Madee – Songs from Cydonia (B-Core)

Nos hallamos ante el primer disco largo de Madee, uno de los últimos fichajes del sello barcelonés B-Core y quizás el más arriesgado. Y digo esto porque Madee es, posiblemente, el grupo que más se desmarca de esa etiqueta hardcore (en cualquiera de sus vertientes) que ha caracterizado a este sello durante tantos años de andadura. La prensa no ha cesado en comparar sus sonido con el de míticas bandas como U2, Sunny Day Real Estate, Echo & the Bunnymen o Radiohead, así que la predisposición para escuchar una avalancha de emociones en Songs from Cydonia nunca es poca.

El disco comienza con el tema “Hide”, donde ya se percibe ese sonido ochentero que va a predominar durante todo el minutaje. Con “Impulsor”, canción promocional del disco, uno se da cuenta de la buena producción que Lluís Cots llevó a cabo en Cydonia y de la causa de tantas odiosas comparaciones: mucho delay en las guitarras, un bajo muy marcado y un estribillo que se crece en cada nueva vuelta. En definitiva, un retorno a las atmósferas más melódicas y profundas del rock de los ochenta.

¿Es Madee el último descubrimiento del emo nacional? Ni de casualidad. Por suerte esta nueva banda no ha tenido que sufrir la pesada y pegajosa etiqueta “emo-core” que tanta mala fama ha estado aportando a los grupos que les ha tocado cargar con ella. Madee va más allá de toda clasificación: no forman parte de un revival ni aprovechan ese nuevo hype denominado post- new age; tan sólo son cinco personas haciendo la música que les gusta y sonando a… (ahora viene la parte delicada del asunto), por desgracia, es imposible no comparar a Madee con grandes bandas de los ochenta y las reminiscencias son cada vez más claras conforma va avanzando el disco. Es también inevitable prestar atención a la voz solista ya que a partir de la segunda mitad del disco su voz se va acercando más y más a la de Bono, hasta el punto en que parece que se trate de una descarada, aunque respetuosa, imitación. Incluso llega a imitar esa “t” fricativa y esos finales de verso alentados que tanto caracterizaron al líder de la banda irlandesa. Quizás este humilde tributo personal sea el causante de tantas y tan incómodas comparaciones con grupos como U2, James, The Cure o Echo & the Bunnymen, que tienden a encasillar a un grupo prometedor y a privarles de personalidad propia.

En cuanto al conjunto de cortes que componen Songs from Cydonia podemos señalar que exceptuando la magnífica “No Remorse”, donde las guitarras y el fabuloso ritmo charles-ride en el estribillo juegan un papel muy importante, la mayor parte de las canciones dependen en gran medida de sus estribillos que, sin ser nada mediocres, no logran en muchas ocasiones llamar la atención a la primera escucha, a pesar de ser repetidos hasta la saciedad. Podríamos decir que Songs from Cydonia es tan sólo la toma de contacto de un grupo novel que se quiere abrir paso con calma y mucha seguridad. Por último, sólo me queda aplaudir la propuesta de Madee, ya que es muy interesante e innovadora en el panorama musical actual, y esperar que sus directos sean muchos e igual de prometedores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.