues nocturno de “Born to be loved”, pasando por el rock americano de “Car wheels on a gravel road” y “Changed the locks”, hasta llegar a la epicidad de “Come on” o los rudos reveses guitarreros de “Joy” y “Honey bee”.
Por encima de todo destacó la voz de una Lucinda Williams portentosa volviendo a demostrar que existen artistas legendarios que con sólo aparecer en escena aseguran que algo grande va a suceder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.