Somos La Herencia – Dolo (Humo)

Se hizo esperar la puesta de largo de Somos La Herencia. Este lapsus de tiempo ha posibilitado que el sonido de la banda madrileña se haya expandido hacia una heterogénea paleta cromática. Ahí siguen intactos sus ejes postpunk, pero en estos surcos se destilan sonidos industriales y electrónica serpenteante siempre con ese afán por (de)construir un ideario atemporal barajando una estética que, quizá, en otras manos sonaría a manida.

Somos La Herencia han escuchado mucha música y diversa; han probado mil y un truco de sonido (esa producción de sonido “vacío” que recuerda a Martin Hannett, y en el que los silencios cobran una importancia vital; rastrean en las posibilidades de los revebs, los espacios, las tonalidades ocres, para finalmente lograr algo que me gusta mucho de su música: ese irresistible vigor cinético. Una suerte de miles fotogramas velados cuya banda sonora es Dolo (Humo, 2020), una narrativa poliédrica, con inquietantes planos secuencia, dolientes sonidos que atraviesan el tempo fuera del plano, y una concatenación de planos en gran angular.

El vacío sonoro –antes mencionado– que propuso Tony Wilson para intentar aprehender la estética y el sonido de Joy Division aparece en este álbum como pequeños microorganismos bulliciosos. Un bombo, un rasgueo de guitarra en suspensión, o la repetición de un loop eléctrico basta para insuflar vida a canciones como “Un Nuevo Idioma” o “Parque De Atenas”. Intensas tomas que tienen referencias claras a la primera etapa de The Cure o a su franquicia estatal, los Décima Víctima.

En “Pesar” y “Kolima” las intrincadas bases electrónicas recuerdan al quebradizo pálpito de Arca o de Raime, e incluso al malogrado witch house de grupos ya olvidados como Salem, o White Ring. La enorme “Espuma” es un oscuro laboratorio de ensayo/error en el que los madrileños otean el horizonte del ambient de sellos como Miasmah Records, y si de entretenerse en texturas va el tema, “Cuero Rojo” delimitan ecos de trap esotérico como si estuviera hecha para ser cantada por Julee Cruise en la habitación roja.

Escucha Somos La Herencia – Dolo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.