Remate

Mi sitio está en las personas y la música, en ese orden

El pasado 12 de marzo se puso a la venta el nuevo trabajo de Remate, “No Land Recordings”. Un ambicioso disco doble cargado de la personal esencia de un artista que no deja de crecer como músico. Establecido desde hace un tiempo en Asturias, enseguida nos damos cuenta de lo mucho que Remate confía en sus canciones. Toda una apuesta de vida.

¿No te parece atrevido publicar un disco doble con la cantidad de propuestas que existen actualmente?
No. no soy atrevido, más bien estoy convencido de No Land Recordings, y sólo es doble porque necesitaba el “tempo” del doble para contar toda la historia. Es una historia larga que hay que contarla con cada uno de sus detalles, pero tampoco volverse loco con cada uno de los detalles, contradictorio, claro; es decir, verdad. Y cantidad de discos que hay en la industria no quiere decir calidad, me temo, no quiero sonar antipático, pero lo veo así.

Hace poco me decía Francisco Nixon que no se puede reclamar la atención de la gente durante una hora, que todos tenemos cosas importantes que hacer…
Bueno, la música puede parecer que no es leche o una vaporeta, pero puede resultar más necesario que lo que parece en principio más vital para nuestro organismo. A lo mejor hay alguno que considera importante escuchar un disco, Y hasta dos, como yo, ¿me habré vuelto loco?

Abandonaste tu trabajo como periodista para centrarte en la música. Poco después te marchaste de Madrid. ¿Cómo ha influido todo esto en este nuevo trabajo?
Mucho. Ya no podía aunar diferentes tiempos para componer canciones y preparar, sobre todo psicológicamente, los conciertos. Necesito todo el día para hacer una canción cada día y así al final ver cuál está bien y cuáles no sirven ni para música de ascensor. Me tomo muy en serio lo que hago, lo que no significa que sea importante, salvo para mí, claro. Y para Muni Camón, un hada madrina.

“No land”. ¿Aún no has encontrado tu lugar? ¿Eres de esas personas que sienten estar en continúa búsqueda toda la vida? ¿Qué tal tu nueva vida en Asturias?
Mi sitio está en las personas y la música, en ese orden. No hago ninguna vida social, salvo cataclismo. En Asturias estoy más tranquilo aún, y el san jacobo se llama cachopo: carne, jamón serrano, carne otra vez y todo empanado. No hay comparación.

Creo que una mayoría estará de acuerdo con que tu carrera va de menos a más. ¿Cómo valoras esa evolución (pongamos como partida el primer largo)?
Como evidente, y esperanzador. Pasé de hacer algo más en contra de algo que a favor de lo que me palpitaba, y ahora todo me sale bien, así dicho. Me gusta lo que hago, ahora. Y eso es mucho. Ahora soy un cantante decente, y las canciones me fluyen, las encuentro con más facilidad y no las estropeo en ese proceso de la inspiración.

Sé que mantienes una estrecha relación con Paco Loco. Muchas bandas que han pasado por Cádiz hablan del alto nivel de compromiso e involucración de Paco. ¿Qué tiene el gijonés que no tengan otros productores?
Todo. Música en la cabeza, le fluye netamente, sus ideas son aquellas que están en la canción implícitas pero tú no te das cuenta hasta que él lo dice, y entonces, anda, joder, si así es como es. Y bueno, tampoco la empatía es igual con todos los grupos o solistas que pasan por su estudio, por su parte siempre-siempre hay una entrega total, pero yo soy muy afortunado por contar con él como músico, amigo, parte de mi banda…

Tuve la suerte de escuchar la demo de “No Land Recordings” el pasado verano. Me encantó “Dinosaurs” y los cortes más luminosos y con mayor instrumentación. Imagino que tú entiendes tu trabajo como una combinación de temas oscuros y apagados y “derroches de luminosidad”…
Me encanta haber dado con algún “hit” por primera vez. No veo el disco como “una combinación de temas oscuros y apagados y “derroches de luminosidad”… Porque implicaría consciencia de lo que hago, y no es así, aunque ya tampoco es inconsciencia, es una mezcla de azar y deseo. Eso sí, siempre he notado en mí mismo un gran salto de un disco a otro y pienso, cada una de las veces, que ya no podré hacerlo otra vez. En fin.

“Beetle” y “Bird”. Las dos partes de este disco. Cuéntanos cómo lo ves tú, por favor.
Sin favor. “Beetle” es más apegado a la tierra, aunque hay escarabajos que tienen alas y vuelan (me he informado en internet para esto; cómo mola internet). Es más orgánico, también. “Bird” es más ensoñador, más bucólico, salir de tu propia piel y volar, por un lado está más separado de lo mundano y por otro es más evidente el símbolo.

¿Algún corte se grabó en directo? Kike y Carlos de Pal ya colaboraban contigo si no me equivoco. ¿Cómo se terció el resto de colaboraciones? La Loco Band te acompañará en algún directo? ¿Qué formación consideras que sería la ideal para tus canciones?
Ahora prefiero tocar, o con toda la Loco Band, o solo; más con todos porque es algo nuevo para mí y excitante. Hay canciones grabadas en directo, en otras grabé yo las voces y la guitarra y/o el piano… y luego se añadió el resto… Todo en cinta analógica, que es algo que es importante pero que sobre todo queda muy bien decirlo en las entrevistas, ya que lo veo en algunas entrevistas como algo extraordinario y nosotros también lo hemos hecho así, y lo tengo que decir. Todos son increíbles músicos y árbitros y amantes.

“Este tío le pega a todo”. ¿Si alguien lo dijera, qué responderías? ¿Es un halago? ¿Tú que sigues la actualidad musical, por qué crees que el alt-country, el neo-folk, etc. han tenido tan buena acogida en España?
Supongo que sí, aunque como la mayoría no tiene ni idea de nada tampoco sé bien qué campos quiere todo el mundo acotar con esa frase. En gente será un halago, y en otros no lo sé, a veces un halago de alguien que no me gusta es peor que una mala crítica.
Por la analogía del toro y el toro mecánico. Bueno, intentaré explayarme: directamente te digo que no creo que haya tenido una acogida especialmente buena en España, aquí todo va con retardo. En Europa y, evidentemente, América, se dieron cuenta de la calidad de muchos discos colindantes con ese género y por tanto cobraron trascendencia, y luego llegaron aquí y adquirieron más popularidad; si yo fuera extranjero, aquí me habrían hecho caso, y mucho, hace años.

Mójate. ¿Con quién te quedas, Jeff Tweedy, Kurt Wagner, Gary Louris, Dylan, Jason Molina, Will Oldham…?

De verdad que todos me encantan, pero te diría dos por no hacerte el feo: Tweedy y Oldham. Pero es que también Kurt Wagner… y ¿está en el mismo grupo Dylan? Me parece un poco pasada por tu parte, por no decir otra cosa…

¿Y si hablamos de jóvenes como Micah P. Hinson, M. Ward, Bright Eyes, Bill Callahan o Josh Rouse?
Ídem, e ídem: M Ward y Bright Eyes. ¿Callahan en este grupo?… debería estar en el anterior, por generación y trascendencia.

Tienes razón. Smog tiene una trayectoria muy considerable. Los cambios de sello están a la orden del día. ¿Algo que comentar en tu caso?
Que espero que me vaya muy bien en Acuarela, y hasta ahora es así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.