Mumford & Sons – Babel (Island)

Que lo tenían difícil, era claro, por culpa de la fuerza con que irrumpieron con su anterior y primer trabajo. Pero parece ser que se han salido del atolladero con nota. Lo han hecho fácil y difícil al mismo tiempo. Fácil por no dejarse llevar por el pánico del reto y difícil por que no han optado por un continuismo estricto de la formula de éxito. Podemos pues decir que el grupo tiene personalidad y sentido del riesgo.

El disco en si es una amalgama de referencias folk, donde las influencias se dejan notar sin vergüenza, y que incluso se impregna de momentos country, bluegrass o incluso cajun, partiendo desde una base rock (no nos olvidemos que el grupo es de Londres), y arropándolo con ese sonido de las guitarras folk. que empiezan a ser marca de la casa.

Empieza con “Babel”, declaración de principios, donde la base de guitarras se armoniza con la voz de tono desgarrado de Mumford & Sons, y que coloca el nivel bastante alto y a gran velocidad. Aunque el listón no baja con “Whisper in the Dark”, donde un banjo glorioso marca el ritmo en esta canción casi country. Esta asociación de banjo, guitarra y voz es igual en “I Will Wait”, el primer single extraído del disco. Siguiendo con “Holland Road” vemos que el ritmo no baja todo lo contrario. La única balada propiamente dicha es “Ghosts That We Know”, una canción desnuda y con pocos arreglos donde incluso se puede percibir el arrastre de los dedos por los trastes de la guitarra.

En este punto nos encontramos con “Lover Of The Light” una canción casi AOR, con un crescendo de estribillo que no desmerece al resto y con unos pequeños punteos de guitarra repetitivos por encima de toda la emoción final. El ritmo es fuerte, y las piezas lentas escasean, ya que algunas baladas iniciales van subiendo en intensidad hasta alcanzar climas más altos (“Holland Road”, “Lovers´ Eyes”, “Broken Crown” o “Not With Haste”). “Reminder” supone un corto puente de tranquilidad donde se da un poco de reposo con escaso arreglo y basado de nuevo en la voz rasposa y quejosa en ocasiones como manda la tradición folk.

En muchas ocasiones pensamos que estos cambios de primeras a segundas partes de discos significa el fin de la creatividad y que vienen los temas de relleno, pero en este caso esto no se cumple. En “Hopeless Wanderes” esta la prueba, una canción que en primera escucha seria candidata a pasar de ella se recupera con un cambio brusco en el momento en las guitarras empiezan a ser rasgadas con fuerza e incluso se une el banjo a la fiesta.

Las  armonías y combinaciones esta patente el todo el trabajo, incluso se vislumbra un tono épico en canciones como “Below My Feet” con sus nuevos punteos de guitarra sincopada y épica en el ultimo tramo del tema.  Además tenemos posibilidad de oír unos arreglos menos sencillos que hasta el momento en “Broken Crown”. Supongo que por su uso del banjo algunas canciones servir de fondo a la película “Deliverance” o cualquiera ambientada en las comunidades endogamicas de Tennessee.

El disco sigue con “For Those Below” que antes de finalizar te hace pensar en Simon & Garfunkel con su juego Banjo-Vocal-guitarra con aires pastorales, y esto no deja de ser curioso ya que en la edición que tengo en mis manos uno de los bonus tracks es un cover de “The Boxer” con colaboración incluida de Paul Simon, ¿casualidad?, no lo creo.

Y para acabar “Where Are you Now?” balada country en referencia al amor o a su ausencia. Si la falta de cariño inspira este disco, lo siento mucho pero que estos chicos no lo encuentren y sigan regalándonos este tipo de trabajo tan completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien