Spellling – The Turning Wheel (Sacred Bones Records)

Chrystia Cabral aka Spellling es una artista singular: en su estética campa a sus anchas la socarronería de las películas de Ed Wood, la fascinación por el cabaré de medianoche, el soul- disco de Whitney Houston o Solange, los alienígenas y hasta los horizontes lejanos y de leyenda de los westerns en cinemascope.

Debutó hace un par de años con un errático pero estimulante disco, Mazy Fly, en el que le daba a las torch songs nocturnas, y de bajo presupuesto, que palpitaban con fuerza en la voz de Cabral. Una voz poderosa, de tesitura (a menudo) imposible, pero que es todo fisicidad y magnetismo.

Tras este primer disco que paso bastante inadvertido entre los oídos más aventureros, ahora llega con otro cancionero bajo el brazo mucho más exuberante, en el que la producción nos lleva en volandas a una especie de disneylandia del amor y las frustraciones. Dice Spellling que este notable The Turning Wheel (Sacred Bones Records, 2021) nace tras un proceso de introspección -motivado por la crianza de su retoño- en el que renació una nueva mujer más segura de sí misma. No hay duda de que eso queda patente en el fascinante, podedoro, arranque de este disco: “Little Dear” la eleva por los aires unos violines serpenteantes, y su voz se funde y se confunde con la de Kate Bush o Marilyn Monroe; “Always” es un baladón de leyenda, con unas hechuras de cabaré galáctico y guiando a su voz hacia tesituras de alto riesgo; y “Turning Wheel” es su particular “Whuthering Heights” pasadas por el radar de los The Beatles y el góspel. Tan solo por estas tres canciones esta mujer se merece todo el respeto, pero hay más.

En “The Future” se mueve por terrenos operísticos, siempre jugando con las oposiones, y con las posibilidades de las armonías pop. “Awaken” se abre camino entre graves líneas de sintetizador, campanas que redoblan y rompen el silencio, y guiños a Carl Stalling, mientras que la sombría “Boys At School” revive a Danny Elfman y a los Sparks. Un disco que pierde fuelle en su recta final -innecesarias son la sinfonía electro pop “Queen Of Wands” o las maneras redundantes de hard rock gotico de “Magic Act”-, pero que no mancillan lo adictivo que es el universo de la californiana.

Escucha Spellling – The Turning Wheel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien