R.E.M. – Palau Sant Jordi (Barcelona)

Hay pocas bandas hoy en día capaces de llenar hasta la bandera el Palau Sant Jordi de Barcelona y R.E.M son una de ellas. Aunque “Around the sun” es poco más que aceptable y pone en evidencia la tambaleante creatividad artística de la banda en los últimos años, sobre el escenario, los de Athens demuestran porqué han dejado su huella en la historia del rock.

Los que conocen su discografía o ya le habían visto hace unos años como telonero de Ben Harper, sabían que el aperitivo que ofrecería Joseph Arthur tiene facetas dulces y amargas y que su propuesta es, ante todo, muy personal. El de Akron es lo que podemos llamar un hombre orquesta del siglo XXI, samplea los ritmos y coros sobre la marcha y él solo es capaz de sonar como una banda entera. Su lado más digerible, acústico y folk convenció al público de la misma manera que lado más eléctrico le hizo divagar sobre el escenario. Aún y así Arthur es un artista a tener en cuenta.

Joseph Arthur por Demis Vazquez Joseph Arthur por Demis Vazquez

Con 20 minutos de retraso Bucks, Mills y un incombustible Stipe subían a un escenario simple pero exquisitamente decorado con luces de colores y proyecciones para abrir el show con “Finest Worksong”, “Departure”, “Begin the Begin” y “Animal” toda una colección de clásicos de la banda haciendo hincapié en los 80’s.

A partir de ahí la banda se dedicó a alternar temas de “Around the sound” como “Boy in the well”, “High speed train”, “The Outsiders”, “Aftermath”, “I wanted to be wrong” o “Final Straw” con temas de sus anteriores trabajos destacando por encima del resto la emocionante “Everybody hurts” (“Automatic for the people”-1992) y la que Stipe presentó como su primer single número en Japón, “Imitation of life” (“Reveal”-2001) que hizo animar a un público bastante apático ante los clásicos previos a “Out of time”.

R.E.M. por Demis Vazquez R.E.M. por Demis Vazquez

La recta final de la primera parte del show la abrió un “Losing my religion” (“Out of Time”-1991) que como suele ser habitual hizo que el recinto pareciera venirse abajo y la banda remató la faena con la estupenda “Walk unafraid” (“Up” – 1998) y el recuerdo a “Fables of reconstruction” con “Life and how to live it”.

R.E.M. por Demis Vazquez R.E.M. por Demis Vazquez

De nuevo sobre el escenario Stipe volvía a hacer bailar con “What’s the frequency, Kenneth?” (“Monster”-1994) a un público que solo parecía reaccionar ante los grandes éxitos de la banda y que sin embargo permanecía impasible ante la descarga de la mítica “Exhuming McCarthy” (“Document”-1987). Después de “Leaving New York”, sin duda uno de los mejores temas de su último álbum, R.E.M regaló a sus fans dos temas inéditos “Permanent Vacation” (1979) y “I’m gonna DJ” una de las descartadas de “Around the sun”. El final apoteósico con “Man on the moon” dejó el mejor sabor de boca posible.

R.E.M llevan más de 20 años en la carretera y son sin duda alguna una de las bandas de rock más influyentes; sobre el escenario, Stipe se mueve y canta como pocos, Mills demuestra que es simplemente un genio (¿quién si no un genio se pondría esa chaqueta?) y Bucks apuntala con su guitarra ese sonido sólido de rock que pocos saben desarrollar, pero esta visita de los de Athens, quizás por una inapropiada elección del setlist , que por otro lado a cualquier banda le gustaría firmar, quizás porque somos demasiado exigentes, quizás porque “Around the sun” no cumple las expectativas, quizás porque el público esperaba un concierto a base de great hits, nos deja un amargo sabor. Un concierto flojo, eso sí, con grandes momentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien